Isidoro vuelve de la clandestinidad

No se si alguien más se ha dado cuenta, pero Isidoro ha vuelto de la clandestinidad. Después de dejar el gobierno estuvo un tiempo siendo diputado pero sin ejercer, luego pasó de nuevo a la clandestinidad y ahora, al parecer obligado por los batacazos electorales de un partido a la deriva con un líder perdedor y una vieja guardia que parece la dirección de la Falange (por el inmovilismo, más que nada) ha vuelto a aparecer en escena. Acompañado por el grupo mediático que le llevó al poder, resurge nuevamente como el Ave Fenix, creyéndose el mesías de la izquierda. Hay que reconocer que este tipo tiene el don del discurso convincente aunque muchos sabemos que toda su apuesta por el socialismo es pura fachada y que este democristiano liberal es responsable de muchas de las cosas que nos están pasando ahora. En su empeño por mantenernos dentro de la OTAN, de desindustrializar España con la excusa de la modernización y de deshacerse de las primera empresas públicas que eran rentables como Telefónica o Repsol, allanó el camino para estos esbirros del fascismo que predican loas a la empresa privada y detestan lo público porque no les permite hacer las tropelías que suelen hacer cuando la empresa es suya.

Entre los libros que se presentaron ayer, aparte de la basura mediática de ese megalómano prepotente, insufrible y presunto genocida por asentimiento, que se inventa diálogos de película como si hubieran sucedido de verdad, está uno de unos autodenominados “Economistas frente a la crisis” y que viendo los “figuras” que pululan por ese movimiento, me da que son los mismos que cuando estuvieron como Ministros (por ejemplo un tal Josep Borrel) detestaban lo público. (Que se lo pregunten, por ejemplo a los empleados de Correos). Este grupo también está promovido por el grupo de las Prisas.

Se hace evidente que tanto unos como otros (PRISA-González and Cia) tienen miedo a un debacle total del PSOE y una entrada en escena de partidos mucho más beligerantes no sólo con la situación actual, sino con el fascismo que ahora llaman liberalismo, con los dictadores que dirigen la UE y que se autodenominan tecnócratas y con este sistema de globalización de la miseria y de las condiciones infrahumanas, pero de individualización de la riqueza.

Pero hay algo que tenemos en común y que debemos aprovechar. En su estrategia de acercarse al elector de izquierdas dicen algunas verdades como el Título del libro que presentaron ayer “No es economía, es ideología”. O como algunos de los planteamientos de este libro como el de que sin inversión en el sector público no hay posibilidad de crecimiento o como que a salarios bajos más crisis y más recesión.

La población está empezando a tomar medida de lo que está sucediendo y aunque todavía la mayoría es inmovilista porque tiene el miedo enquistado en el cuerpo, empieza a ver con buenos ojos las medidas de presión contra los chabacanos fascistas que nos desgobiernan, como la huelga de la sanidad en Madrid o que la educación pública esté en pie de guerra.

Las elecciones catalanas han demostrado que, a pesar de la manipulación, de que quién nunca ha creído en la independencia sino en la superioridad de los de su clase, y que intentando coger las riendas de la carreta de la sedición quisieron hacer olvidar al pueblo los desmanes, los recortes, los palos, las presuntas cuentas en Suiza y las presuntas comisiones que financian quién sabe qué, el pueblo no es tonto del todo y se ha dado cuenta, y ha votado a favor del referéndum pero contra los recortes, contra el desmantelamiento de lo público y contra quienes siempre han sido portavoces de una sola bandera: la de la burguesía opresora y explotadora que cree que los demás están para servirles porque para eso ellos nacieron entre sedas.

Todavía somos minoría. O mejor, somos mayoría pero sólo una minoría estamos dispuestos a luchar y a jugarnos lo poco que tenemos en pos de un mundo mejor, de condiciones humanas para todos, de la globalización de la riqueza y del destierro de la especulación de capitales y de las explotación del ser humano. Pero cuanta más miseria, cuantos más desahucios, cuantas más familias rebuscando entre la basura, más gente cruza la raya de la rebelión y de la desobediencia.

Sólo debemos seguir luchando contra los fascistas y haciendo oídos sordos a los cantos de sirena de los que, habiendo demostrado durante los últimos cuarenta años que su apuesta política es la de la especulación, la de las multinacionales y la de los grupos Bildelberg y similares, pretenden ahora que ven el peligro de ser postergados al ostracismo, hacernos volver a creer que son parte de los que sufren y de los que son castigados con la miseria.

Anuncios

17 comentarios en “Isidoro vuelve de la clandestinidad

  1. En mi opinión el proceso de contestación es lento, pero arraiga, aunque es muy fuerte el desánimo y la pérdida de ilusión.
    Desde luego que no serán estas estantiguas que vendiendo esperanza supieron dar un nefasto ejemplo de cómo se degrada el pensamiento de izquierdas, y que hoy, aún a regañadientes, tengas que aceptar que los que dicen eso de “la misma mierda es” tiene algo de razón, pero donde quiera que mires no acabas de ver dónde está el germen dentro del sistema de lo que puede acabar con esto.
    Saludos.

    • Nunca me ha gustado eso de que “PSOE-PP la misma mierda es” porque aunque su objetivo es muy parecido, las formas son totalmente distintas y el camino ni parecido. El PP es puro fascismo disfrazado de liberalismo. El PSOE es democracia criastiana liberal con nombre izquierdista. El capital es para ambos el medio de someter al pueblo pero a unos además les gusta la violencia, el terror y la represión, mientras que a los otros simplemente no les parece bien. Una cosa es que denunciemos que el PSOE no es socialista ni obrero y otra que lo igualemos a los que nos están quitando la vida.

      Salud amigo.

      • Egun on.

        Sobre que PP y PSOE misma mierda es, yo creo que no se puede ser más exacto en su definición. Unos van de cara, otros por la espalda, pero defienden exactamente los mismos intereses, por lo tanto, la misma mierda es, o como se decía hace un tiempo: mismo perro con distinto collar.

        No solo el PSOE, con el PP que le dejó hacer, ideó un sistema educativo nefasto, no solo fomentó y potenció la falta de cultura, el desencanto, la falta de valores humanos, la mercantilización de las relaciones sociales, la compulsión al comsumo, a despreciar el mensaje y valorar solo la forma de transmitirlo, la subordinación de la intimidad al interés mediático, el convertir la realidad y relevancia en entretenimiento… es que con todas las herramientas del sistema nos educó para jurar lealtad fidelidad al consumo como valor absoluto, a la ostentación como distintivo de clase, a la frivolidad como forma de pensamiento, a la agresividad como exhibición y entretenimiento, a la falta de compromiso para eludir los problemas colectivos…

        No solo a nivel social, el PSOE abrió la puerta a las privatizaciones. Ese tipo de cartas no se sacan pensando en un uso ético de la privatización, más cuando se han cargado el sistema ético, la sacan porque la van a usar, hoy, mañana o dentro de unos años, pero la carta está sobre la mesa y se va a jugar. Usaré un símil: Nadie en su sano juicio lleva una navaja de fiesta si no tiene intención de usarla.

        No, Celemin, PP y PSOE, a mi no me valen las medias tintas como distinción entre malos y peores, defienden exactamente lo mismo, por lo tanto, la misma mierda es.

      • La frase que he utilizado parcialmente y entrecomillada fue, para mí, una amarga constatación de que, surgiendo de un movimiento espontáneo y esperanzador, dejaba ver que el cambio necesario era de una enormidad aplastante pues, de algún modo traslucía que era el sistema democrático el enfermo, y la sociedad, en consecuencia, también; o viceversa. Quizá por eso la “victoria” se produjo del modo en que lo hizo. A mi, aunque he recurrido a ella, la frasecita tampoco me gusta porque nunca han sido ni son lo mismo.
        Creer que sólo un partido grande, con implantación y estructuras asentadas y extendidas es “imprescindible” en el sistema de juego actual hace, en mi opinión, que la necesaria espera de tres años más se nos haga un mundo; por eso, identificándonos algunos con lo que aún parecen representar los partidos de izquierda, el sentimiento que surge es contradictorio y amargo: no se puede esperar para expresar el descontento/no lo interpretan o lo transmiten con la suficiente celeridad que la circunstancia requiere. Ellos -los victoriosos- han salido ya al sprint, y nosotros no tenemos más posibilidades que lo que nos lleva a la calle, gracias a la convicción y entrega de los que empezásteis hace tiempo y aquí os mantenéis.
        Saludos una vez que he vuelto, pasando frío, del Hospital de la Princesa. Bravo por ellos, por su trabajo, por su arrojo en este momento, y por los que han -habéis- llevado también la lucha contra desahucios y embargos hasta el riesgo personal.

  2. Las izquierdas en general y más en particular la socialdemocracia quedaron atrapadas en las estructuras que ellas mismas ayudaron a construir al neoliberalismo. La desregulación de los mercados financieros junto con el desarrollo de las TIC es el problema. Solo ha servido para acaparar el ahorro de los trabajadores y ponerlo en su contra, es decir dedicarlo a la especulación, al terrorismo financiero retirándolo de la economía productiva. Y para más inri, una vez que lo han llenado todo de mierda, ahora quieren que la limpiemos nosotros vendiendo nuestros activos públicos y renunciando a las condiciones sociales que tantos años nos costó conseguir para seguir cubriéndose el riñón los mismos de siempre más algún representante del pueblo que antepuso sus intereses particulares a los generales.

    En estos desertores es donde está el problema, han sabido generar una estructura interna en los partidos de izquierda que ha primado a descerebrados que no sabían donde tenían la mano izquierda para ponerlos a su servicio. El mayor error que se pudo cometer fue subvencionar una educación concertada a los ricos con la iglesia de por medio y si añadimos el modelo económico diseñado para el ladrillo que facilitaba el abandono escolar temprano para ganar buenos jornales tenemos que se hizo un pan como unas tortas.

    Con esas premisas con las que los ricos se socializan en el conservadurismo y adquieren conocimientos y los pobres acceden a un consumo fácil renunciando a la formación es normal que pocos sepan de ciudadanía y socialdemocracia y los que sabían un poco eran tachados de iluminados o radicales incluso por sus propios representantes.

    SCRyD

    • No tengo nada más que decir, RED porque, como siempre, lo explicas de tal manera que es difícil aportar algo más.
      Salud, calle, rebelión y desobediencia.

    • De acuerdo con lo que dices Red Varon.
      Veo cada fin de curso a personas en las que has conseguido despertar algo de ilusión, pero poco decididos, muy poco criterio y cierta resignación natural en aceptar lo que les den; en pocos, muy pocos, un espíritu crítico y una línea clara de conducta y deseo de saber y conocer por comprender y discernir. En cierto modo provocan un deseo de dejarlo ya cuando aún te queda un poco largo el llegar a los setenta, edad de jubilación en el ámbito al que pertenecen muchos dirigentes de esa izquierda cuya voz en política se oye menos que las de esos licenciados mudos a los que, en parte, me refiero.
      No cabe insistir en que de entre estos desastres actuales la degradación en medios y estímulos para la formación de mejores personas y ciudadanos de un país no es nueva, pero los actuales gobernantes, sin duda, se llevan la palma: activos, ruines, verdaderos hijos de puta, vendepatrias con pedigrí. Y lo demuestran cada día, no sólo los viernes.
      Saludos

  3. Hubo un tiempo, en que cada vez que este hombre hablaba sentaba cátedra. Cómo bien dices, Cele, “Hay que reconocer que este tipo tiene el don del discurso convincente” Particularmente siempre me motivaba, no exento de admiración, a la reflexión. Hubo un tiempo… sí. Pero eso se acabó. Es otro de los tantos melones abiertos desde que la “información” cambió de formato vertical y convenientemente dosificado para pasar a… otra cosa. Que es en lo que estamos. Con retrospectiva, algunos, en un momento dado no demasiado lejano en el tiempo, nos hemos caído del guindo. Y hemos visto la manipulación mediática que también, por parte de “los nuestros” hemos sufrido.

    Los juegos malabares y el encantamiento se han acabado. Los hechos determinan más que las palabras que se venden. Y a ellos hay que remitirse.

    En cuanto a eso de que PSOE-PP son lo mismo, se puede afirmar que si, y como hace Cele, también que no. Y en ambos casos llevan razón. Me quedo a modo de resumen el párrafo con el que finaliza su texto. Combatir el fascismo puro y duro del PP, y no atender a determinados cantos de sirena de quienes con los hechos han demostrado dónde se está de manera equivocada. Porque como bien dice Carlos Carnicero en su último artículo, el PSOE no puede estar poniendo una vela a dios (con la calle, con los ciudadanos) y otra al diablo (la Banca y los “mercados”). Tendrá que elegir si quiere seguir existiendo como referente. En cualquier caso, el bipartidismo está liquidado. Como liquidada está la edulcorada visión que de la Transición nos han vendido. La calle, la auténtica consciencia política de este país, como el de otros, está en otra cosa. Busca modelos y protocolos de representación que sean auténticos y no de ficción como sucede actualmente.

    En un mundo en que “el peligro marxista” ha dejado de existir tras la caída del muro de Berlín, más la globalización, ya no les hace falta el escaparate que contra eso fue la socialdemocracia aquí en Europa. Estamos en la visualización de su desmantelamiento. En una guerra descarnada de clases como nunca. Unos pocos privilegiados determinando la vida de la mayoría y enriqueciéndose como jamás a costa de lo que sea. Marx, lejos de estar anticuado, está más vigente que nunca para interpretar la descarnada realidad en la que estamos inmersos.

    Para ilustrar lo que hoy debatimos, os dejo algo que igual algunos ya conocéis, pero que aunque así sea, conviene recordar siempre, por su vigencia:

    Salud, calle, rebelión y desobediencia.

    @narboneando

  4. Vuelvo a recomendar

    http://www.angelesgarciaportela.com/

    La última entrada coincide con la tuya, Cele, y los comentarios con los nuestros.
    El PsoE es la cara absurda del liberalismo. Capitalismo a tope con vetas de leyes que hacen guiños a la progresía (matrimonio homo) pero que dejan en el limbo al no dotar de presupuesto ni desarrollo reglamentario (dependencia, Memoria histórica) . La puerta de la privatización de las joyas del Estado la abrieron Isidoro y sus secuaces, las políticas a seguir las pergueñaron gentes preparadas en el Imperio. La corrupción, la ignorancia y el amiguismo junto con la complicidad de los medios de información (¿?) fueron y son las pautas a seguir.
    Como indicó Narbona, las Estrategias de Manipulación reveladas por Chomsky se usan desde hace años. Demasiados.

    Lo ideal sería ignorar totalmente a estos trileros vendepatrias.

    Salud y calle

  5. Interesante el enlace que aporta JM. Os lo recomiendo. Y, JM, los trileros lo tienen cada vez más negro. Sobre todo desde aquel prodigioso 15-M Un placer leeros.

    • Sí, pero seguimos siendo una inmensa minoría. Hay 14 millones de votos, al menos, dependientes de la manipulación.
      Por la vía electoral, chungo, salvo que cambiemos la ley.

      Salud y calle

  6. Vuelve Isidro, vuelve Aznar , la OCDE habla de seis millones de parados y nos avanza más recortes, nuestra sanidad se marcha y muchos vecinos sin moverse ni para firmar en los centros de atención primaria.
    Hace un momento me encontré con una vecina profesora de la concertada y ante petición de apoyo para la pública me dijo que si no fuera por los dos niños que tenía estaría en lucha pues ya le quitaron la paga de navidad “para lo que quieren somos como la pública” aseveró. En fin…. sin palabras
    Esto va despacio pero la huelga de sanidad está haciendo que mas tomen conciencia de lo que se nos viene encima.
    Esta tarde a la calle de nuevo y ojalá se colapsen las calles.

  7. Pingback: Isidoro vuelve de la clandestinidad | EL VIL METAL. | Scoop.it
  8. Pingback: Isidoro vuelve de la clandestinidad. « EL TÁBANO

Los comentarios están cerrados.