La sanidad dejada de la mano Rancia

Ayer tuve la desgracia de que mi suegra tuvo que volver a las urgencias del Hospital del Alcorcón. Nada que reclamar a unos profesionales que hacen lo que pueden (y más) con los escasos medios que tienen y que, a pesar de trabajar en condiciones tan estresantes que yo no aguantaría ni dos horas, ellos reciben a los pacientes con la sonrisa en la boca y dando todo tipo de facilidades. Pero lo que no se puede consentir es entrar en urgencias a las 10 de la mañana y que te atiendan a las 16:30 horas. Ya digo que no es culpa de los médicos, enfermeras o celadores porque ellos hacen lo que pueden. Al final, como no hay sitio en los boxes, la han hecho “un hueco” en el pasillo mientras permanezca en observación.

Me comenta un amigo que, anteayer, tuvo que llevar a un familiar al Ramón y Cajal. Cuatro horas de espera. No hay camas en el Hospital porque está abarrotado. Le dejan al familiar en el pasillo.

La semana pasada, tuve que pedir cita en el ambulatorio para mi mujer. Era el martes 3 de Enero. La cita, para el lunes 9 de enero.

Estos son sólo tres ejemplos del funcionamiento de la sanidad en la Comunidad dónde desgobierna una mala persona, tirana, estirada y sobre todo, intransigente y cacique.

Pero como todo en este país lleno de cerebros planos que no quien pensar, que no quieren sopesar y que se alimentan de la basura televisiva, siempre hay quién cree lo que los propagandistas de Doña Rancia y sus compinches se encargan de difundir en el medio que más les gusta: la televisión. Así hay mucho pueblo que “opina” que los recortes están justificados porque la gente abusa. Vamos que hay quién opina que los abuelos, el día que no tienen nada que hacer se van a urgencias a pasar el día, a soportar horas de espera en salas infectadas de gente, total para que al final les metan agujas hasta en el culo. ¡Menuda juega!.

También hay quién opina que el abuso viene de quién, pensando que no tiene nada grave, se va a urgencias porque el médico de cabecera tardará entre tres y cinco días en verle. No se vosotros, pero no me veo yendo a urgencias porque me duela la garganta a esperar cuatro o cinco horas incómodo, con fiebre, para que al final me den un paracetamol y me manden a casa.

Pero aunque esto último fuera así, evidentemente tienen todo el derecho del mundo a usar la puerta falsa de la sanidad para ser atendidos puesto que la entrada principal no funciona. Puerta falsa que ya usó Doña Rancia para ser operada de un cáncer en un plazo record. Puerta falsa que está usando el que puede ser juzgado en Argentina por crímenes del franquismo al ser atendido en casa por un médico de la sanidad pública. Privilegio que hace años que no goza ningún mortal que no esté directamente relacionado con Doña Rancia o la política.

Por eso, cuando anteayer comentaba su Consejero de Hacienda que piensan bajar los impuestos, me entra una mala hostia que sólo podría describir con los comentarios habituales que desde principio de año nos deja nuestro compañero Agustín. Es un insulto a la inteligencia, un insulto a todos los madrileños que estén dejando morir de inanición los servicios públicos de sanidad y de educación, que suban un 50% el precio del billete del metro, mientras se dejan de recaudar los fondos con los que se podría evitar el colapso del la sanidad, los barracones que funcionan como colegios o unos transportes públicos más efectivos.

¡La idiocia es un cáncer difícil de extirpar y que se alimenta de basura televisiva!

***

La imagen que ilustra el post es propiedad de Manel Fontdevila
Anuncios

13 comentarios en “La sanidad dejada de la mano Rancia

  1. La puerta para destrozar la sanidad pública se abrió en tiempos del PsoE con el apoyo de los de siempre. Ya se dijo entonces, pero los sindicatos apesebrados practicaron el Dontancredismo.
    Fue una estrategia a medio plazo que se muestra ahora en toda su crudeza, y lo que falta.

    Las tv prodigan anuncios de esa otra sanidad basada en el negocio de la salud, abundando en el miedo a padecer y en la mala atención en la pública. La idiocia debería saber que la buena medicina se practica en la pública; la otra da sensación de excelencia pero tiene un riesgo añadido que no aparece. El goteo de “daños colaterales” tiene escaso eco mediático, sólo alguna sentencia llamativa por la cuantía de la indemnización pero no causa alarma social y no impide que el temor, la comodidad y la sensación de sentirse especial, fuerce a la gente a apuntarse a las sanitax privadas.

    Hay algo de cierto en los casos que refieres. La soledad, la escasez de medios económicos, la mala asistencia primaria, llenan los ambulatorios de gentes que buscan calor (fresco en verano) compañía, complicidades, conversaciones y distracción.

    Antes se iba a la iglesia, ahora, que ya no obligan, se acude al centro de salud.
    En esta sociedad de bullicios, hay gentes que no saben estar sin obligaciones y se buscan hábitos baratos, psicólogos gratuitos. Van al médico y a la farmacia a contar sus cuitas.

    Salud, ¡PUBLICA!

  2. Gracias por la referencia, don Celemín.
    Nace mi diarrea de un cabreo reflexivo. Cuando la salud, la seguridad y la educación se convierten en un negocio, se pierde la salud, la seguridad y la educación, pues la rentabilidad está reñida con las tres cosas.
    Ante la estulticia generalizada hay que intentar desterrarla comenzando por los más cercanos.
    Salud y menos anteojeras

  3. No digo que no JM, pero ahora es cuando todo se ha hecho mucho más precario. Ahora es cuando la sanidad pública se marea por falta de medios en una anemia que se prolonga hasta su muerte definitiva para que renazca en forma sanitaria usaniana, dónde el que tiene paga y recibe y el que no, se muere.

    Salud, amigo

  4. Yo, Agustín ya he empezado a corregir a familiares y amigos cuando sueltan eso de “Repago” u otras lindezas del lenguaje que nos carcome el cerebro. Hay que empezar a educar desde la familia.

    Salud, amigo y siempre es un placer mencionarte.

  5. Las verdades del barquero cuentas y a quien le pique que se rasque.Teníamos una sanidad modélica que se están cargando los carcundias con los malditos recortes para beneficiar a sus amigos de las mutuas privadas

    • Así es, amigo. Pero parece que la gente no quiere darse cuenta. Aunque cuando lleguen a urgencias tarden dos días en un pasillo hasta que te den cama. Entonces protestan a los médicos y no se dan cuenta quién es el culpable de esto. Reclamar es la solución, pero reclamar dejando claro que ni médicos, ni enfermeras ni otro personal sanitario tienen culpa alguna.

      Salud, gracias por leer y comentar.

  6. Nota biográfica: ayer me llamaron a casa para venderme un seguro. Me quedé a gusto diciéndole a la comecial que no, que gracias y que si sabía que trabajaba para uno de los grupos que nos estafan con esta crisis ya que la mayoría de las aseguradoras están en manos de bancos y que no pensaba dar ni un euro más a esa banda de delicuentes de traje y corbata.
    Me quedé de un agusto, que no se hacen ustedes idea, oiga.

    Salud y menos anteojeras.

  7. He de decir que la chica no sabía que decir y yo le pedí disculpas, pues ella no tenía culpa de nada y que sólo hacía su trabajo poniendo la cara por la empresa.
    Pero si al menos sembré la duda en ella y se comienza a preguntar para quién trabaja y a costa de qué, primera semilla sembrada fuera del círculo más cercano.

    Salud y menos anteojeras.

  8. Como dicen que consuelo de muchos, … (no sirve para nada pero cabrea aún más). Te dire que en Málaga las listas de especialidades se “cierran ” en mayo aprox. (es una manera de controlar la lista de espera) y hasta que no la “desahogan” no la abren.
    En Madrid teneis 3,30camas/1000hb, aquí tocamos a 2,60 camas/1000hb bastante lejos de las 8 que recomienda la OMS. Y en cuanto a los últimos hospitales abiertos son tres, el Xanit (privado, donde pasan consulta muchos médicos del Carlos Haya), el Quiron (privado, donde están … los del Clinico). El mini hospital público (22 camas), lleva 7 años para su construcción y aún le queda…. menos mal que la primera piedra la puso ZP.
    En cuanto a las citas, pedí la mía el día 7 y la tengo para el 18, así que quieres que te diga.
    Al menos en Madrid, la gente se mueve y protesta aquí MUDOS COMO PIEDRAS, los primeros los que alli en tu Comunidad se mueven. Claro es facil contra la “rancia” como tu la llamas, pero ¿que pasa con el de aquí ?sobre todo después de lo que hemos sabido de su segundo y su chofer
    Reirme por no llorar, yo si que tengo pago, copago, repago y directamente requetepago con visa cuando tengo prisa.

    Estadisticas camas: http://www.msc.es/ciudadanos/prestaciones/centrosServiciosSNS/hospitales/inforEstadistica/camasInstaladas.jsp
    Poblacion Andalucia: 8.424.102 y Madrid 6.489.680

  9. Aquí amigo mío, no se mueve ni el aputador. Sólo protestan de boquilla y hasta ahora, le echaban la culpa de la sanidad, de la educación, del paro y de la mala hostia del toro que mató a Manolete a ZP. Ahora, no se si se la echarán al Babas o seguirán diciendo que todo es culpa del sin sal del talante.
    La estadística de las camas, se queda en agua de borrajas cuando habría que tener 8 camas por cada 1000 habitantes y tenemos 3. Y para que veas hasta dónde ha llegado el problema te recomiendo que entres en internet y busques la portada de ayer del diario 20 minutos y verás como están aquí TODOS los hospitales.
    Me da igual si la culpa es de Griñán o de Doña Rancia. Lo que nos debería de importar es que ninguno de los dos hace lo que debe y por tanto, no deberían estar dónde están.

    Salud, amigo y gracias por leer y compartir.

  10. Yo he visto al Babas, cuando aún no era Presi, en la puerta de la Paz, acompañado por todo un equipo médico porque había ido a hacerse un chequeo o de visita y salían a acompañarle hasta la puerta con su escolta y todo.
    Ni te cuento el cabreo que cogí esa mañana, lo único que `podía hacer e hice fue fulminarles con la mirada, por si les daba vergüenza, pero nada, qué iluso que soy a veces.

    Anécdotas personales con el sistema sanitario os las dejo para otro día. Gracias-

    • Evidentemente, no tratan igual al rico y al poderoso que al abuelo que viene de Vallecas, Vicálvaro o Villaverde.
      Reservar media planta para ti sola porque te operan de un cáncer de pecho, estando la sanidad como está de saturada no tiene justificación. Que todo un equipo médico deje durante dos horas sus queaceres para centrarse en un político de turno, tampoco. Y quererse cargar la pública porque sabes que tú nunca tendrás lista de espera, ni pasillos como habitación, ni quirófanos mugrientos en algún hospital concertado de mala muerte, eso, debería ser delito además.

      Salud, y gracias por leer y compartir.

Los comentarios están cerrados.