Pensar, pensar y actuar.

Estamos llegando al final de agosto con el agua tapándonos todos los conductos respiratorios. Aun así, habiendo mucho malestar en la ciudadanía, no parece que las sucesivas convocatorias para tomar la calle, puedan acabar con el pasotismo y el inmovilismo de la mayoría.

Dada la cercanía a las fechas en las que se nos ha convocado a la calle, el 15S y el 25 S, debemos hacer una reflexión y pensar a quién beneficia que una de ellas sea un éxito y la otra no, a quién que ambas sean un éxito y a quién que ambas sean un fracaso.

Debemos pararnos un rato a pensar sobre cuál es nuestra actual situación y compararla con la que teníamos antes. Debemos pararnos a pensar que situación tenían nuestros amigos, familiares y vecinos y la que tienen ahora. Debemos reflexionar sobre qué es lo que nos espera si este timo que llaman crisis sigue adelante y si este sistema dictocrático y plutocrático, disfrazado de democracia, dónde cerca un millón de votos en España carecen de representación y dónde el 30% de la ciudadanía está decidiendo sobre el futuro del 70% (eso sin contar que el partido que ejerce el desgobierno y ampara este timo, voló por los aires todo su programa electoral al día siguiente de haber ganado las elecciones), sigue actuando por cuenta de ricos, la iglesia y los sectarios casposos.

Por tanto, llegados a este punto hay que recordar que todo esto viene de la quiebra de Lehman Brothers (un importantísimo banco americano), de los activos que los demás bancos tenían de ese banco, de los engaños que los bancos tenían con otros bancos y en el caso de España, además, de una burbuja inmobiliaria creada por el insufrible gastador de La Botella, Isidoro, el Partido de los Negocios, El Partido de los Democrata-cristianos que se dicen socialistas, los bancos inversores alemanes y franceses y los bancos españoles. No hay que olvidar que todo esto viene de unos cuantos hideputas que se pusieron a crear dinero ficticio sobre el dinero real, creando más y más dinero ficticio sobre el mismo dinero ficticio hasta que el humo se disipó y se vio que realmente no existía nada de lo que decían, salvo el patrimonio a salvo de estos hideputas que está a buen recaudo en los paraísos fiscales.

Debemos recordar a nuestros antepasados y antepasadas de los primeros años del siglo 20, que trabajan de sol a sol, sin descanso, sin vacaciones sin seguro médico y al libre albedrío y criterio del patrón. Debemos recordar que nuestro seguro médico que teníamos hace cuatro años, que nuestras vacaciones, que nuestros días de descanso y que nuestra defensa de nuestros derechos fueron conseguidos gracias a las movilizaciones obreras, a los sindicatos, a las muertes, heridas y deformaciones de nuestros antepasados y antepasadas. Debemos recordar que hasta la segunda república las mujeres no podían ejercer el derecho al voto y que después de eso necesitaban el consentimiento de sus maridos para poder montar un negocio, para salir de viaje o para comprar un electrodoméstico. Debemos recordar que nunca los patronos dieron nada sin lucha y que ningún gobierno de fascistas hizo nada por los trabajadores.

Debemos recordar qué es lo que ha sucedido en estos últimos cuatro años, qué es lo que nos han quitado, que es lo que nos están quitando y qué lo que nos quitarán. Debemos recordar y por asimilación comparar lo que está pasando en Grecia para poder ver así nuestro futuro. Tenemos que saber que este otoño es crucial y que de no parar esto, nos espera el hambre, la miseria, la pobreza y el tercer mundo.

Debemos pensar que es lo que nos produce que un sinvergüenza que gana 5.100 euros al mes diga que las pasa canutas para llegar a fin de mes. Debemos recordar que sensación nos produce que para cobrar 400 putos y míseros euros al mes tengamos que vivir en la miseria y demostrar que no estamos en el paro por gusto. Debemos recordar qué sensaciones nos provoca que los dos grandes timadores de este país no quieran cambiar la ley electoral para que la representación sea más acorde con la ciudadanía y sin embargo, se pongan de acuerdo en 10 minutos para introducir en la carta magna que en caso de quiebra del estado, los primeros en cobrar sean los bancos (alemanes). Debemos pararnos a pensar que sensación tenemos cuando nos pueden despedir por estar enfermos 10 días seguidos en dos meses, cuando nos pueden despedir si nuestro empresario hace que en un trimestre las cosas vayan peor que de costumbre, o que podamos estar con un contrato de miseria durante un año si somos menores de 30 años. Debemos pararnos a pensar que sentimos cuando vamos a la farmacia y nos cobran las medicinas que antes pagábamos sólo mediante nuestros impuestos, que es lo que se nos pasa por la cabeza cuando vamos al médico y para hacernos unas pruebas diagnósticas debemos esperar seis meses. Debemos tener claro que es lo que sentimos cuando nuestros hijos han ido a matricularse en la universidad este año y la matrícula ha subido desde los 600 euros a los 1300. Debemos reflexionar sobre que es lo que nos produce que Doña Rancia diga que los niños en los colegios deben ser cuidados en los recreos y horas de comida por los profesores en lugar de por cuidadores específicos (como hasta ahora), ignorando que éstos también tienen derecho al descanso legal y a comer. Debemos considerar cuáles son nuestros sentimientos cuando a nuestros amigos les van a dejar sin paga extra o sin prestación por desempleo.

Si la mayor parte de estos pensamientos nos producen hastío, rabia y/o desesperación, entonces no nos queda otra que defender lo que creemos que es justo y que es nuestro. Y para ello, no queda otra que movilizarse.

  • ¿a quién beneficia que las convocatorias del 15S y del 25S sean ambas un fracaso? Básicamente al gobierno y a todos los políticos que están en política para vivir y no para servir.

  • ¿A quién beneficia que la del 15S tenga éxito y la del 25S NO? Creo que a nadie, pero seguro que hay muchos sindicalistas, simpatizantes y políticos de UGT, CCOO, el PSOE e IU que creen que sería bueno para ellos y sus formaciones.

  • ¿A quién beneficia que la del 25S sea un éxito y la del 15S no? Pues estamos en la de antes. Creo que no beneficia a nadie y a quién perjudica seriamente es a los sindicatos y partidos políticos que se autodefinen como de Izquierda.

  • ¿A quién beneficia que ambas sean un éxito? Básicamente a todos nosotros. Este país, la UE y el mundo entero necesitan un cambio drástico, una justicia social, una redistribución de la riqueza, acabar con los paraísos fiscales, con los especuladores, con el hambre y con las desigualdades. Y aunque el éxito de ninguna de estas dos convocatorias va a cambiar radicalmente eso, si pueden ser el inicio del fin de este sistema dictocrático y plutocrático.

Por eso, como es el momento de sumar y no de restar, creo que ambas convocatorias suponen un órdago al sistema y que por tanto ambas no son excluyentes una de otra y deben de ser respaldadas por el mayor número de personas posible. Ya vendrán tiempos de discutir quiénes son unos y otros. Pero en la guerra, hasta los enemigos se unen para ganar al enemigo común y esto es una guerra, económica pero guerra muy, muy, dura.

Anuncios

4 comentarios en “Pensar, pensar y actuar.

  1. Que comiences haciendo balance para recordar el origen de esta estáfa, es tremendamente acertado. Como lo es la invitación a la reflexión de todo lo que día a día nos está cayendo encima y alertar del abismo que nos espera mirando a nuestros vecinos griegos.
    Que esto es una guerra económica es indiscutible. Os dejo una frase que tomé prestada de una de las paredes del Museo de la Paz de Gernika:
    “El concepto de paz es inseparable del concepto de justicia a todos los niveles: internacional, social e interpersonal.
    La paz no se sitúa en relación a la guerra armada, porque hay muchas formas de guerra: cultural, ECONOMICA, política, social, etc.” (Jaime Dias)
    Y aún siendo consciente de que hay mucha gente instalada en la inopia, y nunca está de más todo debate que ayude a concienciar a la gente, esto hay que pararlo como bien dices, cuanto antes. Y que no nos queda otra que la movilización y la calle. Toda convocatoria vale. Pero sobre todo, y esto es lo más importante: NO ES HORA DE DIFERENCIAS ENTRE LOS QUE SUFRIMOS POR IGUAL EL VARAPALO DEL SISTEMA. ES EL MOMENTO DE LA SUMA. NO DE LA RESTA. Que ya habrá tiempo, más adelante, para esas disquisiciones.
    Salud, y buenas entendederas para salir de esto.

  2. Hola Celemín y demás blogueros. Hoy tengo más despejado el panorama para dedicar más tiempo a tu interesante y constructivo blog.

    De momento todavía podemos expresarnos en la calle y viendo las intenciones de esta pandilla de repugnantes sinvergüenzas no ha mucho nos lo van a restringir.

    Nos estamos jugando la elección entre ser súbditos o ciudadanos y el problema es que en este triste país hay mucho súbdito convencido de que es ciudadano. Hay a algunos, demasiados, que les interesa comparar eso de “ocupar el Congreso” con la ocupación de Tejero.

    Bueno, pues aquello en su momento, que no se sabe muy bien quie andaba detrás, tuvo su efecto sobre el facherio; a mi juicio y en aquel momento, facilitó avances democráticos que hoy ya se nos hacen evidentemente insuficientes. Ahora, con una buena parte del pueblo dispuesta a no renunciar a sus libertades esta “ocupación del Congreso” simbólica tiene un fin similar, una nueva vuelta de tuerca. Pero esta vez en lugar de venir tutelada por una mano oscura (¿El Rey?) parece que puede venir desde el propio pueblo, el soberano. ¿No se decía “si seguís con esas hacemos la islandesa”? Pues el momento está próximo.

    En treinta años en vez de avanzar en democracia hemos retrocedido. Es el momento de plantearse un nuevo proceso constituyente pero ahora tutelando por el pueblo, no como aquel que lo fue por los oligarcas franquistas y que nos supieron distraer con la “movida madrileña” y con aquel “el que no esté colocado que se coloque”. Nos dieron libertades y creímos que ya lo teníamos todo, pero pocos reparamos en los perversos mecanismos que encerraba la Constitución para mantener aquel “atado y bien atado” que nos legó el general traidor.

    Se aproximan una elecciones en Galicia. Allí hay mucho en juego, es el momento de las izquierdas (no cuento con un PSOE incapaz de regenerarse mediante una catarsis) pero sí es posible una especie de Siryza con nacionalismos y demás oposición. En Euskadi la cosa parece cantada; nacionalismos de izquierdas y de derechas parecen tener posibilidades de poner a los dos partidos dinásticos fuera de juego.

    Está claro que el Gobierno está gestionando los tiempos a su favor. Oculta el rescate y sus condiciones hasta después del 15-S ¿Las conoceremos antes del 25-S? Quizá estas dos fechas no sean tan transcendentales como nos gustaría, pero no tengo dudas de que están dentro de un proceso de regeneración democrática. Son importantes y deben tener el máximo respaldo popular. Si no, veremos qué pasa el 21 de octubre en el que preveo un buen hostión del PP (si no nos dejamos influir por las campañas del miedo desde el exterior como en Grecia, hay que estar atentos a este factor) que profundizará el conflicto interno en el partido de la derecha. Y no olvidemos la inestimable labor de Gordillo y Cañamero.

    Seguir con recortes tan humillantes como los que están haciendo no puede llevar a nada positivo. ¡Que se meta Merkel y el neoliberalismo su modelo productivista en salve sea dicha la parte! Sra. Merkel: “se trabaja para vivir, no se vive para trabajar”.

    Hay salida, depende de nosotros y no hace falta violencia, pero sí participación y mejor cuanto antes. El PP NO PUEDE CONTINUAR NI UN MINUTO MÁS; “Mariano, no llagas a fin de año”.

    Salud amigo. Compromiso y 15-S y 25-S a tope.

Los comentarios están cerrados.