No hay “carga” si Cifuentes no quiere

Miedo. El estado del terror impuesto por el partido de los negocios provoca pánico. Si “legalizas” una concentración 6.000 euros de multa. Si no la legalizas, te toman nota aunque no estés en la concentración y te llega un mes más tarde, la represalia de los 300 euros de multa por desórdenes públicos (haya o no haya habido y hayas o no participado).

Así, la asistencia de ayer noche no pudo ser muy multitudinaria. Y los fascistas lo saben  y siguen jugando con la legalidad, estirando la ley y retorciéndola en su beneficio. Si estos presupuestos fueran, como dicen, los más sociales de la historia, no tendrían que falsear la realidad, no tendrían que acongojar al personal multándolos para negarles el derecho de manifestación.

Tenemos un Ministro del Interior que dejaría a Fraga a la altura del Barro. Sólo le falta mandar entrar a los antidisturbios dentro de una iglesia y disparar con fuego real para igualarlo. Si a eso le sumamos su cantamañanas, la iletrada delegada, que busca salir todos los días en la prensa a promocionar su rubio boteril, tenemos un ambiente irrespirable que hace muy difícil el derecho de manifestación y concentración.

No obstante, ayer el pueblo dio otra lección a estos cabestros. Ni un solo detenido. Ni un solo disturbio, lo que dice mucho más de los que se manifiestan que de la policía y de los que les ordenan las cargas. Está claro quién ha provocado en las otras tres movilizaciones a rodear el congreso los disturbios. Si ayer la policía llevaba el casco colgando y el chaleco “relajado” y en las otras ocasiones los geipermán llevaban el traje predispuesto, será porque ya sabían que iban a cargar pasase lo que pasase. Dos no discuten si uno no quiere, y nunca hay disturbios si los que mandan a la policía no quiere que los haya.

Anuncios

10 comentarios en “No hay “carga” si Cifuentes no quiere

  1. Está claro, ni tienen vergüenza ni saben lo que es. Su fuerza está en la capacidad de manipular la información que les facilita su Brunete Mediática. Y la absurda “oposición responsable” de los que se dicen izquierda, incapaces de hacer suyas las reivindicaciones de los movimientos sociales, sindicatos e intelectuales independientes.

    Empiezo a sentir asco por este país en lugar de indignación. Cada vez tengo más sensación de vivir en la clandestinidad: amenazas por reenviar e-mails con propaganda viral, temor a que me puedan pedir el DNI o me fostien en una manifestación, a estar en listas negras por secundar huelgas y protestas, por estar afiliado a un sindicato, por pensar socialdemócrata. También por visitar y estar subscrito a ciertos sitios web o por ensalzar ante mis alumnos la Democracia Griega o a Karl Marx, ser crítico con economistas clásicos del liberalismo como Smith o Ricardo y también por ser tan radical contra la iglesia. También por decir que Franco fue un traidor y que el PP es la herencia que nos legó. Pero lo que más me asquea de este país es la Justicia, inexistente debido a la inexistente división de poderes.

    Dentro de poco terminemos por ser clandestinos del todo y los más jóvenes entenderán que es no poder decir ni hacer lo que he dicho un poco más arriba.

    Salud, calle y redes; que dentro de no mucho tiempo nos conoceremos en el talego si no somos capaces de remediarlo.

  2. La Cifupitufina ha multado ayer a 50 y al parecer algunos no tenían que ver con la mani.
    En Madrid acaban de cerrar cuatro centros para drogodependientes y tienen la desvergüenza de decir que han aprobado los presupuestos más sociales.
    Hemos de seguir ¡no queda otra!

  3. ¿Menos gente? Si. Y hombre, no cabe duda de que el miedo está ahí. Presente. Los que protestamos porque sabemos ya, ahora como nunca, cómo las gastan los uniformados. Sobre todo cuando desde los centros del poder protegen toda “salida de tono” de los mismos. Cuando hay “barra libre” para actuar sin miramientos. Porque quienes les mandan tienen unas seseras que no se corresponden con el cargo que ocupan. Pero las mismas escenas que hemos visto si no todos, muchísima gente, tomadas in situ y colgadas sobre la marcha en la red, ha servido para añadir más indignación y cargarnos con más razones para seguir en la brecha.
    Si esta vez se han contenido, es porque las imágenes no tienen traducción. Han dado la vuelta al mundo. Y eso hace mella. A nosotros nos hace precavidos ¿por qué no decirlo? No necesitamos mártires. Pero ellos, han quedado retratados. Retratados dando palos. Provocando ellos mismos el momento para darlos.

    Demasiado evidente todo. Pero aunque no hubiera sido así, vallar los alrededores del Congreso con la cantidad de efectivos tan desproporcionados, alejando desconsideradamente a los representantes y a los representados… el mejor retrato de todos. Lo más elocuente.

    Por eso hay que persistir. Una y otra vez y cien veces mil. ¿Acaso ellos han cedido un ápice o se han contenido en algún momento de las tropelías que andan causando a la ciudadanía? Hemos de recordar que el agua, cuando no hay cauce… lo busca. Y que a fuerza de persistir, es capaz de horadar hasta el granito. Sólo es cuestión de tiempo…

    Os garantizo que ellos, todos, tienen más miedo que nosotros. Saben que el montaje ha quedado al descubierto. Los melones han sido abiertos. Y cada día se abre alguno nuevo. Para mayor indignación.

    El tablero está ahí. Y todos movemos ficha. A jugar. Nos va mucho en ello. Nos va todo. Somos más los ratones que los gatos. Y los intereses no son los mismos. Ellos, han gateado por encima de nuestras posibilidades. Ellos nos han conducido adonde estamos. Ellos son el problema. No pueden ser parte de la solución. Del mismo modo que el pirómano no puede venir luego vestido de bombero. Y estamos viendo que en esta magno-estafa que llaman crisis, se ha colocado al frente del gallinero a las zorras que nos han conducido hasta aquí
    .
    Salud. Y perseverancia. Y redes. Y calles. Y aguante.

    @narboneando

  4. Ellos pueden tener más miedo y eso es precisamente lo que más miedo me da. Las fieras heridas y muertas de miedo actúan sin control y sin miramientos Los asesinos con miedo y con pistola disparan a todo lo que se menea. Y estos se parecen muy mucho a ambas cosas. Eso es lo que me da miedo.
    ¿En la brecha? Por su puesto. Acabaré en la cárcel o dónde haga falta pero estos, de mi parte, no van a ganar sin que luchemos contra ellos.

    Salud, calle, redes y rebelión(2)

  5. Empiezo a sentir asco por este país en lugar de indignación -dice Red. Y al leerlo he caído en la cuenta de las veces que llevo sintiendo algo así. En las veces que he percibido esa misma nausea en otras letras ajenas… Que en el fondo lo que denota es un cansancio ante la impotencia de ver que nada parece conseguirse. Que nada parece cambiar y que estás rodeado de gente a la que todo le importa una mierda.

    A las que las mean y, ellas mismas, asumiendo el discurso de cualquier cantamañanas radiofónico manipulador, te cuentan que está lloviendo…

    Pero luego, te sale el que llevas dentro. El que eres en realidad. Y das el puñetazo en la mesa. O alzas la voz ante una imbecilidad intolerable de algún necio. Y sabes que callar es como morir por dentro. Uno no puede renunciar a ser como se es. Ni a olvidar el cúmulo de ideas que te han ido conformando a lo largo de tu educación. Y que la vida es una y para una sola vez.

    Dicen que leemos en el fondo para saber que no estamos solos. Para constatar que aquello que nos pasa, aquello que pensamos, a otros les pasa o lo piensan también.

    Y ahí nos encontramos. Interactuamos. Y… nos reforzamos.

    Salud, ánimo, redes y entendederas. Y calle y lo que surja…

    @narboneando

    • Sí Narbona. Cuando demuestras la indignación a otros que posiblemente tienen más motivos que tu para estarlo lo mejor que se les ocurre es llamarte perroflauta. Piensa; qué se puede sentir hacia esas personas que te dicen eso de “es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “es que había mucho desmadre en la sanidad”, “es que hay mucho cachondeo en las autonomías”, etc, etc. Y ahora muchos te llaman para que les des un consejo o una orientación porque ven peligrar su sueldo, sus condiciones laborales o incluso su puesto de trabajo.

      Al principio mi espíritu solidario con la indignación se crecía, pensaba que lo que está pasando iba a servir a muchos para activarse como ciudadanos. Percibo que muchos, demasiados, prefieren hacer el avestruz: como la iglesia, no me mojo y pongo una vela a dios y otra al diablo.

      Mi indignación es hacía los políticos que prefieren tener súbditos y se aplican a ello. Han conseguido hacer de un pais una cuadra de explotación intensiva, donde el ganado vive hacinado y con mierda hasta los corvejones, todos los días les dan el mismo pienso para que tengan buen lustre y pongan kilos de carne. Cuanto más engorda la res más contento está el ganadero y más todavía el tratante, saben que eso se traduce luego en billetes en la lonja y poco les importa que el ganado haya pasado toda su vida rodeado de mierda.

      Me dan asco las explotaciones intensivas, son fábricas donde los animales se han transformado en máquinas de producción que cuando bajan la productividad se eliminan generando también beneficios.

      Hemos roto la talanquera de la cuadra pero el ganado tiene miedo de salir al campo a correr y pastar diferentes tipos de hierva que es lo que debería hacer. No lo hacen por que les han dicho que esos pastos son de un terrateniente que practica la caza con sus amigos y se estropearía su coto y además te pueden pegar un tiro.

      Explotado para vivir y morir humillado o libre para vivir y morir dignamente y con la posibilidad de llevarte por delante a algún cazador. En la cuadra estoy asqueado, en el campo estoy indignado. La cuadra llena, con la puerta abierta, llena de mierda, el pienso cada vez peor y los cazadores pegando tiros afuera para que nadie se atreva a salir.

      Se sabe que los cazadores tienen pocos cartuchos y muchos poca puntería. Sales y se lo demuestras y todavía te echan en cara el haber probado el pasto natural del monte. Llevar el pasto a la cuadra da asco, llega seco y te dicen que por el camino te has comido lo mejor. ¡Qué ganao!

      Un abrazo a todos.

Los comentarios están cerrados.