No me hagas “de sufrir”

La palabra “Camino” parece una maldición de la Iglesia Católica. “Camino” es la infame obra escrita por el nada piadoso y “torturador” de almas infantiles José María Escriba y Albas, fundador del OPUS Dei y santo católico por rédito. Camino es también el apellido de ese asotanado con cara de cuartillo y medio de vino diario que de vez en cuando nos tortura con sus deposiciones verborragias.

No sé si es casualidad o no, pero cada vez que oigo esta palabra, me echo a temblar. La última de este fascista asotanado es la llamada a la desobediencia de la futura ley de muerte digna “si sale tal y como está”. En su defensa, ha salido, (¡cómo no!), la gacetilla fascistoide de nombre prepotente. Esos que nos llamaban piojosos, perroflautas y fascistas a los del 15M y que se han cansado de publicar que la democracia es el Parlamento y no la calle. Salvo que se trate de leyes que no les gustan. Entonces, el parlamento está lleno de rojos rijosos, vendepatrias que sólo están para “envenar” la convivencia pacífica de este cristiano país.

Hacía muchos años que la iglesia católica española no tenía unos dirigentes, ya no carcas, sino peligrosos. Gentuza como el doble del pobre Paco Clavel (que no ha hecho nada, para parecerse al diablo purpurado) y como el secretario de la Conferencia Episcopal, el tal Camino. Ellos proclaman que hemos venido a este mundo a sufrir, pero no sólo viven entre mármoles de Carrara y sedas lujosas en la calle Añastro nº 2 de Madrid, sino que el sufrimiento que proclaman para los demás no se lo recetaron al papa polaco, al que le atiborraron de sedantes y pastillas para que viera a Dios hasta en sueños.

Definitivamente, mi Camino no se cruza con el de éstos charlatanes de tres al cuarto que proclaman pobreza, castidad y humildad, mientras en los oscuros recodos de sus vidas se hartan a chuletones de buey de a 100 euros el plato, le meten mano a niños indefensos bajo el pánico del infierno y sudan prepotencia e hijoputez por todos los poros de sus sebosos cuerpos.

Sólo hay un “Camino” que me gusta de este tema. La maravillosa película filmada por Javier Fesser, que desmonta de una forma magistral, todo este circo del esclavista de Babastro, de los milagros de estos lunáticos y denuncia la estupidez humana como nadie.

La imagen es una composición de dos obras. Una de Michel y otra de Quim

Anuncios

8 comentarios en “No me hagas “de sufrir”

  1. Solo puedo desearles UE sufran en esta vida la mitad de lo que se creen que vamos a sufrir nmosotros en la otra.

  2. Es verdad. ¿De qué me sonaba a mí el rostro del Rouco?. Es el doble de Paco Clavel.
    Menuda pandilla de hechiceros. Hoy Celemin, te pareces un poco a Manolo Saco. Con la iglesia te has topado. Salud amigo y forza al 15M.

  3. Don Manuel, siempre es alguien a quién apoyar y seguir.

    Y es que la iglesia, no puede quedarse en los púlpitos, siempre tienen que intentar salir del tiesto como cuando paseaban con orgullo al Genocida eunuco bajo palio.

    Salud, amigo

  4. Personalmente me gustaría poder pedir una pastilla el día que ya no tuviera ganas de seguir luchando en este mundo. La Seguridad Social se iba a ahorrar una pasta y mi familia se iba a librar de una carga. ¿A quien puede ese tema importar más que a uno mismo? Que la iglesia entre a criticar leyes democráticas que no obligan a nadie a nada, que dejan libertad a las personas para escoger entre dos posibilidades, yo creo que solo tiene una explicación: fomentar la división radical entre católicos y los que no lo son. La verdadera división en nuestra sociedad es ricos-pobres. Pero para distraer la atención de ese tema nada mejor que poner la muleta delante del toro. Muleta: tema religioso. Toro: la izquierda radical española. Torero: La derecha mediatica Y, en el tendido el pueblo español formado por un 70 % de católicos (datos del CIS). Así que no es extraño que mucha gente aplauda cuando el torero clave la puntilla (El día que el PP logre la mayoría absoluta).
    Quienes han estudiado algo de la Guerra Civil saben que la guerra no la ganó Franco, la ganaron los católicos cabreados, la mayoría de ellos pobres de solemnidad.¿Religión?, nunca acabará nadie con ella. Viene en los genes. Para bien o para mal, según se mire.¿Qué necesidad hay de poner el dedo en el ojo al 70 % de la sociedad española con los problemas que tenemos planteados ahora mismo?: paro, salarios y prestaciones sociales a la baja, derechos laborales en la picota, hospitales dando un servicio cada vez peor, ……Si queremos cambiar las cosas debemos luchar juntos: vascos y castellanos; monárquicos y republicanos; del madrid y del barça y, por supuesto, agnósticos, católicos, musulmanes……Nuestros enemigos son la banca, los políticos y periodistas corruptos…..No nos dejemos engañar.

  5. Puede que tu punto de vista Viriato, sea el correcto. Pero no podemos quedarnos sentados impávidos mientras llega la revolución. Es como cuando uno tiene hambre y espera a ser rico para comer y desperdicia un bocata de jamón que alguien le regala por la calle.
    Nuestros enemigos son esos que tu dices, de eso no me cabe la menor duda. Pero los que están intentando ponernos palos en nuestras ruedas, los que quieren imponer en lugar de la libertad individual, esos, no dudes que pertenecen al grupo de nuestros enemigos.

    Salud, y lucha

    • Totalmente de acuerdo contigo contigo Celemín. Pero no vendría mal para esta lucha distinguir entre “ciertas jerarquías trasnochadas y serviles a los intereses de los poderosos”, de esas otras personas de nobles sentimientos religiosos que se dejan la piel día a día en hospitales, colegios y calles del tercer mundo. Una persona muy allegada, hermana de la Caridad, tuvo que ser hospitalizada por una severa anemia a los 21 años porque escondía en sus bolsillos su propia comida para dársela, a escondidas, a los enfermos del hospital donde trabajaba. Hoy tiene 80 años y ha dedicado toda su vida a los pobres, enfermos y necesitados, renunciando a todo. Pero no le pidas que vote a la izquierda, precisamente porque percibe ese sentimiento antireligioso. Para mucha gente un crucifijo significa eso y la esperanza de otra vida más allá de la muerte y el respeto a sus difuntos y a sus imágenes religiosas y a sus procesiones, iglesias, símbolos….. Creo que sería más productiva nuestra lucha junto a la mayoría de esa gente, simplemente respetando sus símbolos y creencias y defendiendo sin crispaciones aquello en lo que nosotros creemos. Gracias, celemín por tu respuesta y felicitaciones por tu página. Me parece siempre muy interesante

  6. Generalizar, siempre es malo. Y evidentemente al igual que los prebostes de la iglesia viven ajenos a aquello que predican, hay religiosos como el padre Ferrer (ya muerto, por desgracia) o como los curas de la Parroquia de San Carlos Borromeo en Madrid que dedican su vida a los demás.
    Yo nunca me he opuesto a la religión, allá cada cual con sus creencias y admiro profundamente a quiénes dan lo poco que tienen y luchan por la injusticia. Por lo que no paso es porque intenten que sea creyente a toda costa o porque las leyes tengan que estar bajo su censura.

    Salud. Esta es tu casa.

Los comentarios están cerrados.