Chamanes

Si la economía fuera una ciencia exacta, no habría engañabobos.

En tiempos de crisis, surgen chamanes que pronostican el futuro, que leen las cartas de una baraja con figuras extrañas, que diagnostican soluciones “leyendo” las líneas de la mano o los posos del café. Incluso en Colombia hay “un pollo” que dice que es Chamán y zahorí (él se define como radiestesista) y que le ha soplado al erario público Colombiano más de 150.000 dólares por “evitar” la lluvia durante la ceremonia de clausura del mundial del fútbol 2010.

Este individuo contratado directamente por un tipo que en su currículum dice ser periodista y economista (Juan Manuel Santos, actual presidente de Colombia) y que como buen liberal paga sus excentricidades con el dinero de todos.

Pero no sólo en Colombia cuecen habas. En España, el Banco de España, Gobernado por un tipejo que defiende la moderación salarial, mientras él cobra más de veinticinco veces el salario mínimo interprofesional, juega a adivinar el futuro económico de este país mediante predicciones que meten el miedo a la idiocia a fin de que justifiquen las medidas encaminadas a destruir el estado social y los servicios públicos.

Del mismo modo, la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, juega a ser la diosa del futuro pronosticando una fuerte recesión en buena parte de Europa, para cuya salvación solicita más dinero en lo que han denominado “fondo de rescate” y que no es otra cosa que una bolsa de dinero público que asegure el pago a los bancos en caso de venir mal dadas.

Y digo que ambos, tanto MAFO como Lagarde, juegan a ser adivinos porque que yo recuerde (y reto a que alguien me contradiga sobre lo contrario) NUNCA acertaron un pronóstico y en la mayoría de los casos ni se acercaron a la realidad. Aún recuerdo cuando España crecía por encima del 4% y estos organismos le daban una cifra en torno al 2% (en el mejor de los casos).

Pero además es que cada día estoy más convencido de que los economistas que presumen de salvapatrias son como los echadores de cartas, o como los videntes que salen por los prolíficos canales televisivos de la TDT. Y también se parecen a los curas y talibanes de las religiones que todo lo que no es explicable por la razón y además es contradictorio, lo achacan a la fe.

Estos chamanes de la economía se empeñan en hacernos ver que la economía de un país no es muy distinta a la economía de una familia. Y digo yo que, si tanto se parece y resulta que en el saldo familiar, además de una buena administración, influyen un montón de imprevistos (como enfermedades sobrevenidas que inciden en los ingresos y generan gastos, robos, inundaciones, etc), debemos suponer que en la economía del estado también hay imprevistos que son muy difíciles de valorar.

Uno de estos imprevistos que influye en el déficit pero que en bastante fácil de ver su tendencia, es la no recaudación de la cantidad presupuestada mediante los impuestos indirectos (IVA, IGIC, Alcohol, gasolina o Tabacos) al retroceder el consumo.

Y todas las medidas tomadas hasta ahora, van en el camino del retroceso del consumo. Entonces, ¿porqué insistir en el objetivo del déficit? Pues porque es necesario concienciar a la idiocia de que más medidas destructivas de derechos y del estado de servicios son necesarias. Y así llevamos va ya para tres años.

Al igual que los charlatanes echadores de cartas televisivas, acompañan sus mentiras servidas en bolas de cristal con verborrea y mensajes demagógicos. Así por ejemplo, oíamos decir ayer a La Rancia que no es justo que todas las personas paguen lo mismo, independientemente de su nivel de rentas, por la utilización de los servicios públicos. Se olvida la hija de Belcebú de que los servicios públicos se pagan con los impuestos y que éstos deberían ser progresivos y que por tanto, quién más tiene ya debería haber contribuido más a su sostenimiento. Pero esas palabras seguro que han encontrado acomodo en algún cerebro de la idiocia y pronto serán un rimbombante mantra destinado a timar y esquilmar al pueblo por la utilización de lo que ya paga (o debería pagar) con sus impuestos.

Mientras la estupidez y la memez siga instaurada en el cerebro de la gante y se transmita a través de la tele, no será posible la justicia social ni la salvación del estado social.

Anuncios

4 comentarios en “Chamanes

  1. Bon dia:
    Decía un colega, tan “aficionado” como yo a los adivinadores del futuro, que en lugar adivinar tu porvenir leyéndote las líneas de la mano, podían hacerlo leyéndote las líneas de la punta del capullo.
    Total, el resultado seria el mismo, pero (dependiendo de la pitonisa, claro), muchísimo mas agradable.
    Los MAFO y Lagarde, se ve que se han aplicado el cuento y lo hacen a base de tocarnos “los gemelos del sur” que diría Malatesta, pero acertar, no aciertan ni una.
    Disfruta/emos de la mañana

  2. Hombre, como vicio prefiero el de la lecturara de las arrugas del prepucio, al menos da gustirrinín.

    Lo más preocupante es que siempre hay estúpidos que creen en esoterismos varios.

    Disfruta del día, compañero…

  3. Y no te puedes imaginar cuantos, por desgracia de la inteligencia.
    ! quele vamos hacer¡
    Disfruta / emos de la noche

Los comentarios están cerrados.