El “fantasma” de la Unión.

La Unión Europea dictamina que no se puede levantar una alerta alimentaria, sin ningún tipo de pruebas. La Unión Europea dictamina que, ante una pandemia, se debe actuar con celeridad y buscar el foco de la misma. Pero Alemania acusó a España de ser la causante de su pandemia, luego a un restaurante de Hamburgo, luego a una granja con plantaciones de brotes de Soja, … todo ello sin prueba alguna y con resultado negativo en las pruebas sanitarias y determinante para el sector agrícola español, y europeo. Pero Alemania lleva más de quince días dando palos de ciego sobre el origen de la enfermedad del que primero dijeron que era un brote de la bacteria e-coli (que todos llevamos dentro) y después una mutación de la que se desconocía el origen y más tarde que no saben dónde mutó. A Alemania,la Unión no le ha pedido explicaciones, ni le ha dado consejos, ni puñaladas en la chepa disfrazadas de palmadas animosas.

 El daño que la Unión Europea le ha hecho y le está haciendo a la casi única industria española (la otra es la del servicio de barra y habitación), es indecente e incalculable. Pero no sólo se atreven a eso. Quizá sea que no les guste el quijotismo español representado en el 15-M. Quizá que simplemente no les gusta que un país de camareros y sirvientes se rebele. La cosa es que, no contentos con jodernos la agricultura, ahora presionan al simple de ZP a que nos deje definitivamente en pelotas y con un pepino metido en el culo (por si nos gusta). Dicen ahora que España debe rebajar los costes sociales de las empresas y subir el IVA, los impuestos sobre la electricidad, las gasolinas, el tabaco y el alcohol (justamente todos los impuestos que pagamos más los pobres que los ricos y que son más antisociales y menos progresivos). Ya puestos y como decía ayer en el blog de Rosa María Artal un tal apajerabierta, mejor que de una puta vez sean claros y pidan las cosas por su nombre: Abolición de impuestos para grandes fortunas, para llamar a los inversores;  Privatización de la sanidad pública;  Restablecer la esclavitud, para poder ser competitivos;  Bajar los impuestos de combustibles para los coches de gama alta y subirlos al resto; Eliminar el impuesto de sociedades; Derecho de pernada para los bancos (además del desahucio). Porque si esas medidas que la Unión propone son, según dicen, para crear trabajo y dinamizar la economía, estas otras que propone apajerabierta, son directamente para hacernos multimillonarios (¡no te jode!).

De nada sirve que cualquier persona con una educación simple en economía y que no esté directamente vendida a bancos y especuladores, sepa que, cuanto menos dinero tenga el que consume (o sea nosotros), más paro, menos movimiento de dinero y por tanto más crisis. Porque el señor Botín por muchos millones que gane, consume bastante menos que diez familias (Y si por cada mil personas con salarios iguales o menores a los mil euros hay un Botín, que me expliquen quién se gasta más cuartos). Los ricos son avaros en general y son ricos porque se gastan menos, que un alérgico al gluten en harina de trigo. Todo el mundo sabe que quién levanta un país capitalista es el consumo y que si al consumidor se le mata a impuestos y se le rebajan los salarios y se le cobran todos los servicios públicos a precios privados (además de pagarlos de sus impuestos) la economía irá cada día peor, el paro será mayor porque no podrán comprar los productos y porque la competencia que viene de fuera y que trabaja en condiciones de semiesclavitud, los trae más baratos y por tanto la crisis será cada día mayor debido al efecto pescadilla (o sea que una cosa lleva a la otra y la otra a la una). De nada sirve tampoco explicar a esta pura mafia que, España, si contaramos la economía sumergida, tendría la presión fiscal más alta de toda la Unión mientras que descartada, estamos a nivel de la cola (como Grecia o Rumanía) y muy por debajo de paraísos fiscales como Luxemburgo ( ¡Será que España es el paraíso de los ladrones y no lo sabemos!). Claro que si exceptuamos las rentas más altas, la presión de las medias clases está muy por encima de cualquier país de Europa.

Debemos llevar nuestra indignación a la Unión, pedir cuentas a todos los mafiosos que, viven como curas allí, que fichan los viernes a las ocho de la mañana y a las diez cogen el avión a su país con el fin de pasar la dieta del día, que vuelan en clase Business y que se montan vacaciones pagadas en países exóticos bajo el nombre de comisión para el estudio de…

La Unión debería volver a poner aranceles para proteger sus productos de los de China, por ejemplo, dónde los trabajadores viven en un sistema de esclavitud y eso haría mucho más por el déficit español que todas las subidas de IVA e impuestos indirectos juntos.  Ya sé que eso va contra el espíritu de la unión, pero también va contra el mismo espíritu que Alemania crezca en base a robar a los países de cola y nadie dice nada, o que Europa se esté volviendo antisocial, justo lo contrario para lo que fue concebida.

*** La Imagen es propiedad de Forges***

Anuncios