Una vuelta de tuerca más

Este Gobierno, se autodenomina “Socialista” pero día a día demuestra que es más liberal que los propios liberales y más papista (en temas religiosos) que el propio papa.

Ayer, nos enteramos que, el Gobierno le va a dar  una nueva vuelta de tuerca al ya de por si apretado tornillo social. La visión que el Gobierno tiene sobre la negociación que sindicatos y empresarios llevan a cabo sobre la negociación colectiva, se resume en la misma frase que usó el Sinsal que perdió el talante, justo antes de la fecha límite para el cierre del pensionazo:

“si no fuera posible, el Gobierno no abandonará su compromiso de legislar y si no hay acuerdo habrá una reforma de la negociación colectiva”, 

que es una amenaza en toda regla, como cuando el matón de turno nos aborda en un callejón oscuro y nos dice que o le damos la pasta o nos atengamos a las consecuencias.

Además, como ya tienen planificado quiénes votarán a favor en el Congreso y quiénes no, dan por hecho que los casi dos millones de votos que representan a los diputados de IU+BNG+ICV son una mierda pinchada en un palo. Hasta el punto que, el propio El País, que parece que últimamente, desde que ZP es más liberal que Doña Rancia, le ha perdonado la vida y aplaude cada una de las putadas que este veleta nos hace, publicaba ayer que ese voto en contra sólo supone un 1% de la cámara. Lo que es media verdad porque ese 1% representa a casi un 10% de los votantes (lo que no es moco de pavo).

Esta nueva vuelta a la tuerca del pobre, viene dada por la exigencia de la hijaputa que vino a España el pasado mes de febrero a pasar el dedo a la barandilla de las medidas contra los trabajadores, después de que el Veleta hubiera pasado su bayeta y que por lo que se ve, no le pareció que los derechos de los trabajadores estuvieran suficientemente limpios. Por eso, a la hora de firmar un nuevo acuerdo sobre los fondos de rescate exigió que España limpiara bien el estado social, no vaya a ser que los camareros de los alemanes tengan más derechos que aquellos a quienes sirven.

Junto a esta medida, el Sinsal que perdió el talante ha anunciado una medida que, aunque a primera vista está muy bien y es algo que reclamamos todos los que sin ser de la izquierda verdadera, estamos distanciados ideológicamente de los socioliberales, tiene truco (¡cómo no!). Se trata de aflorar la economía sumergida que los socioliberales cifran en torno al 15% y que no ha mucho la prensa cifraba en un 20% y hasta en un 23% del PIB. Para respaldar esta cifra del 15%, el Ministro Valeriano Gómez, que ha demostrado ser otro cantamañanas con menos personalidad que Babe, el cerdito Valiente, dice que

“así lo demuestran varios estudios” 

(no dice si esos estudios se los han encargado a Price Waterhouse, que tiene fama de hacer auditorías a la carta, o si se los ha regalado el primo de Rajoy).

Digo que esta medida tiene truco, porque el deber de todo Gobierno es perseguir a los delincuentes, detenerlos y ponerlos a disposición judicial. Que yo sepa trabajar sin contrato, sin SS, y sin dar cuentas a la Hacienda pública (lo que “mayormente” viene a ser economía sumergida) es un delito y por tanto el deber del Gobierno es perseguirlo. Pero no, si tu trabajas legalmente, pagas tus impuestos normalmente y un año se te olvida meter 1000 euros de una primitiva que te tocó el año anterior y que no has invertido, llega el Ministerio de Hacienda, te hace una paralela y te casca una multa por haberles querido engañar. Ahora, con esta medida que pretenden estos destroyers del estado social, quienes trabajan en la ilegalidad, no pagan impuestos por ese trabajo, tienen beneficios sociales al estar por debajo del salario mínimo, no contribuyen al sostenimiento de la Caja Única de la SS ni al sostenimiento del estado, ahora, encima les van a premiar con una rebaja en las cuotas al sistema sanitario y con el borrón y cuenta nueva. Seguramente soltarán la escusa de siempre, que es la de que más vale que salgan a la luz, aunque sea sin castigo que sigan eternamente defraudando. Como si no fuera fácil cruzar bases de datos de tráfico, del registro de la propiedad y de Hacienda para ver quiénes viven por encima de sus posibilidades y por tanto son personas investigables.

Pero esto va contra el primer mandamiento liberal: “Perdonarás a los trileros, evasores y jetas, porque de ellos se compone el reino libegal”

Anuncios

5 comentarios en “Una vuelta de tuerca más

  1. Ya sé que puedo resultar pesado, pero el ejemplo de Islandia y los islandeses debería de calar hondo entre nosostros.
    Salud. Lo de las anteojeras, me temo que es batalla perdida.

  2. Decía hoy un periolisto de RNE que en Islandia era fácil hacer lo que han hecho porque son pocos, pero que aquí… . Dígo yo que que cohones tiene que ver ser muchos o pocos para mandar a tomar por c. a Banco Mundial, al FMI y a susum corda si así nos librábamos de los bancos y de la crísis. Total ya peor no nos puede ir. Yo también apuesto por ISLANDIA.

    Salud, y menos anteojeras (que no decaiga).

  3. Y menos anteojeras, tiene usted razón, que no decaiga.
    En fin, que el español es un pueblo extraño, que somos capaces de ponernos de acuerdo sólo si tenemos un enemigo externo ( ya sabe, será por echarle cojones ) ; al que le llevan chuleando durante siglos reyes , validos, ministros, curas, terratenientes y alguaciles; que somos capaces de echarnos a la calle por un equipo de fútbol pero no porque nos roben nuestros derechos que tanta sangre, sudor y lágrimas les costó a nuestros padres y abuelos conquistar a base de llevar hostias y de muertos; que no nos ponemos de acuerdo ni para tomar el café ( nadie lo pide igual, se lo aseguro ); que echamos por tierra en cuanto podemos al que destaca y si es por inteligente más; que se traga telebasura de princesas del pueblo a las que mantiene con sueldazos por el meritorio motivo de haber tenido una hija con un torero mientras nuestros investigadores malviven como becarios y acaban mandándolo todo al carajo y yéndose a universidades extranjeras donde los reciben y tratan mucho mejor y encima les reconocens sus méritos; un pueblo con una rica historia que pocos conocen pero que se sabe al dedillo los amoríos todo el puterío que se ponga delante en el papel couché ; un pueblo al que le han hecho avergonzarse de su historia, que está ahí y no podemos cambiar, y que nos hace sentirnos acomplejados, como si tuviéramos que pedir continuamente perdón por lo que un día fuimos y ahora ya no…..
    Lo siento, sé que estoy soltando mucha mala baba, pero como decía Unamuno, me duele España y , añado yo, los españoles.
    Joder, a ver si nos invade Andorra y le echamos güevos ( si , con g y u con diéresis, como escribía el castizo, que es mucho más que huevos ) al asunto y salimos adelante de una puñetera vez sin pegarnos entre nosotros y decirnos ” y tú más”.
    Salud y menos anteojeras.

Los comentarios están cerrados.