Cuenta atrás.

Parece que las encuestas certifican la muerte electoral del P$%€. Aunque como decía ayer Manuel Rico en su columna, la distancia de las encuestas era mayor antes de las elecciones de 1993 y 1996. Parece también que todo el mundo se da por enterado menos los propios dirigentes del partido socioliberal. Y es que, bajo mi punto de vista, y rememorando los escasos tinos de la historia de las encuestas en este país, los dirigentes socioliberales creen que podrán remontar las encuestas al igual que remontaron en 1993 y en 2004.

Pero hay dos coyunturas que a mi modo de ver no se daban antes. Nunca hasta ahora el partido de Isidoro estuvo tan cerca de perder bastiones irreductibles como Andalucía y Castilla La-Mancha y nunca como ahora ha existido tanta resignación ante una posible llegada al poder del Partido Patrincar del Babas inmovilista. Los antiguos votantes del P$%€ que creímos en el talante de Zapatero y en su “no os fallaré” estamos ahora hastiados de tanta política liberal, de tanto favor al rico y de tanto puteo al contribuyente. No es que queramos que el Babas y sus cuarenta compinches lleguen al gobierno (el poder ya es de ellos desde hace 72 años), pero nos hemos convencido de que no podemos evitar su llegada al Gobierno dando la confianza a quién se comporta políticamente de la misma forma y muchas veces con más vehemencia.

Muchos analistas políticos se quejan de que mientras la Gürtel, las Basuras, los espías de Madrid, Polaris Word, Matas, Fabra, etc, etc, no pasan factura electoral a los del trinque, al P$%€ no se le perdona, por ejemplo, el caso de las jubilaciones fraudulentas en Andalucía. Yo no me quejo de que los votantes sean sensibles a los casos de corrupción porque es lo normal. Los políticos son una casta privilegiada por mucho que nos hayan estado machacando con lo contrario durante años. Y por tanto, lo mínimo que se les puede pedir es honradez, sinceridad y normalidad (frente a los privilegios). ¿Por qué entonces a los del Partido del Trinque no les hace mella, la corrupción de su partido? No soy sociólogo y por tanto lo que voy a decir no tiene base científica. Hay cuatro o cinco millones de españoles que votarán la P$%€ haga lo que haga y sean o no corruptos porque tienen miedo a la derecha y porque creen que el P$%€ es un partido de izquierdas superado por las circunstancias. Del mismo modo hay ocho millones de ignorantes que no se enteran de dónde vienen los tiros, que confunden las administraciones y que piensan (influenciados por las masivas cadenas de TV liberofascistas) que las flores las pone Gallardón y el ácido Zapatero. Es decir, el soterramiento de la M-30 y las obras del Metro son obra de Gallardón o La Rancia, pero la basura de las calles, los impuestos de bienes inmuebles o de la basura son culpa de Zapatero. La Fórmula 1, la Ciudad de las artes o la Vela, son consecuencia de la buena gestión del currilla que no paga los trajes, pero que Valencia o Murcia no tengan agua, o no tengan dinero, es culpa de Zapatero.

Por tanto, hay otros siete u ocho millones de personas que inclinan la balanza a un lado o a otro. Pero lo que los dirigentes del P$%€ no quieren darse cuenta y por tanto les llevará al suicidio político es que el voto útil ya no les pertenece. Que muchos, preferimos no votar, o votar a IU, a EQuo o a cualquier otra opción política antes que votarles a ellos para que nos sigan traicionando y dándonos por c. y que encima vengan luego con que les hemos bendecido en las urnas. Que tal y como se están comportando no nos dan opción. Que da igual que llegue el Babas al gobierno porque básicamente la política será la misma. Que si, que sabemos que la sanidad y la educación caerán bajo mínimos pero eso ya lo sufrimos en Madrid o Valencia. Y tal vez, sólo tal vez, las cosas si se ponen peor, sirvan para concienciar a la gente y acaben reventando las instituciones pseudodemocráticas que tenemos ahora.

Anuncios

4 comentarios en “Cuenta atrás.

  1. Hay una diferencia clara entre los votantes del PSOE y del PP. Los que votamos al PSOE las pasadas elecciones, estamos desencantados (o cabreados como monos) y eso se va a notar en las urnas. No sé qué tendría que hacer el PP para que la gente dejara de votarles. Vivo en la Comunidad Valenciana, claro ejemplo de que los votantes son impermeables a los hechos.
    Por otro lado, yo no sé que hacer en las próximas elecciones. ¿Me resigno a que gane el PP? Miedo me da. A lo mejor empiezo a buscar trabajo en Alemania…

    Saludos.

  2. Cojonudo. Poco más que añadir
    Desgraciadamente en este país hay que esperar a que se despeñe la gente para arreglar el petril…. Mejor no poner parches
    No votes ni al chorizo ni al que traiciona su programa electoral, mejor vivir despeñado pero con dignidad

Los comentarios están cerrados.