Más democracia, no más dictocracia.

Entre todos la mataron y ella sola se murió”

Refrán Castellano.

Vengo observando últimamente una estrategia para desviar la atención, consistente en centrar el foco de la culpabilidad de lo que está pasando a los políticos en exclusiva. Ayer diseccionaba Nacho Escolar en su blog un articulo aparecido el fin de semana en ese periódico que ha pasado de ser la cabecera de todo aquel que en los años ochenta se consideraba progresista a la de los que aun creen que ser seguidor de Isidoro es lo mismo que ser “de izquierdas”. El autor del artículo un tal César Molinas, fue directivo de Merrill Lynch.

No voy a centrarme en el artículo porque quién quiera lo puede leer en el periódico global del liberalismo y quién quiera leer una gran crítica sobre el mismo puede hacerlo aquí.

Lo que me preocupa, no es en si la crítica a la “casta” política que bien merecido lo tienen. Lo que me preocupa es que, estos iluminados como el tal César Molinas y el propio País, tergiversan el cabreo del pueblo para arrimar el ascua a la sardina que más les interesa. Es verdad que el sistema electoral español es poco o nada democrático al despreciar a las minorías y establecer cuotas con las que poder presentarse a unas elecciones y para poder tener representación (y no sólo el español, la mayor parte de los países de la Unión, por no decir todos tienen sistemas poco democráticos y favorecedores de los partidos con más recursos). Pero no es menos cierto que, otro sistema más democrático y representativo con los mismos representantes y sobre todo, las mismas fuerzas, no cambiaría nada en absoluto.

Tanto el tal Molinas como el propio periódico global (del liberalismo) lo que intentan es minimizar el fracaso electoral del PSOE, porque temen que en España pase lo que ya ha pasado en Grecia y el arco parlamentario sea tan amplio, que quién dejó todo atado y bien atado para que, pareciendo que todo había cambiado, no cambiar nada, no sea capaz de controlar el parlamento.

El problema no es sólo español. El problema es que los que se dicen representantes del pueblo no lo representan, sino que realizan la política que les interesa a los poderosos y por ende, a ellos mismos. Y aquí está la raíz de todo el problema. Todos los estamentos están controlados por impresentables que obligan a tomar medidas contra aquellos en los que debería residir la democracia y en favor de las élites como los bancos, las eléctricas, las telefónicas y todos aquellos especuladores, ladrones de guante blanco que dedican su tiempo a manejar dinero ficticio para quedarse con el dinero real de los pobres.

Muchas veces nos hemos preguntado cómo es posible que no haya ni un solo ciudadano capaz de entender la factura de la electricidad. Cómo Telefónica, puede cobrar en Agosto el IVA al 21% cuando su entrada en vigor era el 1 de septiembre, por qué las compañías aéreas te pueden dejar en tierra por haber vendido más billetes que plazas tiene el avión o porqué la gasolina sube el mismo día que el barril del petróleo (cuando se compra a seis meses vista) y sin embargo baja mucho tiempo después o no baja. Muchas veces nos hemos preguntado como si se te pasa pagar a hacienda un sólo día no hay quién te quite el recargo o si no conservas el recibo de haber pagado la SS, te la cobran dos veces y sin embargo hay empresas que pueden llegar a deber 7 millones de euros a la Seguridad Social y clubes de fútbol que le deben a hacienda el presupuesto de varios ejercicios.

A pesar de las miles de explicaciones genuinas, sólo hay una real y es muy simple: a ninguno de nuestros representantes les interesa arreglar ni uno sólo de estos asuntos. Luego nos cabreamos cuando Isidoro o el Insufrible gastador de la Botella son consejeros de las eléctricas o cuando decenas de ministros pululan por los consejos de administración de bancos y constructoras.

El sistema electoral es importante. Desde luego el cambio debe ir es sentido contrario al que propone este ex-trabajador de la especulación. El sistema electoral debe ser lo más directo posible y progresivo. Un ser humano, un voto independientemente de si vive en Valdorros o en el Barrio de Salamanca.

Pero no sólo hay que cambiar el sistema electoral. Hay que cambiar la posibilidad de que todo el que pase por la política pueda trabajar en un largo tiempo en cualquier sector que no sea el de procedencia. Es decir, si uno es abogado,una vez dejada la política podrá, por ejemplo durante diez años, sólo dedicarse a la abogacía. Si es médico a la medicina y si no tiene oficio ni beneficio (como la actual Ministra de Trabajo) deberá dedicarse a cualquier trabajo que la permita vivir, pero sin ejercer como consejero, directivo o cualquier otro cargo en el que tenga que tomar decisiones para las que pudiera haber tomado partido cuando tenía el cargo político.

El sistema está corrompido desde la cabeza y existe el peligro de esos salvadores que predican populismo y que lo único que quieren es cambiar a éstos por uno sólo igual de rancio, igual de corrupto e igual de explotador. Es decir, en épocas de dificultad es cuando surgen los fascismos. Para ello, comienzan dinamitando los sindicatos, los políticos, las instituciones y acaban imponiendo el estado de sitio, las detenciones indiscriminadas, los asesinatos políticos y el silencio del que discrepa.

Los políticos son muy malos, pero debemos exigir más democracia, más representantes, mas progresismo en su elección y una regeneración total del sistema que venga desde la base y que no sea impuesto por uno o unos cuantos.

Si ahora estamos mal (y lo estamos) echemos la vista atrás a 1960 o 1970 y veréis que esto, comparado con aquello, es Jauja.

Anuncios

8 comentarios en “Más democracia, no más dictocracia.

  1. Fíjate Celemín que me identifico completamente con lo que indicas al comienzo de este excelente artículo (como siempre, acertado) en cuanto a que observas que el foco de atención está puesto en culpabilizar a los políticos en exclusiva. Esto es así realmente. Lo oímos cada día -y con más frecuencia cada vez- en cualquier comentario que alguien hace sobre la situación en la que nos encontramos.
    Te diré que, particularmente, siempre salgo al paso intentando poner los puntos sobre las íes. Porque parece que todo el mundo ha olvidado ya qué fue lo que originó el cataclismo actual. Tengo que andar recordando que esto tiene su origen en una crisis FINANCIERA. Que son los Bancos los que no hiceron las cosas como debieran por falta de REGULACION. Y que su deuda (suya, esto es, privada) la han hecho devenir PÚBLICA, endosándonosla a la gente de a pie por el método de salvarlos de la quiebra… con el dinero público, con el de todos.
    Y que sí: que a los políticos hay que darles. Pero no sólo por lo que les achacan (privilegios y malversaciones), que también, sino porque SE HAN PUESTO AL SERVICIO EXCLUSIVO de la Banca, grandes corporaciones empresariales, empresas del Ibex-35, es decir, de los grandes grupos de presión DEJANDONOS A LOS CIUDADANOS con el culo al aire. ESO, es lo que hay fundamentalmente que criticarles. Y sobre todo corregirlo. Algo que sólo es posible CON MÁS DEMOCRACIA Y MAS PARTICIPACION.
    Gracias por la claridad, Celemín. Muy bueno.

  2. Como siempre interesante lo que cuentas y en cuanto a la culpabilidad o responsabilidad de los políticos yo creo que toda, junto con los banqueros y financieros, la falta de REGULACIÓN de la Banca es por falta de voluntad política para cambiar esto, los políticos son los que tienen en sus manos crear las herramientas a través de las leyes, leyes que sean justas para el conjunto de la ciudadanía, pero es obvio que hacen justo lo contrario y así estamos.
    Por último y sin ánimo de aburrir, me ha llegado la factura de la luz con la subida del IVA , la meten en agosto, según ellos por que la facturan el 3 de septiembre, pero lo curioso es que en un apartado de ajustes de precios incluyen meses atrasados con el 18% por lo tanto se contradicen, me toca reclamar.

    • No reclames. Al igual que en la subida del 16 al 18, todos los servicios que se facturen a partir del 1 de septiembre lo harán con el nuevo tipo impositivo. Es algo que está en el RD 10/2012 en el que se sube el tipo impositivo además de dejar a los funcionarios sin paga extra y otras cuantas medidas.
      Como decimos hoy en el post, cuando se gobierna de espaldas al pueblo y a favor de los poderosos se hacen estas cosas inadmisibles.

      Salud,

  3. Resulta muy complicado hacer un diagnóstico certero y global sobre el sistema político. Uno de los pilares de la democracia es la división de poderes que deberían funcionar independientemente actuando como contrapesos unos de otros y controlándose mutuamente.

    Esta idea se encargan de metérnosla en la cabeza y que es así porque lo dice la Constitución. Pero en realidad todo termina dependiendo del Ejecutivo al que se llaga gracias a la organización de un partido. El partido de cuanto más recursos disponga más posibilidades tiene para conseguirlo. Una vez conseguido no cuesta mucho poner al Legislativo de acuerdo en cuestiones como sueldos, indemnizaciones, todo tipo de privilegios y subvenciones para financiar a los partidos. También la creación de fundaciones, consorcios, empresas de servicios públicos suponen financiaciones encubiertas y por supuesto, la colocación de políticos amortizados en los consejos de grandes corporaciones también hacen su papel. Y ahí comienza a conformarse esa clase política que se preocupa más por sus interese que por los problemas sociales.

    Luego el problema no es tanto del sistema. Yo lo veo más en los tejemanejes que se traen en el interior de los partidos que dan lugar a una especie de selección de personal que beneficia al más “hijodeputa” y que mejor lo disimula. Estos personajes, sin escrúpulos, cínicos, hipócritas, con una cara de hormigón armado, son capaces de corromper cualquier sistema político, electoral o de partidos que se les ponga por delante.

    Yo sólo veo la salida en la participación ciudadana entendiéndola en su máxima amplitud. No es conformarse con votar cada cuatro años o salir a una manifestación de vez en cuando. Hay que afiliarse, militar en asociaciones plantear problemas, debatirlos y buscar consensos siempre tolerando la crítica y respetando a los demás y lo que se acuerde en las asambleas. Este debería ser el trabajo de concejales, diputados y senadores: hacer democracia, practicarla y difundirla. Pero en el otro lado debería existir el deber del ciudadano: asistir a las asambleas con proactividad y exigir que se celebren.

    Pero si no somos capaces ni siquiera de hacer que funcione de manera aceptable una comunidad de vecinos, cómo vamos a conseguir que funcione un Estado.

    Financieros, políticos y medios de comunicación trabajan en equipo para que el pueblo nunca pueda llegar a conseguir un auténtico modelo democrático que no es otro que aquel que surge del pueblo. ¿Cómo siendo más los pobres se termina siempre gobernando para los ricos? Si hubiera democracia esto no sería así pero saben muy bien hacer que nos creamos que vivimos en democracia.

    Cuando tuve empresa era obligatorio pagar una cuota a la asociación de empresarios. Para ejercer una profesión se exige estar colegiado. Pero cuando se trabaja por cuenta ajena no es obligatorio estar afiliado a un sindicato y cuando se ejerce de ciudadano tampoco es obligatorio afiliarse a un partido.

    A los privilegiados se les obliga a organizarse, a los no privilegiados no, porque sería atentar contra su “libertad”. Mandan unos pocos porque están organizados y saben mantener organizadamente desorganizados a todos los demás.

    La cosa está muy complicada, amigo Celemin, pero no es imposible, Pericles lo consiguió en la antigua Grecia. Menos religión y más clásicos. Habría que entrar en los partidos afiliándose en tromba y desalojar a esos selectos “hijosdeputa” democráticamente.

    Salud y mucha calle, permanente como bien dices y que vengan los representantes a las asambleas y que en el Parlamento voten lo que diga el pueblo, nada de disciplina de voto.

    • Me “gusta” lo de la afiliación. Es más, sindicatos y partidos deberían vivir de sus afiliados. Y cuando hay una huelga y se consigue algo, sólo debería conseguirse para los que han secundado la huelga. Así evitaríamos ese pasotismo de que los demás sean los que luchen por mi.

      Estoy muy de acuerdo en lo de los hideputas y los cara de cemento. Conozco algunos que han llegado lejos en los partidos.

      Salud, amigo y gracias por tus reflexiones que son tanto o más importantes que el blog en si.

      • Creo que es al revés, si mis reflexiones pudieran resultar interesantes es porque las vierto en un blog importante… Y muy necesario.

        Un gran espacio de libertad de expresión para crítica constructiva y respetuosa.

        Gracias por tu blog Celemín.

  4. Muy interesantes las reflexiones de Red Varon. Comparto que el sistema no es la cuestión, sino el perverso uso que del mismo se hace. Todo está montado para que lo que venga desde abajo hacia arriba se quede atascado en el camino. La participación es mecánicamente abortada. Pero por otro lado, da en la diana cuando dice que cómo podemos arreglar los problemas de un país cuando somos incapaces de hacer que funcione una comunidad de vecinos. Y es cierto. Ya el mero hecho de que te toque ser presidente, nos cuesta un esfuerzo sobrehumano. Es esa “comodidad” la que permite que los más espabilados ocupen los huecos que les dejamos. Es esa dejadez la que hace que perdamos el control sobre quienes controlan nuestras vidas. Parte de la lección que hemos de aprender es que hay que delegar menos y ser más asambleario y participativo.

    Lo de la afiliación ha sido un aldabonazo para la reflexión.

    Y para terminar, decir que me es muy grato cada día entrar a esta casa, porque si los artículos de Celemín son interesantes, no lo es menos las reflexiones que éstos originan.

    Es un gusto entra aquí. Y como Red Varon dice, agradezco la existencia de este blog. Saludos, amigos.

Los comentarios están cerrados.