Contra las leyes a favor de las distribuidoras multimedia

No ha durado mucho. Sólo unos cuantos años. El sueño de una red libre, de la comunicación sin controles acabó ayer. El FBI cerró la web de magaupload y ha detenido a cuatro personas en Nueva Zelanda, han dictado órdenes de búsqueda contra otras tres personas  y ¡OJO! que han incautado patrimonio en Holanda, Canadá y USA por valor de 50 Millones de dólares.

A todos se les imputa un supuesto delito contra la propiedad intelectual por valor de 500 millones de dólares. Claro que la valoración de este delito lo hace la parte acusadora, es decir, las empresas de distribución audiovisuales.

No estoy de acuerdo con la “bajada” indiscriminada de música, libros o películas a través de la red. Creo que si los autores no obtienen beneficio por su trabajo, con el tiempo dejaran de haber autores. Porque crear es difícil y más si no te puedes dedicar a ello en exclusiva.

Pero estoy mucho más en desacuerdo con las leyes mal llamadas antipiratería (deberían llamarse leyes pro mafias legales de la distribución), que se han aprobado en USA y que irremediablemente se acabarán aprobando en Europa y en el resto del mundo “civilizado”. No estoy de acuerdo con que muchos libros en EPUB valgan lo mismo que en papel cuando no tienen gastos de maquetación, ni de impresión ni de papel y que encima, contengan faltas de ortografía, errores gramaticales o espacios o símbolos extraños en lugar de la letra “ñ”. No puedo estar de acuerdo con tener que comprar un disco entero con 12 canciones cuando sólo me gusta una. No estoy de acuerdo con tener que pagar casi lo mismo por una película actual que por una de hace cinco años. Y con lo que no puedo estar de acuerdo es que haya que pagar por ver una película que te deja un amigo o que sea ilegal guardar una película, una canción o un libro en un servidor.

Las leyes contra las descargas, son leyes única y exclusivamente a favor de las multinacionales de la distribución. Son leyes injustas salidas del liberalismo que además constituyen la primera piedra para acabar con la libertad de expresión, y con la libertad de la libre circulación en la red y con igualdad. Las leyes contra la red son el primer intento de acallar a los díscolos, de censurar la red y sobre todo de hacer de ella una más de las pantomimas del sistema liberal.

Anuncios

Un comentario en “Contra las leyes a favor de las distribuidoras multimedia

  1. Por una vez y sin que sirva de precedente estamos de acuerdo en ABSOLUTAMENTE TODO.
    #NOSOPA

Los comentarios están cerrados.