Derecho a la no violencia

Ayer dos de octubre se celebró el día mundial de la no violencia. Es la fecha de nacimiento de Mahatma Gandhi.

Siempre he sido partidario de la paz, pero me resulta altamente chocante que esto de la no violencia sea algo tan asumido por todos y sin embargo tampoco seguido y sobre todo tampoco asimilado. La mayor parte de la población piensa en la teoría esa de que si pierdes los papeles pierdes la razón, aunque luego la mayoría mira hacia otro lado en caso de conflicto.

Mahatma Gandhi es verdad que fue un militante ejemplar de la lucha no violenta, pero lo que poca gente sabe es que la independencia de la India, no la consiguió por pacifista sino por una lucha económica, la marcha de la sal, que acabó ganando al imperio británico. Es verdad que en esa lucha, hubo violencia por parte del ejército británico contra los discípulos de Gandhi y es verdad que éste les decía que no se resistieran y aguantaran estoicamente las detenciones (y las palizas la mayor parte de las veces). Pero la independencia se ganó por la incesante cabezonería de los indios (que no Hindús), de seguir obteniendo la sal por su cuenta aunque fueran detenidos por el ejército británico.

El mundo ha cambiado tanto desde entonces, que particularmente dudo de que la estrategia de Mahatma hubiera tenido éxito en el mundo actual. Hace muchos años, si en una democracia mil o dos mil personas se sentaban en una calle a protestar  y llegaba la policía y se liaba a porrazos, le costaba el puesto al responsable policial e incluso al Ministro de turno. Hoy por hoy, en España alguna de las manifestaciones de nuestro movimiento 15M han sido duramente represaliadas por la policía sin que la mayor parte del pueblo haya protestado, y bajo mi criterio, incluso con cierta connivencia. Pero no sólo en España, cada vez que recuerdo como una excavadora israelí pasaba por encima Rachel Corrie, activista estadounidense en los campos de Gaza, un escalofrío recorre todo mi cuerpo. Pero lo que realmente me llena de vergüenza es la nula reacción del mundo hacia ese asesinato contra alguien que estaba pacíficamente protestando contra la ocupación Israelí. Tan pacífica que sentada en el suelo, la pasaron por encima.

Ayer veíamos que en los Estados Unidos detenían a más de setecientos indignados que tomaron pacíficamente el puente de Brooklyn. No se han visto actos violentos, pero  después de que ese país haya ejecutado sin juicio previo a dos ciudadanos (muy malos, pero ciudadanos), uno de ellos con nacionalidad norteamericana, sin que NADIE haya dicho nada al respecto, sin que ningún gobierno haya protestado y además con el consentimiento, o al menos asentimiento de muchos ciudadanos.

La no violencia, es  la guía y el medio del movimiento 15 M y no debemos dejarnos caer en tentaciones que, a veces, nos pida el cuerpo. Porque, como dice el dicho popular, si perdemos las formas, perdemos las razones. Pero debemos exigir esa misma no violencia por parte de las autoridades. La protesta es algo muy democrático al que tenemos derecho y a la ocupación de la calle, tienen tanto derecho las procesiones, las visitas papales, como las protestas contra una sociedad dormida, unos talibanes trileros que nos han robado hasta el alma, unos gobiernos “vendidos” a esos trileros o los recortes en educación o en sanidad.

Anuncios

4 comentarios en “Derecho a la no violencia

  1. Claro que sí, compañero, pero es lo que tiene la anestesia, que al utilizarla muy a menudo, se hace necesario aumentar las dosis para que surja el efecto adormecedor requerido.
    Si no nos bombardeasen a diario con los asesinatos que comete el Estado israelí contra civiles palestinos (en aras de matar sin juicio previo a presuntos terroristas), los que comete el estadounidense contra ciudadanos extranjeros en países remotos (muchas veces incluso traspasando fronteras sin el permiso del resto de naciones) o a señores vestidos de naranja en su propio país (en ocasiones en juicios raros, sin pruebas y contra pacientes que más que en una cárcel, cualquier persona con dos dedos de frente mandaría a una institución psiquiátrica)…. no podríamos ver cada uno de esos casos por separado sin escandalizarnos.
    ¿Y los despidos individualizados pero a discreción?
    Salud, amigo, que nos va a hacer falta.
    P.D.: Y sí, cada día que pasa, más ganas tengo de que se me escape una hostia. Y lo siento.

  2. …..”y no debemos dejarnos caer en tentaciones que , a veces, nos pida el cuerpo”.
    Vale, de acuerdo, pero ahora explícanos de que “marcha de la sal” disponemos, porque yo lo veo con un pesimismo irredento: cada día recortan derechos a los trabajadores, cada día hay más gente pasándolas canutas para comer decentemente a diario, cada día vemos a políticos chorizos pasear tranquilamente por la calle, y la aparente indiferencia del común de ciudadanos, más pendientes de los cotilleos de las telemierdas que del futuro de sus hijos….. bueno, pues ya sabes la medicina que van a aplicar cada vez más a los cuatro gatos discrepantes: primero descalificación, (en ello está la rancia analfabeta), y luego jarabe de palo a “tutiplen”.
    En 1789, en París, no habría cambiado nada con el pueblo sentándose en las plazas.
    Salud y gracias una vez más.

  3. Antoñito y Enrique::

    ¿Cuales son nestras armas? Ellos tienen la sartén por el mango y están dispuestos, como se ve diariamente (anteayer en USA usando gas pimienta contra los manifestantes), a usar la fuerza de los ejércitos y de la policía contra todo aquel que intente siquiera molestarlos. Y tienen el peor arma y el que más daño hace: la desinformación y la manipulación informativa.
    Si queremos cambiar algo, la paciencia debe de ser nuestra marcha de la sal y el voto, el consumo responsable y la presión, el arma que nos lleve hacia la victoria del cambio.

    Salud (¡que falta nos hace!)

  4. Pingback: Noticias y enlaces de interés | Blog oficial de WikiPartido

Los comentarios están cerrados.