¡La Calle y las instituciones son del PUEBLO!

Se marchó la Rancia, aunque al parecer no por motivos personales, sino porque le presionaron con un dossier para que se fuera debido a las promesas realizadas al mafias del Sheldelson (Sheldon+Adelson), sobre asuntos sobre los que no tenía competencias.

Pero aunque se fuera esta tiparraca cuya maldad es aún más grande que su ego, dentro del Partido de los negocios quedan aún muchos malos y sobre todo muchos “jetas” y muchos “vividores”.

Últimamente está bastante nerviosos, como prueba su absoluta paranoia con el 25-S, dejando, por ejemplo, que el domingo los policías permanecieran en los alrededores de un Congreso vacío, mientras chavales ebrios y cabreados le prendían fuego a media ciudad de Madrid.

Y es que el pueblo está tomando conciencia, lenta, pero de manera irreversible, sobre quiénes son estos arruinadores, sobre sus mentiras para mantener el status y sobre a quién benefician en realidad sus medidas.

Muchos de nosotros tenemos claro que estas medidas sólo sirven para fomentar una regresión hacia una nueva edad media, dónde los señores vivan en condiciones espléndidas mientras el pueblo se muere de hambre y de falta de libertad (No hay recursos para todos y dentro de poco el agua será un bien de lujo). Han sustituido la “gracia de dios” por la “arrogancia de los votos” y el camino es tan similar que, si en la edad media se cobraba por atravesar los puentes que cruzaban los ríos, hoy se cobra por cruzar el puente de la alimentación, de la electricidad y del gas con el que evitar el hambre y el frío.

Para los que aún creen que hay tiempo, que el rescate es sólo algo con lo que los periodistas nos meten miedo, hemos de hacerlos ver que el rescate está ya firmado y que la única solución es acabar políticamente con los arruinadores y con los opositores mediastintas que viven en el mismo limbo que ellos.

Si fuera verdad que no hay dinero y que el estado no puede financiar los servicios para los que pagamos impuestos, no se permitirían el lujo de pagar 1.823,86 € en dietas a cada diputado cuyo escaño no ha sido elegido por la circunscripción de Madrid y 870,56 € a los que han sido elegidos por Madrid. Si fuera verdad que no hay dinero no se permitirían el lujo de gastar 6.750.000 €/año en viajes (a 19.285 € por diputado). Si fuera verdad que no hay dinero la Ministra que nunca ha trabajado pero que preside un ministerio que dice abogar por el trabajo, no se gastaría 3.704 euros al mes en comidas con altos cargos del Ministerio. Si en verdad no hubiera dinero, la mentirosa de Mary Loly, no se gastaría 5 euros por botella de agua para ella y sus secuaces cuando la del grifo es mucho más barata. Si fuera verdad que no hay dinero, los presupuestos generales del estado, no dedicarían más presupuesto a pagar intereses a los bancos alemanes que a pagar, por ejemplo, salarios a los empleados públicos. Si fuera verídico que no hay presupuesto no se gastarían 300.000 euros en los caballos del Rey cuya asignación supera los ocho millones y medio de euros.

Claro que cuando quién dice representar al pueblo, lo único que hace es tomar medidas para no perder su posición y privilegios, las acciones que toman van encaminadas justamente a salvaguardar su “status” sin importarle una mierda todos aquellos a quienes dicen representar. Sirva como ejemplo que ayer en la SER en una entrevista a Rubalcaga, le preguntan que opina de que sus propios votantes le suspendan en las encuestas y suelta que procurará explicarse mejor. Ni siquiera piensa en la posibilidad de que pueda estar equivocado y que su política, la de antes y la de ahora, no sea la correcta. No, estos prepotentes, que viven en su particular paraíso, nunca creen hacer las cosas mal ni estar equivocados. Lo que dice mucho de su estupidez y de su arrogancia y prepotencia.

Por eso, es necesario acudir hoy a la ya “legalizada” concentración a rodear la manzana de las cortes (que no cómo dicen los fascistas y con la mujer del prófugo a la cabeza, a entrar en el Congreso). En Portugal han logrado de momento echar por tierra los proyectos de la caspa para rebajar los salarios a los trabajadores. Solamente juntos y con presión, podremos alcanzar el objetivo de una DEMOCRACIA, real, directa, participativa, del pueblo, y para el pueblo.

¡La calle es nuestra y el estado, TAMBIÉN!

Anuncios

8 comentarios en “¡La Calle y las instituciones son del PUEBLO!

  1. A partir del 15-M ” ya nada será igual que antes” dijo Taibo. Y me parece que no estaba equivocado. A partir de esa fecha y del movimiento de la que obtiene el nombre la gente se dió cuenta de que eran muchos los que pensaban lo mismo pero que nadie lo compartía. Empezamos a tomar conciencia de que somos el “demos” de la tan desgastada palabra democracia y que “cracia” tiene que ver con gobierno: ¡Coño, el gobierno del pueblo!

    El 15-M propagó gran cantidad de lemas que encerraban fuertes y justificadas críticas a la democracia; no eran ocurrencias ni chascarrillos que se pudieran quedar sólo en una frase simpática. Son verdaderas cargas de profundidad contra una oligarquía que se hizo pasar por una democracia y han funcionado.

    La prueba de que han funcionado no sólo está en la capacidad de movilización y su perdurabilidad, también esta en la reacción de la oligarquía: ahora tratan de ocultar los problemas con rancios nacionalismos. Pero ahora nos conocemos la Historia y no estamos dispuestos a repetirla, más al contrario, a beneficiarnos de ella.

    En buen lío ha metido la Troika a la UE con los recortes salvajes a los PIGS. La secesión no es solo un problema de España, existe en Bélgica, GB, Italia, Francia y puede alterar el equilibrio de la organización territorial europeo. El efecto Catalunya se puede extender por muchas regiones de Europa lo que permite pensar en que si siguen con recortes sociales los nacionalismos periféricos tomarán cada vez más auge al tiempo que se debilitan los Estados y se irán fortaleciendo las regiones y las Instituciones Europeas: una salida que llevará a una integración social y política de Europa o al caos.

    La calle empieza a ganar en Portugal, Cataluña avisa de lo fácil que es ocultar los recortes con el nacionalismo y el poder establecido esta cada vez menos legitimado. Es la hora del “demos” y empieza a ser consciente, y ahora tiene internet.

    Salud y mucha calle.

    • Yo también creo que a partir de aquel domingo de mayo nada es igual. Yo fui uno de los que se adherió en forma solitaria, a ver cuánta gente pensaba como yo que el sistema estaba podrido. Y a partir de entonces me di cuenta que somos muchos.
      Desgraciadamente, problemas de salud no me permitirán estar hoy en los alrededores del congreso (mi movilidad se ve muy reducida), pero espero que todo el que pueda, demuestre que con la presión se puede ganar la partida. No es possible seguir así. No es posible seguir aguantando carencias en sanidad, en educación y en libertad individual y colectiva. Y eso, sólo lo cambiaremos nosotros: el pueblo. Porque la oligarquía política está demasiado emponzoñada, llena de mierda salvando su culo como para preocuparse de los votantes.

      ¡Ánimo y a por ellos!

      Salud

  2. Por supuesto que la calle es nuestra. Pero más lo son las instituciones que “nos representan” porque las pagamos nosotros. Y cuando digo nosotros digo la gente de a pie, los de abajo. Porque ya vemos que los instalados, la minoría, no aporta absolutamente nada a la Hacienda pública. (¿Hace falta que hablemos de las cifras y los porcentajes?) Pues eso.

    Comparto las tesis de Red Varon -siempre interesantes-, porque en efecto, hay un antes y un después de aquel 15 de Mayo.

    La movilización social, la gente en la calle protestando pacíficamente, pero con contundencia y tenacidad, sin descanso, es… absolutamente demoledor para el poder. Siempre lo ha sido. Y hoy tenemos un arma con la que ya quisieran haber soñado nuestros predecesores: la todopoderosa herramienta de la comunicación que es internet y las redes sociales.

    Tenemos la razón, que cada día se recarga más. ¡¡A por ellos!!

    • No es nada importante, salvo que duele bastante y me impide andar con normalidad.
      Por eso no puedo, a mi gran pesar ir hoy a saludar a sus señorías.

      Salud

      • Cuidaté amigo. Entiendo tu pesar, pero de los que vamos creo que son muchos los que pensamos como tu y hemos aprendido de tí. Tu espíritu nos acompaña, por lo tanto presente estarás de algún modo.

        Un abrazo

Los comentarios están cerrados.