Peneadicto está al caer

Los viernes, suelo escribir un post que dura todo el fin de semana. Así que, en este fin de semana entrante en el que pagamos un viaje del INSERSO al precio de 70.000 subsidios de desempleo o de la rebaja de salario del 5% a casi la mitad de los funcionarios, a un señor vestido de blanco tul que viene a recordarnos que nuestra vida privada es cosa de él y los de su ralea, no voy a ser menos que los demás y hablaremos del papa Peneadicto XVI.

El antiguo miembro de las SS del ejército Nazi alemán, nos visita en misión pastoral, porque parece que la iglesia teme que la reserva espiritual de occidente deje de serlo y se convierta en la feroz crítica occidental. El Peneadicto se va a encontrar con un país dónde ya hay un 10% de habitantes que no están bautizados, dónde del otro 90%, más de un 35% no nos consideramos cristianos o católicos, dónde de los que si se consideran tal cosa, sólo un 30% acude a misa regularmente pero, de éstos, casi el 80% no se identifica con las posiciones de ultratumba sobre la vida privada de los ciudadanos de estos escriños de la moral.

Así, en un país que ha pasado de la misa dominical obligatoria a otro en el que las iglesias y seminarios están llenos de aire y telas de araña, vamos a poner de nuestro bolsillo 800.000 lereulos de na. 800.000 lereulos que con la crisis y la situación en la que estamos, podríamos haber invertido en escuelas, infraestructuras o cualquier otra cosa productiva.

Este señor, visitó no ha mucho la pérfida Albión. Allí, se encontró con calles vacías y con un público pagano si quiso ir a alguna de las fiestas-mitin que dio en lugares públicos ingleses. Es decir, que su visita fue más acorde a la de los Rolling y a lo que se supone en un estado aconfesional y laico.

Aquí sin embargo, el gobierno demócrata cristiano del un partido que lleva nombre socialista pero que ha perdido las siglas en los últimos 36 años, le ha pagado desde el taxi llamado papamóvil transportado, con los impuestos de TODOS los que aquí cotizamos, por el Ministerio de Defensa, hasta el cinco estrellas dónde se aloja, pasando por la seguridad, limpieza (étnica y de la otra), sillas, picos, palas y espolones. Hasta el punto de incumplir el artículo 13 (tenía que ser trece) de la Declaración Universal de los derechos del Hombre y el 19 de la Constitución española que declaran que las personas tienen derecho a moverse libremente por el territorio nacional (salvo que venga el papa y te cierren la calle dónde vives y no puedas sacar el coche del garaje ni andar en la dirección que te salga del escroto). Por no hablar del aparcamiento sine die de la ley de libertad religiosa o del nuevo contrato con la conferencia episcopal sobre la pasta que reciben o la de la enseñanza de la religión en las escuelas PUBLICAS.

Los propapas, dicen que la iglesia alimenta desarropados en comedores sociales de Cáritas y ayuda al tercer mundo con “Manos Unidas”. Pero olvidan, que mientras dan de comer a los pobres, fomentan precisamente que haya más pobres, mientras algunos ayudan a los necesitados del tercer mundo, otros les contagian de SIDA impidiendo que se pongan condón o les llevan a la miseria al pedirles sumisión y entrega al tirano de turno. Mientras, en el primer mundo, miles de casos de curas pederastas salen a la luz sin que la iglesia haga nada por su condena. Obispos y cardenales viven en la opulencia y en una vida hipócrita y contraria a lo que predican. Se meten en la vida privada de los no creyentes e intentan legislar para los mismos. Todo en nombre de su dios de los que dicen ser representantes únicos y verdaderos.

***
Imagen: Estudio San Miguel

***

Anuncios