La “normalidad” de los amorales

Mari Loly es esa disparatada chica de provincias, de familia de misa, mantilla y peineta que pasó de la idiotez de una reina de la feria de ganado en Albacete, a la estupidez de quién se cree que todo vale y que se puede mentir y deformar la realidad constantemente.

No voy a contar aquí los disparates, aberraciones y mentiras que a lo largo de su “carrera” ha soltado por la boca mis feria del ganado Albacete 1977. Quién tenga interés que acuda a uno de los buscadores que hay en la red, dónde puede sacar material de sobra. Sólo decir que desde la invención de su apellido (su progenitor se apellida “Cospedal” a secas y esta estúpida lo cambió por “de Cospedal” creyendo que así le daría más caché) hasta su imputación por un juzgado de Coslada por calumnias a la agencia de Detectives Almirante, hay tantas, que no será difícil localizar una buena colección de ellas.

Soy consciente de que las vaguedades verborreicas de este ser vanaglorioso van dirigidas a sus partidarios. Esos que, digan lo que digan y hagan lo que hagan les defienden en cualquier ocasión y repiten como memos cualquiera de sus capciosos mensajes.

Este club de la comedia que nos trae Mariano el Babas, personalmente me irrita y excita de forma que me cuesta mucho no perder los papeles.

Ayer, esta insulsa hija de su madre, malandrina y mentirosa, dijo querer “romper una lanza por muchas personas que se dedican a la actividad política“, porque “la inmensa mayoría lo hace de buena voluntad, trabajando mucho, dejando en ello mucho esfuerzo, quitándole mucho tiempo a su familia y a su vida particulary además, “lo hacen por un salario normal“. Claro que, viniendo de una tiparraca que, al parecer cobra cuatro salarios y se embolsa 223.000 euros (declaración del 2010 cuando aún no era presidenta de Castillla La Mancha) y comparado con el salario base en España (7.696,80) no parece que lo suyo sea muy normal. Claro que, si su jefe declara 98.000 euros recibidos del Partido de los negocios a los que hay que sumar los 42.000 euros que recibía en 2010 como diputado más los 78.185,04 de presidente del Gobierno, lo “normal” es acercarse a los 220,000 euros anuales. 28 veces más “normal” que el salario mínimo y diez veces más “normal” que el salario medio.

Aunque lo más difícil de “normalizar” es el incremento patrimonial de estos asquerosos arruinadores con complejo de salvapatrias. Lo difícil es “normalizar” el cigarral que Mari Loly tiene en Toledo valorado en 2,5 millones de Euros (algo que con mi salario no podría conseguir ni en toda su vida laboral aunque no comiera, ni gastara en nada). Lo difícil es hacer “normal” los inmuebles que el registrador en la sombra tiene valorados en 3,8 millones de Euros. Lo difícil es hacer pasar por “normal” que a uno le toque la lotería tantas veces como para justificar 8,3 millones de euros en un lustro y aún así no poder demostrar la procedencia de 3,3 millones de euros.

Y sobre todo, lo más difícil de todo es asumir que Mari Loly diga que también sabe que tiene que dar ejemploy que están “muy dispuestos a darlo a los ciudadanos“, ademas de asegurar que si se hubiera aprobado antes la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, algunos cargos “lo habrían pasado muy mal” [se supone que no los de su partido].

Y es que, en el Partido de los Negocios todos los días nos cuentan algo que de no estar arruinándonos la vida, nos sonaría a chiste pero que, dada la situación, es para cagarse en la puta madre de alguien y desahogarse a gusto.

Eso o hacer que la situación revierta hasta que acaben pagando por todas sus normalidades.

Anuncios

6 comentarios en “La “normalidad” de los amorales

  1. Esta canalla también dijo “no voy a dejar a nadie en la cuneta”. Pudo decir: abandonado, en la estacada, a su suerte, pues ¡no!: CU-NE-TA.Viendo cómo se las gasta esta menda me resultó imposible evitar pensar lo peor: víctimas de la guerra civil pendientes de una sepultura digna. Es repugnante esta provocadora meapilas. Dudo mucho que lo dijera sin mala intención.

    No os podéis imaginar la que nos ha caído a los castellano-manchegos con este monstruo. Lleva más escolta que el Presidente del Gobierno.

    Salud y contención (es que la fostiaba, con perdón).

    • Es “normal” que lleve escolta. Una tiparraca así, sin escolta es “carne de cañón”. O como dicen en mi pueblo “el que la hace, la teme”. Y esta todos los días la hace.

      Salud

  2. Esta tiparraca está superando a todos sus antecesores en el cargo. Nos la meten doblada continuamente y solo le molesta a Gordillo y pocos mas. Es increible hasta donde podemos soportar que nos la claven. Perdona por el vocabulario pero ésta señora me lo facilita. Es que es verla y ponerme alterado. Qué tia mas cínica.

Los comentarios están cerrados.