Educación, manifestación y sorpresas

Ayer estuve en la manifestación contra los recortes en educación que están llevando a cabo la monosabio caratortilla de tranquimazin y de su Jefa la hija de Belcebú.

Sorprendido estoy de la cantidad de personas que asistieron a la manifestación. Si he de ser sincero, bajaba con el miedo metido en el cuerpo. Porque la educación no es algo que le preocupe a la población, especialmente, a los que no tienen hijos en edad escolar o no se dedican a ello. Pero la manifestación fue muy bien y masiva.

Sorprendido estoy de  que los asistentes fueran en una gran mayoría mujeres. Lo que quiere decir que, o en educación secundaria hay muchas más profesoras que profesores o que los padres pasamos olímpicamente de nuestros hijos y dejamos “estas cosas” para las madres.

Sorprendido estoy de que, hubiera muy poquitos  alumnos entre los manifestantes y de que éstos, mayoritariamente fueran de primaria. Es posible que a los de primaria, aunque tampoco  les interesen estas cosas, sus madres y sus padres les arrastraran a la manifestación .

Sorprendido estoy de que, muchos de los votantes de los del trinque, cuando han visto las orejas a la loba hija de Belcebú, hayan salido a la calle a reclamar lo que es justo para la educación pública.

Observación:

Como se, que algún que otro policía se pasa por aquí, aunque no sea nada más que para vigilar que sea “un buen chico”, voy a contar una especie de maledicencia. Ayer, como iba con mi hijo, fui especialmente cuidadoso (siempre lo soy, pero ayer más) con los gestos, las actuaciones y las actitudes.  Según íbamos accediendo a Sol para irnos hacia el metro, una vez que la manifestación se paró enfrente de la Conserjería que dirige la maruja cara pan, fui contando policías y fijándome en cuántos de ellos llevaban el número identificativo en el pecho. Resulta que conté 52 policías. De ellos, apenas 28 llevaban ese número y en casi 23 debería haberme pegado a menos de 50 cm de su pecho y fijado firmemente para lograr descifrar ese número. Y yo me pregunto que si me dedicara a romper escaparates durante una manifestación,  lo normal es que la policía acabara deteniéndome por infringir la ley. Y también me pregunto dos cosas más. Primero, si la ley especifica taxativamente que los policías deben ir identificados, ¿por qué no cumplen la ley?  Y segundo, ¿Por qué les molesta tanto que los ciudadanos les exijamos que cumplan la ley como los demás? En lugar de molestarse conmigo por exigir identificaciones, deberían molestarse con sus compañeros y denunciarlos por incumplir la ley.

La ley debería ser igual para todos y quién se supone que está , entre otras cosas, para hacerla cumplir, debe dar ejemplo.

Anuncios

6 comentarios en “Educación, manifestación y sorpresas

  1. Hay dos leyes que se cumplen impepinablemente en este solar.
    1- la ley del embudo.
    2- La ley de la fuerza.

    Como colaterales quedan el corporativismo y el porquemedalagana.

    Salud y República

    • Evidentemente, quién usa la fuerza para hacer que se cumpla la ley, corre el riesgo de sentir que “esa fuerza” le da un poder que no tiene.
      Yo tengo claro que no pueden hacer lo que quieran y que, nuestro deber es denunciar a quién no cumple con la normativa.

      El Ministrio del Interior es tan culpable de lo de las identificaciones de los policías, como los propios policías que incumplen la ley.

      Salud, y gracias por leer y comentar.

  2. Recuerdo que mi madre, hace muchos años, me contaba que cuando ella era niña recordaba unos disturbios muy gordos porque habían subido dos céntimos el pan. Me alegra leer que ayer te llevaste una buena impresión de la asistencia a la manifestación. Creo que no podremos quejarnos mañana de aquello que no luchamos por evitar hoy.
    Me imagino que en los tiempos que contaba mi madre no existían los “anestésicos” que utilizan hoy tipo caja tonta, prensa vendida a los oligarcas, etc.; o quién sabe si simplemente la gente era más combativa y con mayor conciencia de clase.
    Un abrazo, te leo cada día aunque no deje comentario.
    Salud.

    • El hambre, amigo mío, es el mejor antídoto contra las injusticias. Cuando uno no tiene nada que perder y el estómago le hace run run sin poder llevarse nasda a la boca, uno lucha por lo que cree justo.

      Ahora, la tele atontona, calma la conciencia y ejerce de placebo contra la injusticia. Y así nos va.

      Salud, gracias por esta ahí y en este caso, por comentar.

  3. La educación está llena de “profesoras”. al igual que la construcción de “albañilos”. las profesiones no tiene sexo, son profesores de sexo femenino y albañiles de sexo masculino.. O Señoras profesores y Señores albañiles. Por mucho que la RAE lo permita, sigue siendo un mal uso de la lengua.

    Porque ¿verdad que no eran policios y policias los que mencionas?.

    Perdona me ha slido un poco inquisitivo,pero es irónico, simplemente LAS PROFESIONES NO TIENEN SEXO, al menso en un uso no sexista y culto de la lengua, que permitido, desde hace poco si, por la generalizacion de su uso vulgar..

    • Creo que no has entendido el sentido de esa parte del post. No me sorprendo por que las mujeres sean mayoritarias en la educación, sino porque, a lo peor es la única salida que les dejan a sus estudios. Si hubiera más directoras generales y más consejeras, probablemente habría menos profesoras.

      Salud, gracias por leer y comentar

Los comentarios están cerrados.