Mentiras, contradiciones y falta de libertad

Dice mi amigo Joaquim que, Bin Laden es un cuento chino inventado por los Astados Unidos para justificar un enemigo muy malo, malísimo.

Red Varón, comentarista habitual de Escolar.net dice sin embargo que, “sigo pensando en la relación que esto tiene con las revueltas árabes. Al Queda podría desestabilizar la zona y eso no interesa a los “amigos” que tienen el petróleo”.

Un mes antes de ser asesinada, la ex primera ministra de Paquistán, Benazir Bhutto, anunció que el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, había sido asesinado por un agente secreto llamado Omar Sheikh. En concreto, al ser preguntada por la relación entre el Gobierno de Pervez Musharraf y asesinos a sueldo dijo: “…si, pero uno de ellos es una figura muy clave en seguridad, él es un ex oficial militar y tenía acuerdos con Omar Sheikh, el hombre que asesinó a Osama Bin Laden”.

Sobre este tema, cada día que pasa la cosa se pone más turbia. Primero, según comentó el presidente Obama “Después de un tiroteo, mataron a Osama Bin Laden y se hicieron cargo de su cadáver”. Después que no había intención de matarlo pero que se resistió a tiros escudándose detrás de una de sus mujeres. Luego dijeron que no iba armado (“Entonces, ¿Cómo se resistió?”). Más tarde que la intención era detenerlo pero que el comando que lo asesinó tenía plenos poderes para decidir si lo cogía vivo o si lo mataba. Que si la casa dónde se escondía costaba un millón de dólares. Que si se escondía tras de su mujer. Que si hubiera levantado las manos en señal de rendición le hubieran llevado a los Astados Unidos, …

Como se lee, muchas informaciones muy contradictorias entre sí y ni un solo cadáver. Dicen que estaba en  tan mal estado que puede herir la sensibilidad de las personas. Dicen que le pegaron un tiro que le entró por el ojo izquierdo y que le atravesó el cráneo. Dicen que después vinieron más tiros en el pecho. Si el cadáver está en tan mal estado, significa que además de asesinarlo hubo ensañamiento (“¿Dónde queda la justicia?).

Una de las hijas de Bin Laden ha contado a la cadena de TV Al Arabiya que su padre fue capturado vivo por las tropas estadounidenses y fue asesinado después frente a su familia, cuando ya se había rendido y estaba tumbado en el suelo. Una cadena de TV pakistaní ha informado que un vecino de Bin Laden que se despertó en plena noche por el ruido de los tiroteos y que permaneció en la ventana durante la operación, fue detenido por los militares pakistaníes que se hicieron cargo del recinto cuando los usanianos lo abandonaron y ha desparecido.

Todo, TODO, es muy confuso. Desde que el supuesto cadáver haya sido arrojado al mar que dista un mínimo de 1600 kilómetros del lugar dónde fue asesinado (eso al mar de Arabia que al pacífico abierto hay como 3 veces más. Y si fue tirado al mar veinte minutos después de su muerte, o no fue asesinado en su casa sino después, o no fueron veinte minutos), hasta que fue arrojado al mar para que su tumba no fuera lugar de peregrinación y santidad. (¡Como que si lo hubieran enterrado en Wasingtown después de juzgado y ejecutado iban a ir muchos activistas de Al Queda a rendirle homenaje!).

Todo huele muy mal en este supuesto asesinato. Tan mal, que lo único que no osan esconder es que han matado a un ser humano en un país extranjero, sin juicio previo y por venganza (lo que significa que los derechos humanos, sus tratados y los tratados internacionales se han ido al garete). Tan mal que, incluso el inventor de la Alianza de Civilizaciones, se alegra del asesinato y manda un telegrama de felicitación al ejecutor. Tan mal que los países occidentales hacen la vista gorda a este incumplimiento de la ley y se inventan que Bin Laden estaba en guerra contra los Astados Unidos y que en una guerra se mata al enemigo.

Malos tiempos para las libertades civiles. Malos tiempos para la democracia. Malos tiempos para la justicia social. Malos tiempos para la sociedad. El fascismo nos está cubriendo.

Anuncios