Galicia Conection

La corrupción, es el mal endémico de España. En este país, quién no defrauda a hacienda es porque no puede. Quién nunca ha pagado una factura sin IVA es porque no le han dejado y quién no “pilla” todo lo que sea gratis es por propia pereza.

Pero Galicia como bastión del Partido Patrincar es un caso especial. Por allí pululan los Baltar, Oubiña, Fraga o Balseiro como Pedro por su casa. No conozco mucho la idiosincrasia del pueblo gallego, aunque un amigo mío dice que la diseminación de la población en núcleos pequeños y muy diseminados tiene mucho que ver en la forma de ser y de votar de los gallegos.

No sé si puedo estar muy de acuerdo con eso, porque aparte de que en Coruña el alcalde era un tipo muy poco socialista, muy católico apostólico y romano y ferviente admirador y seguidor de la curia, en los pueblos donde el asunto del Prestige trajo muerte y destrucción y mucho paro forzoso, volvió a ganar el partido del trinque. Y una de dos, o no les importó una mierda toda la gestión que se hizo del asunto metiendo una vez más la zarpa hasta el cuello que llevó a que hubiera petróleo hasta “en la sopa” y dejando a miles de pescadores sin el sustento, o precisamente la gestión del accidente y la posterior marea de veneno que llegó a las costas y a la que muchos españoles contribuimos a  quitar y los miles de euros que posteriormente fueron a parar a esos municipios fueron un premio para quién sembró la muerte en la zona y un engaño para quienes acudimos en su ayuda de buena fe.
Pero como en todos los sitios, en Galicia hay gente de buena y de mala fe, tontos, listos, mediolistos, hipócritas, cínicos, buenas personas y buena gente (las más). Y no se trata de escribir tópicos ni de destripar a un pueblo que realmente no conozco.

De este caso de corrupción me llaman dos cosas la atención: la primera que hay dos alcaldes del partido del trinque y otra de los democristianos del P$%€, lo que significa que, a la hora de trincar el porcentaje se mantiene. Y la segunda que el modus operandi de los tres ayuntamientos es el del manual del perfecto corrupto. Ese que parece que utilizan en todo el estado los alcaldes trincosos para llenar sus bolsillos y los de los amiguetes constructores y que ha llenado toda la costa de cemento y el interior de campos de golf con urbanización aledaña. Ese con el que se han escrito miles de folios en el caso de las correas, los jetas y los trajes.

Ahora, lo que más me ha llamado la atención porque es el síntoma de la enfermedad de este país y la explicación de porque hay diez millones de anormales que siguen votando a estos individuos a pesar de todo, es la de un paisano que al ser preguntado sobre el tema por un periodista dijo “Pues a mi me da igual. Lo que me importa es que este señor {el constructor} daba trabajo pal pueblou”.

Preocupante reflexión que demuestra que la ignorancia de creer que los mafiosos son los que crean puestos de trabajo, está extendida y que a algunos parece no importarles que les roben la cartera siempre que luego les echen limosna.
+++—————————————————————————————+++
Imagen: Forges

Anuncios

4 comentarios en “Galicia Conection

  1. Intentaré darte una visión de primera mano sobre el tema, ya que aunque exiliado en Catalunya, soy gallego de nacimiento y de corazón.
    Uno de los principales problemas de Galicia, es el envejecimiento de la población y que buena parte de sus activos (jóvenes preparados, se entiende) han tenido que emigrar en busca de mejores perspectivas de futuro, ante un centralismo que ahoga la región y que la desprovee de cualquier tipo de activo propio.
    Es innegable también la contribución hecha por el propio carácter gallego, resignado, que opta por la emigración, antes que por el autoempleo y por la lucha en la tierra de dónde son oriundos (me puedo aplicar el cuento)
    Los que allí quedan, viven bajo el miedo a lo desconocidolo. Lo conocido, por supuesto es el caciquismo del partido popular, con sus romarías, en las que se lleva a los “velliños” a comer empanada a la vez que se les sugiere el voto a los trincosos.
    Mi abuela, tenía miedo de cambiarse de Telefónica, porque claro, cómo ella decía: “a saber que harán los otros”, no te digo más.

  2. Evidentemente, tu conoces mejor que yo el tema, aunque no parece que ande muy desencaminado. Porque otro de los males de este país es el mido de la gente mayor a los que durante 40 años estuvieron machacando que después del Eunuco fascista había el abismo.

    Salud, compañero

  3. Querido Celeming, soy gallego. Viví 20 años emigrado en Barcelona. Finalmente, tras tanto tiempo y viendo que en Galicia se abrían nuevas perspectivas cuando PSOE y BNG llegaron al gobierno, en 2006 decidí volver acompañado de la familia que cofundé con mi compañera en Cataluña. Me atrevo a escribirte para tratar de aclararte algunas cosas que, por desgracia, probablemente reproduzcas a través a los tópicos y mitos sobre Galicia y los gallegos. Primer dato. el PP gobierna en Galicia gracias a la Ley de Hont, es decir, PSOE y BNG siguen sumando juntos más votos que el PP. Segundo dato: Galicia es un país exportador, y no solo de mano de obra, que también. Somos la primera potencia del Estado español en producción forestal y en electricidad de origen renovable. Además, tenemos importantes industrias mineras, sobre todo de cuarzo y minerales nobles para la construcción, como la piedra y la pizarra, tenemos la primera flota pesquera española por volumen de toneladas capturadas en nuestros mares y en el resto del mundo, tenemos una industria conservera todavía importante que, además, invierte muchos millones de euros en el exterior, somos el primer productor de leche de España (pese a la desidia de los sucesivos gobiernos centrales) y de los más importantes de carne de vacuno. Tambien contamos con un importante sector de construcción naval que no produce más porque los acuerdos entre el Estado español y la Unión europea lo prohíben de manera injusta y en contra de nuestros intereses. Tenemos industrias punteras en el mundo, como Inditex o Citroen… Resumiendo, somos un país con un potente sector primario y un incipiente sector secudario, es decir, producimos materias primas con escaso valor añadido (salvo eexcepciones en la industria) y tenemos unos dirigentes políticos y empresariales que observan el mundo desde la óptica labrada en Madrid. De todas maneras, podríamos decir que tampoco somos ninguna excepción en el Estado español, en el cual, salvo la zona del mediterráneo, el País Vasco y el sacrosanto Madrid, el resto no es que sean ejemplos de vanguardia económica ni social. Espero haberte aclarado, junto con Mourisimo, que Galicia ya no es aquel país atrasado y bucólico que tanto les gustaba humillar a los centralistas españoles. Hoy día, como sabes, el mundo es un pañuelo y todos, poco a poco, nos vamos conociendo, bien por comercio, por turismo o por interés humano. Si el partido podrido gobierna aquí no es porque la base de nuestra población sea especialmente conservadora, o quizás lo sea mucho menos que en Valencia o en Murcia, por poner dos ejemplos donde el PP arrasa, sino porque el sistema político está diseñado para que así sea y porque ellos saben sacarle un partido que las fuerzas progresistas, por diferente factores, todavía no alcanzan. Pero, si una vez pudo ser, podremos más veces. Como en todas partes, nuestro futuro depende de nosotros… y en ello estamos. Recibe un saludo.

  4. Aclarado, pues.
    Nunca he pensado que Galicia sea un pueblo atrasado, sino que por su población diseminada en pequeños núcleos incluso en casas aisladas, son más proclives al conservadurismo. Nada más. Tu visión plantea otra óptica, y evidentemente tu, que eres nativo conocerás mejor que yo que sólo he estado de visita.
    Salud, y gracias por la aclaración

Los comentarios están cerrados.