La estrategia del acojone

Cuando empezamos con esto del 15M, ya advertí que, si veían peligrar su modo de vida, empezarían con las identificaciones, las acusaciones de desacato y de atentado contra la autoridad.

Anteayer asistíamos a la detención de Eduardo León, fotógrafo que trabaja para el periódico Diagonal. Se pasó toda la noche del miércoles al jueves en comisaría acusado de atentado contra la autoridad policial. Según los fieles sirvientes del capitalismo, Eduardo, por las buenas, le tiró su cámara a un madero que estaba en labores de desahucio.  Varios testigos afirmaron, sin embargo, que la policía se dirigió al periodista y sin mediar palabra le agarraron de los brazos y le llevaron al furgón policial. Si resulta que Eduardo ya ha sido detenido varias veces por denunciar redadas contra inmigrantes y por tanto, es un viejo conocido de la policía. Si resulta que Eduardo vive de su cámara, lo que hace difícil que se dedique con ella a aporrear maderos con el peligro de romperla y quedarse sin sustento. Si resulta también que en los desahucios, los que asisten a impedirlos, casi siempre son los mismos. Y por tanto, si detienen a quién puede aportar pruebas de la brutalidad y violencia policial y de paso acojonan al personal, pues ya tenemos los motivos.

Ayer leíamos en Público que en Granada, más de cincuenta antidisturbios se concentraron la noche anterior al desahucio de una pobre anciana de 61 años. Esta pobre anciana había cometido el gran delito de vivir de renta antigua en un piso del famoso barrio granaíno del Albaicín. Su desalojo, propiciará que una empresa constructora convierta el inmueble en apartamentos de lujo y de renta actualizada. Me pregunto si, podría pedirle a la delegada del gobierno de Madrid 50 maderos que cuidasen toda la noche del estanco de debajo de mi casa que ya lo han atracado cuatro veces en los dos últimos meses. Me pregunto si, podría mandarme otros cincuenta maderos el día de Nochevieja para impedir que, los estúpidos mentesplanas de mi barrio que se dedican TODA la noche a poner petardos infernales en mi portal, puedan hacerlo. Me pregunto también si podría mandar otros cincuenta a los Astados Unidos para recordarle a un tipo que creó una serie de fundaciones para recolectar dinero público que dentro de poco puede ser imputado por corrupción. También me pregunto si podrían mandar otros cincuenta a impedir que me corten la luz cuando deje de pagar el recibo que Fenosa me cobra sin leer el contador: 400 euros de consumo eléctrico en el mes de Enero (dinero que luego todos los años tienen que restarme de los recibos sucesivos).

En fin, que la estrategia de los fascistas es la siguiente. Tú te manifiestas o te concentras para impedir un desalojo y un amable policía, para recordarte quién manda y que eres una puta mierda, te pide el carnet. Un mes más tarde recibes una cartita de la delegación del gobierno con una sanción de 3.000 euros por agresión a un agente de la ley. Si das con uno bastante más zoquete, te dará dos hostias mal dadas y no podrás denunciarle porque no lleva su número visible. Y si te conocen de otras veces, a lo peor te llevan de paseo a la comisaría. Allí te dejan toda la noche, riéndose de ti y llamándote de todo. Luego al juzgado acusado de haberles agredido aunque sea con el calcetín.

Con esto buscan dos cosas, acojonar al personal y sacarnos de nuestras casillas para que recurramos a la violencia y así tener la justificación que buscan para darnos todas las hostias en el mismo sitio.

Anuncios

6 comentarios en “La estrategia del acojone

  1. ¿Para qué entonces estamos en un país democrático?

    ¿Los poderes públicos no están para garantizar los derechos de manifestación, reunión y petición?

    O quizá sea que quien vota, elije y tiene ese derecho sean los bancos y los especuladores que al fin y al cabo son a quién están protegiendo con este timo que llaman crisis.

    Salud.

  2. Es una auténtica vergüenza y un asco. Quieren ejercer como en tiempos del franquismo, y vamos derechito hacia atrás, donde los maderos, los curas y los incultos señoritingos, eran los que mandaban. Quieren como entonces aterrorizar, para enmudecer a los que sufren.

    Y como todavia no ha llegado la democracia de verdad y encima han ganado los descendientes de los que se levantaron contra la república y ganaron asesinando allí por donde pasaban a todo el que queria igualdad y no esclavitud, ésto irá a peor.

    La única esperanza que me queda, es que de una vez la llamada izda. española y europea ejerza como tal, quitándose de una vez esa venda que tienen en los ojos ante su propio comportamiento de seguimiento de la derecha.

    Besos
    L
    L

  3. Los señores, nunca han sido bondadosos con los siervos, Luna. Y ahora no iba a ser distinto.

    Los demás creemos en cosas y pensamos que tal vez estemos equivocados, pero ellos, siempre llevan la razón (si, también debajo del brazo).
    Se saltan la ley cuando quieren, pero luego se acogen a ella como excusa de sus actuaciones fríbolas, mal educadas y sobre todo injustas, fascistas y maltratadoras.

    Un besote, Luna

  4. Para vosotros la Iglesia no tiene derecho a defender a los pobres, porque creeis que eso es patrimonio de la izquierda.

    • ¿Podrías explicarme como alguien que viste de seda, lleva anillos de oro por valor de más de 6.000 euros y dedica el dinero de los contribuyentes, entre otras cosas a acudir a restaurantes de lujo puede defender a los pobres? Y no me digas lo de cáritas porque si, Cáritas hace una labor social envidiable, pero no más que otras muchas ONG’s que no tienen como dueños a pérfidos sinvergüenzas que se dedican a vivir en lujosos palacios con el dinero que el estado les regala en nombre de todos.
      Uno no puede predicar sencillez, pobreza y castidad y vestir de seda, ser multimillonario (con el dinero que te dan) y meterle mano a los niños.

      Salud

Los comentarios están cerrados.