El capitán nunca debe abandonar el barco.

La decisión de Zapatero es una decisión que no ha llamado la atención a casi nadie. Aunque como decía ayer en Público Ernesto Ekáicer la decisión haya sido tomada a destiempo y su gestión de forma incompetente. Dice Zapatero que la decisión la tenía tomada desde hace siete años. Pues para tenerlo tan claro, ha tenido en ascuas a su partido hasta el sábado. Y además, y  a pesar de lo que quieren hacernos ver, ha sido una decisión que deja al partido en bragas. Primero porque si pierde las autonómicas (como se espera) le habrá dado “alas” a la camorra trincosa para pedir elecciones anticipadas para el otoño y segundo porque el que coja el marrón para las elecciones de 2012, lo cogerá con la casi segura derrota electoral. Por lo que si es Rublacaba, se hará el Harakiri político y si es Chacón, le habrá fulminado de un plumazo su carrera a la Moncloa.

Particularmente, no me importan las consecuencias que la decisión de tan “ocurrente” líder le haga a su partido. Es más, creo que para este país, sería una buena noticia que el P$%€ tuviera un descalabro en beneficio de IU, porque no es bueno que dos partidos de derechas gobiernen siempre (el P$%€, o la derecha socioliberal (antes democristiana) y el Partido Patrincar, o la Extrema derecha).

Si hacemos un repaso general de los siete años de gobierno de ZP, estos dos últimos años se ha comido con creces todos los créditos conseguidos en los cinco anteriores. En los pros de ZP están la traída de las tropas de Irak, la ley de dependencia, la ley de igualdad y la del tabaco. En una escala de 0 a 10 sería un 3. Y no es que lo que se aprobó en la primera legislatura sea poco importante o poca cosa. No. Lo que pasa que las medidas tomadas en los dos últimos años han sido de tal calibre que han dejado en casi nada todo lo anterior. Si aprobar el despido “libre”, con veinte días de indemnización de los que 12 los pagamos entre todos, es intolerable para  un gobierno que se autodenomina socialista, eliminar el derecho a poder cobrar la pensión (porque en 15 años no habrá nadie que llegue a los 38 años cotizados para cobrar el 100%) es totalmente inasumible y lo peor es que no quedará ahí la cosa. Si a eso le sumamos que hasta lo de Fukusima pasaron de Nuclear no, a ya veremos (como lo de la OTAN), a subirnos el recibo eléctrico un 57% (lo que está convirtiendo la calefacción en un artículo de lujo), la rebaja de salario de los funcionarios o que ya hemos “rescatado” a los bancos sin que Europa nos rescate a nosotros y que aún nos quedará el rescate de algunas (o muchas) cajas de ahorro, evidentemente el balance de Zapatero no puede ser más negativo.

Por otra parte, en su demérito también está lo que no “ha hecho” como la ley de libertad religiosa, que ha dejado apartada para no molestar a una iglesia cada día más fascista, más intolerante y más dispuesta a llevar a los tribunales a todo aquel que no comulgue con sus ideas. O el nombramiento como presidente del Tribunal Supremo a un tendencioso meapilas que dice que sus sentencias están dictaminadas para satisfacer a dios y no a los administrados. O la cada día más dependencia para favorecer a empresarios y banqueros. O que continúa legislando y actuando a golpe de encuesta y de lo que “manipula” el Partido Patrincar. Todo esto va en la parte de los contra.

Pero lo peor de todo ha sido actuar como una cucaracha que, cuando ve el peligro sale corriendo. Porque ahora el marrón de las elecciones debiera habérselo comido él. Y porque, si tanto le pesa haber tomado todas esas medidas como dicen los que aun le defienden, más le valía haber dimitido hace año y medio, y haberle contado al mundo cuál era la situación y qué pretenden los Botines, Soros y Davos del mundo. En lugar de eso, agachó la cabeza, siguió al pie de la letra sus directrices y acabó con el estado social.

Dice que el fin de la crisis está al caer. Pues que nos lo explique. Mañana, saldrá la nueva encuesta de población activa: más parados. Muchas de las Cajas deberán ser intervenidas, el IPC está ya cercano al 4%, los tipos de interés subiendo, el ahorro decreciendo, la gasolina por las nubes, la electricidad a precio de lujo y el gas casi.

Será que “su” crisis está al caer en algún Consejo de Administración de alguna de las empresas a las que está favoreciendo (tal vez en el Santander o en cualquier eléctrica como Isidoro o el insufrible).

Lo peor de todo es que, lo que viene es aun peor. Un tipo sieso, indulgente, vago, inactivo, sin ideas y con un partido que viene a llevarse más que a traer, a hacerse más que a servir y a favorecer aun más a todos aquellos que engañan al fisco y a todos los españoles, siendo insolidarios y exigiendo para ellos, lo que nunca aceptan para los demás.

Es importante acabar con este sistema cuanto antes. Si no, sólo nos quedan las Galeras.

***

Imagen: Fondevila

Anuncios

6 comentarios en “El capitán nunca debe abandonar el barco.

  1. “Desde nada, hemos llegado a las más altas cotas de la miseria” Me llamo Marx, Groucho Marx.
    Y seguiremos dejándonos decepcionar, depositaremos de nuevo nuestras ilusiones ( ilusos ) en alguien que parezca honesto y al final nos llevaremos la hostia ( y la mala hostia ).
    Hastiado de todo y de todos, quiero una nueva forma de hacer política, una nueva forma de hacer economía, una nueva forma de trabajar por el bien común, un poco de cabeza, coño, que tampoco pedimos tanto.
    Me cago en las crisis y en las que la han provocado, que se siguen yendo de rositas y cobrando bonus.
    Salud y menos anteojeras.

  2. Creo que el Presidente tenía que haber dimitido (¿o cortarse el brazo?) antes de firmar el desmantelamiento del Estado del Bienestar. Habría quedado muy elegante. También creo que, de haberlo hecho, la presión de los ‘tiburones’ sobre la deuda nos habría ahogado. La elegancia es cara.
    Lo suyo sería quedarse para comerse el ‘marrón’, como opina ud.
    La solución: más y mejor democracia. Gestores honrados, que es pedir muchísmo. Con la salida de la política de los trincones ya mejorábamos. Ellos son nuestro verdadero lastre. Saludos.

  3. ¿Y si la presión a nuestra deuda hubiera llegado al extremo de que nos hubieran intervenido, cuál es la diferencia? Hemos puesto una tonelada de millones encima de la mesa para el rescate, ahora pondremos más para las cajas, nos han quitado las pensiones, el trabajo y el derecho a que nos indemnicen. ¿Hay alguna diferencia con Grecia o Irlanda?.

    Salud amigo y gracias por comentar

  4. Absolutamente ninguna diferencia, aquí la intervención es “de facto” y es precisamente por querer evitarla, por lo que nos instalamos en los postulados neoliberales que ya están sufriendo aquellos que han sido intervenidos.
    “Si quieres bien y sino…pues también”, una gamberrada en resumidas cuentas.
    Salud compañero

Los comentarios están cerrados.