matones polítcos…

Ahora que se ha acabado una semana basada en el terror, el rencor, el no perdón y el recuerdo de lo que la biblia dice que fue una injusticia (justamente todo lo contrario de lo que la iglesia proclama: perdón, olvido y la otra mejilla), y precisamente porque el ser humano es muy dado a la venganza, al diente por diente y a creerse en posesión de la única verdad y de la solución a todos los problemas, la situación actual de la política antiterrorista en  España, tiene mucho de todas esas carencias del hombre y de las que alguno intenta sacar partido.

Si antes de que la lluvia provocara angustia, tristeza, zozobra y lloros en unos y satisfacción e indiferencia en otros, la estrategia del Partido Patrincar consistía en hacerles ver a sus poco inteligentes votantes que, la culpa de que Troitiño dejara la cárcel es del Gobierno, después del sol y el calor en el norte, dónde la Semana Santa se parece mucho a lo que realmente es, vacaciones de primavera, y del frío, la lluvia y la hipocresía en el Sur, las estrategias se han unido a fin de ilegalizar lo imposible de ilegalizar con la ley en la mano, pero que acabarán haciéndolo, porque el odio manda y las estupidez también.

El Partido Patrincar, se parece mucho a esos matones juveniles que, sabiendo que son más fuertes que los demás, se dedican a provocar buscando pelea. La fortaleza de los del trinque, viene dada por eso que explicaba antes de que el ser humano es más dado a la venganza que al perdón y más dado a tomarse una justicia hiriente que otra que solucione el problema. Más o menos, todos hemos asistido alguna vez a una situación en la que el matón de turno te acusa de algo y cuando balbuceas que tú no has sido, le da la vuelta a tu argumento y te pregunta aquello de “¿Me estás llamando mentiroso?”. Pregunta trampa porque si dices que no, admites aquello de lo que te acusan y acabas cobrando y si dices que si, acabas cobrando igual. En el tema del terrorismo, los del trinque son ese matón. Acusan al gobierno de complicidad con los terroristas, y cuándo el gobierno replica que es cosa de los jueces, acaba cobrando porque a los simplensantes ya les ha llegado el mensaje que los del trinque querían trasmitir y si no replican, el mensaje acaba llegando igual por aquello del que calla algo oculta.

El caso, es que el Gobierno, siempre a remolque de la estrategia de los del trinque, a pesar de todos los detenidos, a pesar de que ETA está finiquitada socialmente y al borde de la quiebra política, siempre aparece como el “amigo” de los terroristas. Porque, al igual que el matón infantil no espera que nadie le rebata y cuando alguien lo hace se achanta y recoge velas, si el gobierno ignorara las amenazas del trinque y no le siguiera en el juego de la ilegalización, al menos, podría apuntarse el tanto de la desaparición de los asesinos.

En quince días, hemos pasado de hablar de la desaparición de los terroristas a comunicados de los asesinos al más puro viejo estilo. Y no duden que, si al final, los etarras desaparecen, aunque el gobierno haya hecho más que nadie por ello, los fascistas del trinque, se anotarán el tanto.

Anuncios

3 comentarios en “matones polítcos…

  1. Celemín, creo que el problema viene viciado de inicio. ¿No crees que si el, qué sé yo, 20 de marzo de 2004 alguien del Gobierno hubiese ido al juzgado a denunciar al PP por injurias (ya sabes, por las acusaciones DESDE EL PRIMER DÍA de utilización, montaje y casi organización del 11M), se les habría acabado eso de utilizar el terrorismo a discreción?
    No soy amigo de judicializar la política, pero esos patanes parece que es lo único que entienden. El palo. Sin zanahoria.
    Salud, compañero.

  2. Yo soy de los que cree que el PP jamás dará un paso para que ETA desaparezca; no existe mayor parasitarismo político que esa unión; el PP se alimenta de la sangre que produce la banda terrorista, la necesita, como necesita del terror para sacar el látigo y desarrollar su política. La barbárie del asesinato cruelmente radio televisado de Miguel Angel Blanco es el episódio más ignominioso de nuestra democracia, mientras que la gran suerte de quedar indemne el Sr. Aznar, al atentado de ETA con la bomba bajo el coche, es el único caso en ese sentido que se conoce.
    La férrea insistencia sobre la autoría de ETA del monstruoso atentado del 11-M, que exasperó a la ciudadanía española y ridiculizó mundialmente al gobierno del PP, no puede entenderse solo por el deseo de sacar rédito político de ser cierta esa imputación; el gobierno no dió marcha atrás ni aún cuando los servicios secretos de todos los paises, incluido el nuestro, tenían la radiografía de lo sucedido. Tamaña insensatez no puede entenderse sino es por el hecho de tener certeza total, quizás proveniente de una fuente “contaminada”, desde dentro. ( Las célebres visiones con quién alguien provee al Sr. Oreja, o ¿ sencillamente admitimos que está loco ? ).
    No creo en las conspiraciones, más de lo necesario, por supuesto; pero mucho menos en la repetición de las casualidades.
    saludos

  3. En primer lugar, perdón por la tardanza en leer vuestros comentarios, pero he estado muy liado todo el día.
    Antoñito: la clave quizá sea esa, porque esto es como el fútbol, si un jugador protesta y el árbrito no hace nada, a los tres minutos le protestan cualquier decisión. Quizá hubiera sido mejor ir al juzgado. Muerto el perro, se acabó la rabia.
    __________________________________
    Igmaro: Estando contigo de acuerdo en que el Partido Patrincar necesita que ETA siga activa para vivir del terror, una apreciación. El atentado del insufrible gastador de la botella no fue con bomba debajo del coche, sino con coche bomba aparcado que se hace explosionar al paso de otro coche. Y parece que no funcionó bien uno de los detonadores y fallaron por segundos. A partir de ahí, los asesinos dejaron de ser libertadores del pueblo vasco para el PP, para convertirse en asesinos y recaudadores de votos para los del trinque.

    Salud,

Los comentarios están cerrados.