¡Huelga General!

Política: La política es una actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos. También puede definirse como una manera de ejercer el poder con la intención de resolver o minimizar el choque entre los intereses encontrados que se producen dentro de una sociedad.

Como dice la pancarta cuya foto colgué ayer en el caralibro, “Un día sin sueldo es duro, pero una vida sin derechos no es vida”.

La estrategia del Partido de los Negocios y de sus hooligans neonazis de decir que la huelga de mañana es política, como si fuera algo malo, es la misma que ya usaba el dictador eunuco y genocida, el gallego impotente. Este demonizaba la política hasta el punto de aquella frase que ha pasado a los anales de la historia que decía “haga como yo y no se meta en política”.

La política no es mala como no lo es el agua. La corrupción política es como el exceso de nitratos en el agua: puro veneno. Y justamente quién más veneno le ha echado a la política son todos esos granujas arruinadores y corruptos que financian partidos con el dinero obtenido en los sobrecostes de las obras públicas. Aquellos que se han hecho multimillonarios a base de jugosas comisiones provenientes de las obras públicas y que curiosamente coinciden en las posiciones de demonizar la huelga, a los sindicatos y a los liberados sindicales como si fueran el cáncer de esta sociedad cuando apenas son una pequeña verruga.

Esta huelga es política desde el momento que su objetivo es hacer cambiar la política y el rumbo de este desgobierno y sobre todo de los tecnonazis de la unión europea que nos están llevando a este sistema de suburbio chino.

Una vez aclarado el tema de la huelga y la política, voy a dar mis razones para la huelga. Quién dice que la huelga no sirve para nada es porque es un mentiroso tendencioso o un ignorante. Las vacaciones pagadas, los derechos laborales, la igualdad de la mujer y cualquier otro derecho que a los trabajadores aún nos quede se consiguieron mediante el ejercicio de la huelga. Hasta la propia huelga como derecho se consiguió con una huelga ilegal. Todos los derechos que hemos ido perdiendo con las sucesivas reformas laborales son consecuencia del escaso respaldo a las huelgas de los últimos años. Cada vez que fracasaba una huelga o ésta era minoritaria, los sindicatos mayoritarios cedían más y más y acababan firmando pérdidas paulatinas, quizá poco importantes una a una, pero impresionantemente enormes a lo largo de todas las firmas de acuerdos.

El que diga que no se puede permitir perder un día de salario se está autocomplaciendo para evadir la culpabilidad. Un día de huelga produce un importante costo económico para el trabajador y más si tiene hijos a su cargo y ya habitualmente no llega a fin de mes. Pero si la huelga es un nuevo fracaso, perderemos mucho más que ese día de huelga. Los salarios seguirán disminuyendo, el paro seguirá aumentando, los servicios públicos como la sanidad y la educación seguirán siendo desmantelados y cuando nos queramos dar cuenta, ya no habrá salario que perder, trabajo que defender o derechos que sostener.

Hace tiempo que dejé de militar en uno de esos sindicatos mayoritarios. Y lo hice por coherencia. Le dije a mi secretario general que si firmaba la reforma de las pensiones, me daría de baja. Y todos sabéis que la firmaron. Por eso yo también estoy cabreado con los CCOgete de los cohones. Estoy cabreado con estos sindicatos mayoritarios que en los últimos años, en parte como consecuencia de su pérdida de apoyo en huelgas y manifestaciones, han firmado muchas cosas incomprensibles a cambio de una cuantas migajas en formación y en subvenciones. Pero no hacer huelga para “joder” a estas formaciones es como el rentero que harto de entregarle al amo la mitad de su cosecha, le prende fuego para así no tenerle que darle nada, sin darse cuenta que hubiera sido mejor pelear por quedarse con toda que no tener nada. Porque el amo podrá sobrevivir sin la cosecha, pero ¿podrá el rentero hacer lo mismo?

Mañana, 14 no os molestéis en entrar en este blog, que permanecerá en Negro durante toda la jornada. Os pido que si podéis hagáis el esfuerzo de secundar la huelga, y que no gastéis dinero, no hagáis compra, usar la electricidad lo menos posible y no entréis en las redes sociales, no compréis le periódico y no veáis la TV. Ya se que es mucho pedir, pero un día la año, un libro, no hace daño. Acudid a las manifestaciones que se han convocado y demostradles a esta banda de arruinadores que el pueblo, no está con ellos.

Anuncios

5 comentarios en “¡Huelga General!

  1. El ser humano es “zoom politicón” que dijo Aristóteles. Es un animal político por naturaleza y que venga ahora un listo ha decir que esta huelga es política resulta una perogrullada. No hacer huelga también es política y por lo tanto posiciona.

    Con el 25-S, “rodea el Congreso”, también fueron bastantes los que alegaban que detrás había grupos ultra para no apoyar la protesta. Siempre es fácil encontrar motivos para no participar, pero no participando también se participa. Cuando no se va a votar otro lo está haciendo por ti.

    Los parados no van a hacer huelga, ya la llevan haciendo algunos muchos años. La huelga de mañana ya parte con casi seis millones de participantes obligados que no van a tener en cuenta las estadísticas de la huelga. Y el gobierno no lo tiene en cuenta. Tampoco van a contar los obligados a trabajar por servicios mínimos y que quieren hacerla y tampoco los ejemplares “yayoflautas” jubilados, los becarios que no tienen relación laboral, ni la mujer u hombre que en su casa se dedican a las labores domésticas. Sólo pueden hacer huelga los que tienen una relación laboral registrada.

    Hay un “sindicato” de empleados públicos que no apoyan la huelga porque dicen que es política, porque la apoya el PSOE y no quieren estar al lado de quienes con sus actuaciones en el gobierno provocaron el actual panorama. Valiente excusa, entre sus afiliados podemos encontrar muchos funcionarios que hoy están aplicando la traición al soberano. No hacer huelga es ser aquiescente o apoyar esta traición. El PSOE ya pasó por caja y se dejó cuatro millones de votos, a ver si ahora no va a tener derecho a intentar enmendar sus errores, otra cosa es que resulte creíble, su gran problema (y mío).

    Hay muchos que quieren computar como huelguistas y no pueden y otros que se excusan porque van los que apoyaron a los que lo hicieron rematadamente mal y sin embargo, no acudiendo, apoyarán a los que lo están haciendo todavía peor.

    Así de simple; con los que quieren y no pueden o con los que pueden y no quieren. Los primeros están muy mal, los segundos hacen que cada vez sean más los primeros y que cada vez estén peor. Lo tengo claro: ¡Huelga general!

    SALUD, CALLE, REDES Y DESOBEDIENCIA CIVIL

    • Lo de ese sindicato no tiene nombre. Ayer leía en el blog de Jade que esos sinvergüenzas del CSIF le hicieron el juego al partido de los negocios para deshacerse de unos cuantos miles de interinos. Ahora, una vez solucionado el problema del desgobierno, vuelven a sus liberalizaciones.
      El CSIF es un sindicato vertical, clasista y lleno de estúpidos que se creen que por ser exclusivo de la función pública les van a defender mejor. Quién no cree en el sindicalismo ni en la democracia, mal va a defender los derrechos de nadie.

      Salud, desobediencia y huelga General

  2. Como liberal que sabes que soy te diré por qué los del PP (encabezados por Esperanza) quieren tachar de “huelga política” esta huelga, y es porque una huelga política sería ilegal. Y tendría que desconvocarse y la policía tendría plena libertad. Está claro que los del PP quieren seguir recortando libertades a la ciudadanía, todo tipo de libertades, ahora esta libertad sagrada que es “no voy a trabajar, pierdo el sueldo, pero porque yo quiero”. Eso el PP es incapaz de comprenderlo desde su óptica franquista estatista.

    Como liberal también te digo, que la huelga no me parece política, me parece una huelga laboral, sí, LABORAL, en toda regla. Una huelga que protesta contra la rebaja de la indemnización del despido, contra la facilidad por la que se pueden disminuir los salarios, por la exclusión de los sindicatos en los ERE… Podré estar de acuerdo yo, o no, con estas causas, pero no podré negar nunca que son justificaciones LABORALES lo que convierte a esta huelga en laboral, lo que convierte a esta huelga en lícita, legal, ética y sociológicamente correcta, constitucional y acorde a las libertades individuales de cada uno.

    Ahora se lo intentaré explicar a alguien del PP, ya sabes qué me dirán no? Si por ellos fuera… En fin, saludos! 🙂

    • Gracias por la puntualización que por cierto está muy bien apuntada.
      Claro que es una huelga contra la reforma laboral, contra la rebaja de salarios, contra el despido gratuíto y sin causa y muchas más “cosas” laborales.
      Pero al menos por mi parte también es una lucha por que este desgobierno rectifique su chinalización, porque deje de privatizar la sanidad y de desmantelar la educación y porque podamos tener mejores condiciones de vida.
      Lo que sería ilegal es convocar una huelga sin objetivos ni motivos con el único fin de exulsar al gobierno. Pero como los motivos y los objetivos existen, aunque cayera el gobierno, no sería ilegal.

      Salud y gracias por esas puntualizaciones que dan en el clavo.

Los comentarios están cerrados.