Poderoso amoral es don dinero

Mientras Zapatero se pavoneaba hoy entre los poderes reales del país, esos que dejan de pagar al estado 80.000 millones de euros en impuestos, el Secretario General de CCOO abogaba por una especie de Pacto de la Moncloa que sirva para “calmar los mercados”.

El presidente del gobierno ha repasado las medidas que ha tomado durante el año pasado y que casualidad que se le “ha olvidado” indicar la rebaja del poder adquisitivo de los funcionarios en un 10% (5% de rebaja+1,8% pactado+2,7% de IPC) y la congelación de las pensiones. También se le ha olvidado indicar ante tan exquisito público que desde que se han tomado estas medidas el paro ha subido en casi un millón de personas y aunque el déficit se ha reducido, los mercados siguen presionando y seguimos estando con la soga al cuello pero con muchos menos derechos, con salarios mucho más bajos y con un IPC que casi cuadruplica el de hace un año.

Zapatero ha perdido totalmente el norte. Dice que es mejor hacer reformas que tener consenso. Ni siquiera si esas reformas consistieran en hacer pagar la crisis a quiénes fueron sus mentores, sería mejor tomar medidas que tener consenso. Si las medidas que toma, como dice, las hace por nuestro bien, y nosotros no queremos que las tome, no debería tomarlas. A no ser claro que sea como los maltratadores que pegan a sus mujeres por su bien.

Entre los asistentes al acto de propaganda liberal estaba el vulgar Solchaga. Uno de los primeros tiburones del neoliberalismo en el gobierno del derechista González. Decía este pollo que no sabía por qué se reían si el año 2010 ha sido desastroso. Claro que Solchaga parecía desconocer que estaba ante los que ni han pasado apuros, ni nunca los pasarán. Los que no pagan los impuestos que deben y explotan al prójimo estarán más que encantados con el 2010.

No es casualidad que Zapatero en los dos últimos años no se haya reunido ni una sola vez con los trabajadores o sus representantes. No es casualidad que cuando los representantes sindicales de los trabajadores se encierran en el Ministerio de Fomento acaben en los tribunales. No es casualidad que, mientras un cuarto de España está en el paro y otro cuarto tiene ingresos por debajo del límite de la pobreza, personajillos como Felipe González que dice estar a favor de que la gente no se jubile sea “fichado” por Gas Natural como asesor externo con un salario de 120.000 euros año, con el único mérito de haber sido presidente del Gobierno de España. Un bagaje que es de todos los españoles y no de él. Tampoco es casualidad que otra de las Eléctricas de las que dicen que les debemos dinero, fiche al insufrible del clembuterol y gastador de la botella con el mismo cargo que el anterior pero con un salario aún mayor: 200.000 euros año. Y todo eso mientras todos los españoles les pagamos un salario, escolta y medidas de seguridad por haber sido miembros del gobierno.

Descubrimos también a través del Ayuntamiento de Parla, que los partidos tienen personas contratadas a dedo para misiones particulares de los mismos, que pagamos todos los paisanos con nuestros impuestos a través de las nóminas de los ayuntamientos.

España cada día me da más asco. Estamos en manos de indecentes que además de no tener moral, no ocultan que no la tienen. Si dos años después de que Garzón levantara el escándalo de la recalificación de terrenos en Arganda, otro juez tiene que investigar lo mismo, es que lo de la Gürtel quedará en agua de borrajas.

Aquí siempre pagamos los mismos y eso tiene que cambiar. La primera guerra mundial fue provocada por la necedad e inutilidad de los dirigentes de entonces y los pueblos se levantaron contra los poderosos. Sólo espero que no haga falta que muramos otros cuatro millones de personas para que el pueblo tome conciencia de nuevo de que estamos dirigidos por ineptos amorales que hacen todo lo que hacen con el único fin de tener más y más dinero.

Anuncios