El fascismo y su comportamiento como las fieras heridas

A los dirigentes del partido de la caspa, los negocios sucios y la involución, no les gusta que la gente muestre sus disconformidad contra sus personas o sus políticas. Acostumbrados durante su vida de acomodo y negocios poco claros al ordeno y mando, no soportan que nadie les eche en cara que seis personas murieron porque el Presidente de la Diputación de Palencia se gastó los cuartos vaya usted a saber en qué, en lugar de en eliminar un punto negro de una carretera en la que, en los últimos años ha habido cinco accidentes, todos con víctimas mortales.

Debió pensar la directora general de tráfico (que desde que lleva en el cargo ha reventado todas las tasas de muertos en accidentes que el anterior gobierno logró rebajar hasta límites de los años 60 del siglo pasado) que estaba en casa y que sería bueno aparecer por un pueblo de mala muerte dónde como dios manda la gente se comporta y vota a su partido. Sería una forma barata de manipular a los electores con las imágenes que dieran la vuelta a España a través de ese medio tramposo y cavernícola que es la TV. De la misma forma debió actuar el presidente de una de las instituciones, franquistas donde las haya y que el partido de los negocios no quiere desmantelar porque en ellas tiene aseguradas grandes bolsas de basura negras por fuera y moradas por dentro. Acostumbrados como digo a los vítores y aplausos, no calcularon que en ese pequeño pueblo burgalés de dónde procedían los fallecidos, la mayor parte de la población veraniega llega desde lugares civilizados en los que el partido de los negocios tiene, al menos réplica en la calle. Y les sentó tan mal las réplicas y acusaciones vecinales que tuvieron que interponer a los escoltas entre las señoras crispadas y ellos a fin de que no recibieran en el calor del abucheo un guantazo bien dado que es lo que las madres de esa edad acostumbraban a dar a sus hijos cuando cometían alguna tropelía.

Y es que, al partido de la caspa no le gustan las verdades, ni las aglomeraciones. A veces, como en la manifestación de funcionarios del 19 de Julio en Burgos, cuando saben que los que protestan son en mayoría votantes suyos algo cabreados pero sin peligro de saltar el redil, dejan hacer sin que haga falta ningún control de los que salvaguardan a los poderosos en lugar de a la ciudadanía que los paga, porque saben que, una vez concluida la marcha silenciosa y borreguil, la mayor parte de ellos se darán por satisfechos y volverán a sus casas con la intención de voto intacta.

En otras ocasiones sin embargo, necesitan castigar a los díscolos, con la cárcel si es posible y sino con el deterioro de su imagen a base de manipulación informativa y de montar un fregao dónde apenas hay una gota de agua. Es el caso del mejor alcalde de este país y del sindicato obrero andaluz y los carros de la compra sacados indebidamente del mercapena y del Carrefour. Todos conocemos el caso de algún delincuente de barrio que entra y sale del cuartelillo porque le han pillado robando en “El Corte Inglés” y que lo han tenido que soltar porque los hurtos (robos menores de 400 euros sin fuerza) no se castigan según la legislación vigente con pena de cárcel. Sin embargo el interés de ese personaje fascistoide que tenemos como Menestro arrea maderos, era que el Señor Gordillo visitara el Talego. Tan fuerte era la histeria de este personajillo que hasta le envió una notificación al Ayuntamiento de Marinaleda para que su Alcalde se presentara en el juzgado, algo a todas luces irregular e ilegal (ya sabemos que a estos miserables les gustaría que la separación de poderes no existiera ni siquiera en el papel).

Por estas razones, veo muy peligrosa la llamada en la red a rodear el congreso el 25 de septiembre con el fin de conseguir que se disuelva y obtener un periodo constituyente. No es que la medida me disguste. Nada me gustaría más que conseguir que todos estos babosos adláteres del Babas acabaran con sus huesos en la cárcel. Éstos y alguno del partido de la democracia cristiana que lleva el socialismo sólo en su nombre. Pero, esa llamada es una arenga a la revolución en toda regla. Y las revoluciones sólo se pueden hacer cuando hay apoyo. Si a esta llamada acudieran uno o dos millones de personas, en cuatro días teníamos el cambio conseguido. Por el contrario si sólo somos unos cuantos miles, la mayoría acabarán(acabaremos) encarcelados acusados de sedición.

No se quién está detrás de esta llamada, pero por el bien de todos, espero que no sean los fascistas de manos sucias (esos que mandaron a una Barbi maleducada a montarle la gresca a Gordillo en la cadena del fango). Y por el bien de todos espero que quienes han convocado esto, tengan todos los ases de la baraja bien guardados o al menos la mayoría y el resto controlados. Porque de no ser así, hay tres opciones: que sea un rotundo fracaso y los fascistas se conformen con unas cuantas hostias de la policía (nada irreparable). Que sea un rotundo éxito con millones de personas en la calle pidiendo el cambio (lo que sería perfecto). O que seamos unos cuantos (20.000, 30.000, 40.000) y acaben deteniendo a cientos de nosotros y a parte de las cuantiosas multas nos acusen de sedición.

Tal vez, esta convocatoria, sea uno de las últimas opciones de no perder el tren del progreso. Si no cogemos el tren, el invierno del futuro será peor que el invierno ruso de las tropas de Napoleón.

Anuncios

10 comentarios en “El fascismo y su comportamiento como las fieras heridas

  1. La convocatoria del 25-S es algo que me tiene confundido. Asombra el silencio informativo al respecto. (Algo que, no siendo nada nuevo, en esto es abrumador) Luego, la gente que sigo habitualmente y me merecen respeto, no están por la labor y así lo manifiestan. Y a los que pregunto directamente… no se pronuncian. Si leo el manifiesto, es impecable. Y responde a lo que tantos venimos pidiendo.
    Pero comparto tu misma inquietud…

    • Esta convocatoria, Narbona, a todos nos trae de cabeza. A todos menos al Gobierno que parece no darle importancia.
      Entiendo el secretismo de la convocatoria porque con la ley que se sacaron de la manga los casposos del partido de los negocios, el convocante (o convocantes) acabaría arruinado y en la trena. Pero con todos los movimientos fascistoides pidiendo cosas que la gente estúpìda cree que son nuestro problema (desparición de las autonomías, del senado, del Congreso, de los sindicatos, etc), hay que tener mucho cuidado con lo que se apoya.

      Salud,

  2. No, si eso que indicas finalmente es lo único que tengo más que claro. Que no funcionen las instituciones o que el status quo existente desde la Transición está agotado, no implica que se esté por la desparición de las autonomías, del senado, del Congreso, de los sindicatos, etc). Los que sabemos de dónde venimos, no nos planteamos tesituras fascistoides, que por cierto, no pasa un día que no surja en alguna conversación y desde las personas que menos pudieras imaginar de tu entorno. Escuchas cada cosa que te quedas con las patas colgando.
    Y es entonces cuando te percatas de que no ha habido en todos estos años una auténtica como efectiva pedagogía democrática. Que achaco a que es el resultado de la, para mí obscena, cohabitación entre Democracia y Franquismo. Producto de la Transición.
    Salud,

    • Realmente no existió tal transición. Realmente fue una mano de pintura sobre las viejas humedades que, finalmente, han vuelto a aflorar y se han apoderado de nuevo de este edificio que es España. Hubo unos años (pocos) en los que algunos de los prebostes del régimen casposo y genocida del dictador, estaban con el culo prieto pensando que acabarían sus días en la cárcel. Pero tras el pacto de Isidoro, Suárez y la CIA sobre el modelo de estado y el cambiar las formas para no cambiar el fondo, fueron recuperando la confianza hasta hacerse de nuevo con las riendas. Todavía me río (por no llorar) cuando se decía aquello de que el techo electoral de Fraga estaba en los cien diputados. Ahora, una vez que han colocado a todos los rancios en los puestos relevantes sólo les queda volver a hacer de las suyas, arruinando de nuevo el país (como llevan haciéndolo desde el siglo XVI), arrinconando a los díscolos y progresistas y volviendo a la iglesia, la misa y los toros como símbolos de un estado que sólo les viene bien a ellos.
      La ruptura y la guillotina es la única forma de cambiar este sistema. No puede haber educación si quién tiene la obligación de aportar para su enseñanza, no está dispuesto a ello y además hace lo posible para que cualquier atisbo de enseñanza en la libertad, la tolerancia y el respeto, acabe en la hoguera.

      Salud, amigo.

  3. Estamos metidos en un buen lío y en buena parte debido a nuestra acomodación producto de una perversa cultura política basada en aquel “no te metas en política” del franquismo y en una orquestada campaña de descrédito de los que optamos por dedicarnos a la política, como “animales políticos” que somos, en los niveles más cercanos a la gente.

    Soy sindicalista desde hace más de 25 años y nunca me he sentido no ya valorado, pues eso sería más una cuestión de mi forma de actuar, sino respetado; ni por patronos ni por trabajadores.

    Duele mucho oír a ciertos patronos, referentes socialistas, que digan (amenacen) a trabajadores que no se les ocurra afiliarse a un sindicato. Pero más te duele que los trabajadores tengan la idea de que tu función es un enfrentamiento cara a cara con el patrón entrando incluso en cuestiones personales.

    Aquí el tema de la representación nunca se ha terminado de comprender por la ciudadanía y de ello se han aprovechado los representantes sin escrúpulos. Han conseguido que el ciudadano se sienta colmado con participar el día de la votación, un trascendental engaño.

    Cuando yo he entrado a negociar una reivindicación con el patrón de turno lo normal es salir con la cabeza caliente y frustrado por que no suelen dar el brazo a torcer. Acto seguido se convoca una asamblea y lo más frustrante es ver que solo vienen un 1% de los trabajadores o menos. En esa asamblea es donde el representante necesita el apoyo de los representados para decidir una acción (participación) para presionar (sentada en la puerta con llamamiento a los medios, paro de actividad, etc). Pues tristemente esto, tan sencillo y simple, no somos capaces de hacerlo y consecuencia de ello es que se rían de nosotros.

    Si al primer conato de ataque a nuestros derechos se respondiera con contundencia para obligar al dialogo y a negociar otro gallo nos cantaría (Francia es un gran ejemplo, su sociedad está bien unida frente al poder, cuando éste toca a cualquier sector todos los demás salen en su defensa, por algo su salario base supera los 1300€).

    Entramos en una fase de reivindicación y defensa de nuestros derechos pero no estamos unidos por carecer de una sólida cultura política, lo que nos hace dudar hasta de las propuestas propias. Nos han sabido hacer que desconfiemos hasta de los sindicatos: “como no nos representan, no participamos”. Están para canalizar el conflicto que nosotros planteamos, pero hay que plantearlo participando, obligándoles a que sean nuestros representantes.

    Con los diputados, tres cuartos de lo mismo. Les votamos a ellos en nuestras circunscripciones, pero nos hacen pensar que votamos al líder del partido. Pues no, hay que movilizarse contra ellos y decirles alto y claro que se dejen de aritméticas parlamentarias y de disciplinas de voto y hagan lo que sus votantes les piden, y si no obligarles a dimitir.

    Esa manifa del 25-S es un arma de doble filo como bien apuntas en tu post. Pero una buena manifestación delante de las agrupaciones provinciales de los partidos contra los Diputados que incumplen lo prometido puede ser más eficaz. Los mineros consiguieron romper la disciplina de voto de alguno de sus senadores, poco se ha comentado en los medios por que ese es el camino: sacar los colores a los que votamos directamente, al legislativo que se oculta tras el ejecutivo elegido indirectamente por aquel.

    Si se consiguiera que cayeran 10 diputados del PP, perderían la mayoría. Y si siguiéramos con esta dinámica se haría lo que el pueblo digera; es decir democracia y a partir de ahí a plantearse las reformas que el pueblo proponga.

    Participación y representación están muy desajustadas y en gran medida la culpa es nuestra.

    Ánimo, se puede. ¡No pasarán!

    Salud, que el otoño se presenta calentito.

    • La iglesia tiene mucho que ver en este pensamiento generalizado de “no te metas en política” que no es otra cosa que aquello que siempre han dicho los curas de “no te metas en lios” y que viene de uno de sus postulados más asquerosos como es que “Dios lo quiere así”. Los emblemas que aparecían en las monedas de franco y de los reyes de “Francisco Franco Caudillo de España por la gracia de Dios” son prueba de ello.
      Aquí no hay cultura solidaria. Cada uno va a lo suyo y si se puede aprovechar de la delicada situación del vecino, nadie duda en hacerlo.
      La gente tiene clarísimo que los sindicatos están para resolver sus problemas particulares y cuando han tenido algún conflicto lo primero que hacen es ir al sindicato (aunque no sean afiliados). Cuando el sindicato les dice que no pueden hacer nada, entonces tienen claro que los sindicalistas son unos vividores que están allí para no trabajar y no para ayudar al trabajador. Nunca se preguntan porqué los sindicatos deben vivir de las aportaciones del estado ya que, al ser la afiliación muy baja no pueden vivir de otra forma. Nunca se preguntan que esta situación ha llevado a las cúpulas de los sindicatos mayoritarios a tener que “tragar” sapos y comulgar con ruedas de molino para no perder la financiación. Nunca son conscientes de que si no aportas nada, no recibes nada y que no puedes esperar sentado a que los demás te salven del incendio de tu casa.
      Con esta cultura nuestra de la picaresca, el indivudalismo y el pensamiento simple, no es extraño que seamos uno de los países más retrasados de la UE.
      La gente está acostumbrada a sumarse el primero a lo que los demás consiguen y así nos pasa lo que nos está pasando.
      Lo primero que me llamó la atención de las primeras asambleas de barrio del 15M es que la gente exponía allí sus problemas particulares y que después preguntaban, ¿Cuándo me lo vais a arreglar?.

      Salud, amigo RED.

  4. No quise extenderme más sobre la “modélica Transición”. Hecha, al modo “lampedusiano” (cambiarlo todo para que todo siga en las mismas manos) Pero veo que compartimos diagnóstico sobre ella, nuestra historia, y… sobre la solución: Ruptura y Guillotina como único modo de CAMBIAR el sistema.
    Un abrazo.

    • Gracias por el enlace. No lo había leído pero está en mi sintonía. Cada día que pasa estoy más convencido de que en lugar de ayudar a la causa, supondrá un retroceso y una carnicería.

Los comentarios están cerrados.