En navidad, propaganda liberal.

Estos días atrás, Zapatero, que aparte de haber abrazado ya sin rubor las teorías neoliberlaes, parece que también se ha contagiado de la estupidez supina del insufrible del clembuterol y gastador de la botella, cuando nos martirizaba cuán Hitler cualquiera con su libreta azul y su sucesor, nos ha ofrecido su “cagada” número mil al difundir que ya ha tomado la decisión de irse o quedarse y que la misma es conocida por su querida Sonsoles y por una persona más de su partido.

Algunos, como Don Ramón Cotarelo, piensan que esa decisión (él habla de la de no comunicar si se va o no) va a fortalecer a Zapatero como la estrategia ante la OTAN reforzó a González. Creo que se equivoca. Primero porque González perdió dos millones de votos en las elecciones de 1986 con respecto a las de 1982 y segundo porque si se refiere a antes de las elecciones del 82 y a la ida-vuelta del González, éste ocultó la decisión tomada al electorado, mientras que Zapatero ha difundido con hechos su abrazo mortífero al neoliberlaismno.

De todas formas, creo que aquí ya no es importante si Zapatero se va, se queda o se tira al río (bueno esto último a lo peor le convertía en mártir y le daba votos al P$%€). Zapatero se ha suicidado electoralmente y ha mandado a su partido al matadero. En estos momentos la intención de voto está por debajo de cuando se presentó aquel chisgarabís que ahora juega a ser Ministro de la Competencia en Europa, un tal Almunia, y corre un serio peligro de caer por debajo de su techo electoral del 1977. Muchos somos los que ya no volveremos a escuchar cantos de sirena y que jamás volveremos a votar un partido de derechas, que se comporta y se ha comportado desde 1982 como un partido de derechas y que hace políticas de derechas, a pesar de llevar el socialismo en su nombre. Muchos somos los que ya no caeremos en la trampa del voto útil para que no ganen los fascistas, porque éstos llevan gobernando ya dos años. El Partido Patrincar ganará por incompetencia del contrario y eso no será achacable a los que hemos dejado de creer el Zapatero sino a sus propios errores.

Por su parte, el Jefe del Estado es su discurso de fin de año que nos larga en Nochebuena (como hacía el dictador y genocida eunuco cuando España era una grande y libre y católica apostólica y romana), según cuentan sus mejores correveidiles apostó por realizar todas las reformas que sean necesarias para salir de esta pesadilla. Supongo que esas reformas no pasan por quitarle toda la asignación que nos cuesta casi un 1/8 del déficit del estado, sino porque los trabajadores acaben siendo despedidos sin indemnización y que nadie se pueda jubilar de hecho porque se necesiten 35 años cotizados que al paso que va el mercado laboral ningún trabajador podrá cotizar.

Mal tienen que ver las cosas los derechistas del P$%€, cuando deben de sacar al Rey por la tele, para que difunda sus mensajes neoliberales que nos están dejando sin derechos y que nos llevan irremediablemente a una nueva edad media, en la que vuelven los esclavos, y en la que un trabajador será como una maquinaria más. Si se avería se la vende en la chatarra y a por otra.

Si a esto le añadimos que hasta el mismísimo Babas en la sesión de control del día 23 dio su apoyo a las medidas antisociales que el gobierno está tomando, como dicen en mi pueblo, blanco y en botella. Es más, se da la circunstancia de que el PSC ha pactado con CIU “pasar” olímpicamente de las sentencias de Supremo, lo que hace que el estado de derecho estalle sin remedio. A la muerte de los derechos sociales, acompañan ahora el desistimiento hacia los tribunales.

La desvergüenza ha colmado ya el súmmun.

Anuncios