Retrocesos, mentiras y el nuevo medievo

Ayer se me revolvió el estómago cuando, tras las imágenes presentadas por activistas pro-saharauis en las que se ve claramente como los policías marroquíes llevaban armas de fuego y escudos en su irrupción y devastamiento del campamento de El Aiún, el portavoz del P$%€ José Antonio Alonso nos dice (como si fuéramos gilipollas) que hay que obviar los videos tendenciosos y que sólo se pueden tomar en consideración aquellos que vengan de medios objetivos como la prensa. Quizá se olvida que la prensa libre, fue expulsada del Sahara por el sultán sátrapa marroquí. La verdad que la cara de circunstancias que tenía el tipo, no sé si era porque ni el mismo se cree ya sus mentiras o porque se daba cuenta que eso no se lo traga ni el tonto del pueblo.
Casi vomito cuando al tontolaba de la dentadura suelta, Presidente del Banco de España, funcionario emérito y máster cum lauden en trinques públicos, nos volvía a recitar el mantra de que sólo haciendo las reformas necesarias (como la de las pensiones) saldremos de la crisis. Cada día todos estos mantras me dan más hedor (y terror). Tras el rescate de los bancos y la economía supraliberal de Irlanda hoy las huestes han venido revueltas y los partícipes de los clubes Davos, los Soros del mundo que viven de la especulación y de los fondos de inversión (también llamados mercados), se han preocupado de hacer circular sus pretensiones. “A la economía española le quedan dos telediarios para ser intervenida”. 500.000 millones de euros es la cifra dada. Pero lo malo no es la cifra, sino que si eso sucede adiós fondos de rescate, adiós euro y adiós a la UE. Si eso sucede, habrá despidos masivos en la administración, los salarios de los trabajadores volverán a bajar y nos tendrán que subir los impuestos (a los de siempre).
Son muchas las voces que proclaman que Europa no está preparada para una cifra así. Eso sin contar que además de España, Portugal estaría en el mismo saco y que después vendría Italia. Yo me pregunto, qué pasará cuando después de la rebaja de los salarios a los funcionarios, después de acabar con el trabajo fijo, de la bajada salarial en masa, de las reformas de las pensiones y de todas estas putadas que nos están haciendo, después de todos esos esfuerzos que según los expertos bobos, son la única solución, que pasará, digo, si España, acaba intervenida. Qué nos dirá este botones del Club Bielderberg, qué dirá Zapatero, el soplagauitas del registrador, la impertinente Rancia, el FMI, y todos los demás cabrones que nos están jodiendo la vida.

Y no duden que esto sucederá (lo de la intervención). Para estos hideputas contrabandistas de deuda pública, es todo un chollo. A parte de los beneficios económicos que están reuniendo, están consiguiendo el ideal del nuevo medievo: trabajadores sumisos, con pocas pretensiones económicas, dispuestos a casi todo por trabajar y a adorar al nuevo dios liberofachoso. Vacaciones, huelga, derechos sociales, sanidad y escuela sólo serán un recuerdo. Todos los derechos quedarán reducidos a la solidaridad de los demás. Todo será partícipe de sacarle beneficio. Y todos sabemos quiénes serán los beneficiarios de todos esos negocios y explotaciones de personas.

De verdad que espero equivocarme. Pero, por si acaso habrá que ir sacando el agua fuerte, las botellas de leche y la gasolina. Por si necesitamos limpiar las cloacas.

Anuncios