Relato corto de Verano

****  ________________  ***********  _____________  *******

Osvaldo seguía agazapado tras los adobes de la destartalada cuadra. Debería estar ahí un rato largo. El peligro nunca pasaba deprisa y no podía estar estar seguro de que su vecino de tantos años no le había reconocido.

Todo había empezado años atrás…

Primero empezaron a timar a la gente en una etapa que llamaron crisis. Los ciudadanos pagaban más y más impuestos sobre bienes de primera necesidad. Para empezar, recortaron los derechos sanitarios. Las escuelas públicas comenzaron a estar saturadas de alumnos. No había dinero para los ciudadanos pero los políticos decidieron emplear miles de millones de euros de los impuestos para intentar salvar a una entidades bancarias que, los mismos políticos metidos a banqueros habían saqueado.

Cinco años después, la electricidad empezó a ser un artículo de lujo. La policía se pasaba por las casas a detener a aquellos que la compañía eléctrica denunciaba porque estaban consumiendo electricidad sin pagarla. Los hospitales y centros sanitarios públicos poco a poco fueron cerrando servicios: primero las urgencias de muchos de ellos, luego se les ocurrió cobrar por ocupar las camas, después redujeron las comidas de cinco diarias a cuatro, mas tarde a tres para acabar pagando el enfermo el menú diario. Comenzaron emitiendo una factura a modo de “información” y acabaron cargando al ciudadano el coste del servicio sanitario prestado. Al final poco a poco fueron cerrando porque nadie podía pagar sus servicios. Algunos, los mejores se convirtieron en centros privados regalados a los señores del liberalismo.

Las escuelas públicas fueron obligadas a admitir a todos los alumnos que solicitaban plaza. Se fueron ocupando espacios como bibliotecas, gimnasios, comedores y salas de informática como aulas. Los ratios por alumnos fueron creciendo cada año hasta hacer imposible dar clase. Los centros se convirtieron en peligrosos guetos dónde los estudiantes eran robados, violados y masacrados por otros alumnos sin que nadie pudiera hacer nada.

La Universidad elevó sus tasas hasta convertirla en algo sólo al alcance de las élites. De todas formas, tampoco había estudiantes para llenar sus aulas ya que el fracaso escolar en los institutos de enseñanza media, alcanzaba el 98%.

A mitad del periodo que llamaron crisis, los fascistas llegaron al poder camuflados en un partido que decía ser democrático. El cartel lo encabezaba un tipo nulo que sólo decía vaguedades, perogrulladas y frases hechas. Sólo era un hombre de paja. Detrás estaban los verdaderos fascistas que acabaron copando legalmente todos los estamentos (gobierno, poder judicial, prensa, …). Nada más llegar al gobierno se cargaron por decreto ley todos los derechos laborales. Desprestigiaron durante años a los sindicatos de forma que, cuando cometieron el latrocinio laboral, nadie quiso seguirlos. Todos pensaban que a ellos no les tocaría. Pero al acabar con la negociación colectiva, se impusieron las rebajas salariales. Poco a poco los salarios fueron retrocediendo hasta convertirse en poco más que limosnas. Más tarde, los trabajadores sólo podían acudir al médico (cuando lo había) fuera de la jornada laboral. Se les dejó sin sueldo cuando enfermaban, sin vacaciones, se acabaron las jornadas laborales regladas, los contratos, etc. El trabajo se convirtió en una especie de selva dónde imperaba la ley del más fuerte. Y los más fuertes eran los inmigrantes que estaban acostumbrados a malvivir decenas de ellos en la misma casa, a trabajar de sol a sol por salarios de miseria y a obedecer sin rechistar.

Y como siempre, el distinto, el más pobre o el más débil acaba pagando el pato, la población fue cogiendo ojeriza, primero y odio más tarde, a todas aquellas personas con apariencia de ser sudamericanas, árabes o caucásicos. Se produjeron linchamientos contra la población foránea hasta acabar con la mayoría de ellos. Muchos tuvieron que huir, otros murieron en enfrentamientos en las calles o víctimas de saqueos. Sólo unos pocos con apariencia de europeos occidentales pudieron salvar la vida. A cambio, debían falsear sus documentos, sus orígenes, ocultar sus nombres, sus acentos, todo aquello que pudiera delatarles porque tras las luchas intestinas fueron declarados ilegales. Tras la vuelta al código penal de la pena de muerte, algunos fueron condenados a morir en la horca (como en la edad media) acusados de crímenes contra el estado y contra el pueblo español. Se eligió la horca para que sirviera de escarmiento.

En las protestas ciudadanas, que las hubo, la policía aplicaba violencia extrema primero y como aún así no fueron capaces de controlar a la gente a la que le habían inculcado que la violencia solo genera violencia, acabaron por prohibir las concentraciones, las manifestaciones y cualquier forma de protesta. Miles de personas fueron detenidas y condenadas bajo la legalidad de un nuevo código penal que los fascistas se dieron prisa en aprobar. Se obligó a los ciudadanos a asistir a las celebraciones religiosas católicas, se prohibieron las demás concesiones y se controlaron los medios de comunicación.

Osvaldo era uno de esos inmigrantes con piel clara, ojos azules y complexión atlética que le hacían parecer europeo. Llevaba huyendo desde los primeros años 20. Cada vez que creía reconocer a alguno de sus vecinos de Madrid, hacía el petate y emprendía el camino. Buscaba otra ciudad, otro pueblo, otro lugar escondido dónde las posibilidades de encontrarse con alguien que hubiera vivido en Madrid y le conociera, fueran remotas. Tuvo que dejar que su mujer huyera a Marruecos con sus hijos, desde dónde volvieron a Ecuador. Desde hacía casi quince años que no tenía noticias de su familia. No podía arriesgarse.

Ya había pasado el tiempo suficiente. Ya podía salir del cuchitril dónde permanecía agazapado. Se limpió las rodilleras, y emprendió camino hacia lo que le servía de cobijo, que alguna vez fue una casa y ahora no pasaba la calificación de chabolo en todos los sentidos.

No había dado ni veinte pasos por la calle que llevaba a su hogar cuando de frente y a unos cien metros aparecieron la Guardia Civil y quién había sido su vecino durante años en el barrio de Pueblo Nuevo de Madrid.

Osvaldo sólo necesitó unos segundos para tomar la decisión de girar hacia la izquierda y salir corriendo. Diez segundos después, alguien tiró de él y cayó por un oscuro túnel. Aturdido, se levantó en una absoluta oscuridad. Poco a poco sus ojos se fueron acostumbrado a la penumbra y descubrió tres figuras que le observaban sentados frente a él. Una tenue luz apareció en uno de los costados de la estrecha sala dónde se encontraba.

Una de las figuras de la penumbra comenzó a interrogar a Osvaldo.

  • Te hemos estado observando y está claro que huyes de algo y que te escondes de las autoridades.

Osvaldo no contestó.

  • No tengas miedo, nosotros no somos tus enemigos ni te vamos a denunciar.

  • ¿Quién sois? – replico Osvaldo-

  • Amigos. ¿de qué o de quién estás huyendo?

Osvaldo no se fiaba de ellos y calló.

  • Está bien -comentó otra de las figuras oscuras- Me llamo Hielo y estos son Gretel y el Maestro. Somos miembros del movimiento ciudadano por la democracia y la libertad.

  • Y, ¿Que queréis de mi?

  • En realidad nada, amigo. Sólo te hemos salvado de los fascistas. Todos los que huyen de ellos son amigos nuestros.

Fuera del zulo, la Guardia Civil, buscaba y rebuscaba el escondrijo dónde por fuerza había desaparecido el fugitivo.

Nunca lo encontraron y de cómo Oswaldo fue una pieza clave en la liberación del estado del yugo fascista es otra historia que os contaré en otro momento.

Estas líneas son la despedida del curso. Empiezo las vacaciones. Periodo en el que he de replantearme algunas cosas. Ahora mismo estoy tan saturado mentalmente y tan cabreado con los ciudadanos de este país que debo decidir el rumbo que le doy al blog. Probablemente vuelva descansado del periodo vacacional y con ganas de seguir el la misma línea. Pero también hay alguna posibilidad de que la quemadura que llevo encima, acabe frustrando un proyecto que empezó hace dos veranos (primero en blogspot y al año siguiente en wordpress) y que ha superado todas mis expectativas. Nunca se me pasó por la cabeza tener una media de más de 270 seguidores diarios. Nunca pensé que 70.000 personas en un año, tuvieran interés por lo que yo pudiera decir. Nunca pensé que me haría ser mucho más tolerante. Nunca en definitiva, pensé en aprender.

Vosotros, los lectores habituales os merecéis algo más que un pobre ciudadano al que le gusta escribir y contar cosas. Por eso, solo quiero daros las gracias por haber estado ahí día tras día y por haber hecho de mi afición una obligación diaria (bueno sólo de domingo a jueves).

Os deseo que paséis un buen verano. Allí dónde voy de vacaciones internet es aún algo poco habitual y muy particular por lo que no creo posible subir nada a la red durante estas semanas.

Prometo volver, aunque no sea nada más que para despedirme.

Siempre es un placer escribir para vosotros.

Anuncios

14 comentarios en “Relato corto de Verano

  1. Muchas gracias por todo tu trabajo y por poner un poco de luz en esta gran estafa.
    Que pases buenas vacaciones.

  2. Igualmente te deseo que pases una buenas vacaciones y descanses lo máximo posible. Te sigo “en la sombra” desde hace unos meses en tu blog y ya se me antoja imprescindible tu presencia y tu prosa, sobre todo en estos momentos. Ojalá y que como dices reúnas las suficientes fuerzas para continuar dedicándonos momentos de despertar mental a todos nosotros.
    Sea como sea lo que decidas, un abrazo muy grande. Y si no continúas por aquí seguro que algún día nos vemos en las barricadas.

  3. Gracias a ti, David y a todos los de la “sombra”. La resistencia se hace necesaria e imprescindible allí dónde esté.
    Seguro que nos encontramos allí donde haya algo que defender.

    Salud, amigo

  4. Gracias por todo y que descanses. Sabes que somos muchos los que te seguimos, también a algunos de los que por aquí comentan como Red Varon. Buen estío y salud.

    • Que extraño me resulta que alguien me diga que me sigue cuando tengo el sentimiento de que el seguidor soy yo. Es lo que tiene la red, no tiene jerarquías, cuentan las ideas, no los nombres, te puedes trasladar de un nodo a otro por infinidad de caminos y siempre descubriendo cosas nuevas y a veces muy interesantes.

      Ahora, cuando se dice que sigues a alguien, se sigue a un avanto, un ser virtual que se conforma en la red en forma de blogger, twitero, facebookero o lo que sea. Los hay muy interesantes como el amigo Celemín. Pero lo más interesante es que cuando aparece Red Varon también aparece Celemín, Palinuro, Escolar, Arian seis, Sara, David, Pablo, JM, Navarro, López Torres, Wayoming, Ébole, etc, etc, etc, todos igualados y disponibles: hay talento en la red y altruismo para compartirlo sin precedentes. Por eso va cambiar la sociedad, está cambiando, no se hacia dónde ni de qué manera pero no va a ser igual.

      Celemín está confuso. Mi diagnóstico es infección de ciberciudadanía. Un nuevo virus que nos va atacando a todos poco a poco, nos va transformando y empezamos a sentirnos distintos de lo que antes nos hacían creer que éramos: ciudadanos, pero alienados. La red nos está emancipando a buen ritmo y esto ya no lo para nadie. Por eso Celemín volverá, o mejor dicho, no se puede ir; entró en la red y esto es como cuando se aprende a leer, es para siempre; letras que ves, significado que atribuyes. Pero ahora en global y eligiendo, no absorbiendo lo que imponen los poderos.

      Sara, gracias por “seguir” Celemín, a mí me hace mejor persona y prueba de ello es que por él decubrí a Artal y gracias a ella he descubierto esto:

      http://mecanicadelmuro.wordpress.com/

      Que comparto (para los que no lo conozcan todavía) para pasar unas vacaciones un poco más entretenidas.

      Nos “seguimos” en la red. Salud y muchos nodos rojos.

  5. Que disfrutes de tus vacaciones. Ojalá que cuando vuelvas, algo auunque sea mínimo,haya cambiado.

    Un saludo fuerte

  6. Gracias por tu dedicación, tus ideas y tu ejemplo. Estoy seguro de que retomarás tu actividad difusora de humanidad porque si te sientes quemado por el gran trabajo que has sido capaz de hacer, más te vas a quemar si dejaras de hacerlo: eres una persona con conciencia, y eso obliga. Y yo me alegraré mucho si eso es así.

    Es bueno poner distancia a las rutinas, mirarlas con perspectiva. Siempre aparecen nuevos perfiles que te estimulan para continuar en la brecha.

    Disfruta de tus merecidas vacaciones, que sean un paso atrás para tomar impulso.

    Salud compañero y un fuerte abrazo.

  7. Descansa ¡lo tienes merecido! otros esperamos cansarnos de trabajar aunque muchos piensen que somos unos vagos.
    No olvides que esperamos leerte aunque no escribamos
    Nos das mucha energía!!
    Gracias mil gracias Celemin
    Ahora trabajando aunque durará poco os deseo a todos mucha salud y ganas de lucha

  8. Gracias a ti Celemín por arrojar una luz entre tanta oscuridad neoliberal, somos muchos los que pensamos que esto es una enorme estafa. Este fin de semana me he dado el placer de escuchar unas declaraciones de Juan Torres López y una intervención en el congreso de Alberto Garzón, … me alivia un poquito haber dado mi voto a IU y ver que hay alguien en el congreso que defiende a la gente y ataca a los bancos, y resulta patético escuchar la réplica del señor De Guindos, al que le sobra la mitad del tiempo que usa porque sólo lee lo que le escriben. Somos más, venceremos, y lo celebraremos y entonces verás que todo el tiempo y energía empleado en denunciar esta estafa habrá valido la pena.
    Salud y buenas vacaciones

  9. Disfruta de tus vacaciones, y espero que esa velada “amenaza” no se cumpla y te tengamos fresco y con ganas de seguir luchando de nuevo por aquí.
    No siempre comento pero te leo cada día, como imagino que habrá otros muchos y muchas, de manera que has de pensar que tu compromiso cuasi diario en este blog entiendo que es de gran utilidad, consideralo así.
    No me pierdo tampoco el blog de Escolar, donde veo tu invariable comentario y tambien el o los de Red Varón, siempre acertados y que suscribo al cien por cien; así que como veo que comentó aquí aprovecho para saludarlo.
    No desfallezcais, salud y un abrazo.

  10. Tras una semana aquí, dónde el cierzo da la vuelta, me he enterado que hay una wiffi abierta con la que puedo estar en contacto con el mundo.
    Os doy las gracias a todos y creo que no podría estar sin escribir lo que siento aunque he tomado la determinación de actuar más y cabrearme menos.
    Así que pronto colgaré un post aunque durante las vacaciones no será diario. Voy a hacer un esfuerzo porque saa semanal.
    Salud a todos y mucha lucha para acabar con estos hideputas arruinadores!!!!

  11. Hola Celemín, soy un reciente seguidor de tu blog y aunque por un lado deseo que desconectes por completo de esta podredumbre en la que estamos inmersos, tengo “mono” de leer más de tu incontenencia verbal con la que sigo la realidad de este engendro de país.

    Recarga bien las pilas y piensa que el que se cabrea es porque algo le importa (algo a lo que la chusma política hispana ya es inmune), lo cual a su vez es compatible con una mayor determinación por actuar, ya que es ahora cuando está quedando a evidencias de todo el mundo nuestro pasotismo y las preocupaciones reales (futbol, cotilleos y mierdas del estilo).

    Espero impaciente tu reflexión sobre las recientes medidas, desde el “que se jodan” de la hija pija-hooligang del inefable Fabra hasta la paradoja de un nuevo ataque al estado de bienestar semanas después de una amnistía fiscal a las grandes fortunas.Esto se nos viene abajo y seguimos con la venda puesta.

    Ánimo en tu empeño por rebelarte contra esta realidad. Mientras tanto disfruta y descansa estos días, que falta te hacía.

Los comentarios están cerrados.