Sanidad, negocio y latrocinio

Una de las estrategias del Partido Paralosnegocios y Paracolocarfamiliares, es manipular la información a base de conceptos simples que cualquier majadero pueda entender pero que de tan simples no den lugar a que el bobo de turno pueda tener ni siquiera una duda que pueda dar al traste con la manipulación.

Nunca dan marcha atrás en sus catastróficas y empobrecedoras decisiones porque saben que cualquier vacile, puede acabar con todo el sistema injusto y avasallador que han montado. Así había sido hasta que el Hospital de la Princesa de Madrid se puso en pie de guerra. Tan intocables y tan por encima del bien y del mal se creían que cometieron un error de bulto: intentar convertir en geriátrico el hospital público que se encuentra dentro del Barrio de Salamanca de Madrid. El Hospital que convive en el barrio de los Versace, Hermés, Dolce & Gabana, Chanel, Armani, Valentino o Vuitton , todos símbolos del capitalismo más especulativo y representativos de la casta pepera (mucho humo y poca esencia), resultó respondón y apoyado incluso no sólo por los vecinos de tan exclusivo vecindario sino incluso por la propia alcaldesa de la capital, hizo dar marcha atrás a estos estrategas del latrocinio.

Así, ahora que toda la sanidad madrileña se ha levantado en pie de guerra, desde los celadores, hasta los médicos pasando por enfermeras y hasta pacientes, como no quieren, ni probablemente puedan porque a lo peor ya tienen comprometidos estos servicios con alguna empresa cuyos consejeros delegados sean familia directa de algún compadre o comadre del partido, dar marcha atrás, han iniciado una campaña de manipulación con tres mensaje básicos: “La sanidad Madrileña, no se está privatizando, sigue siendo gratis y los médicos y enfermeras son unos mentirosos”. Para ello han sacado un vídeo que resume claramente estas circunstancias expuestas: simple, manipulador y dirigido a los simples e idiotas.

Claro que siempre hay otro que explica de verdad como son las cosas:

Y sobre todo, se empeñan en repetir que la privatización (que ellos llaman externalización) no va a cambiar nada para el paciente que seguirá recibiendo la atención de forma gratuita y además mejor gestionada y con menor coste para las arcas públicas.

Y aquí es dónde hay que responder a estas caraduras arruinadores que son unos bellacos MENTIROSOS. No es externalización, sino privatización. No es verdad que no suponga coste adicional al paciente porque la sanidad es de todos y se paga con nuestros impuestos y el único estudio con datos sobre el coste real de la sanidad privatizada y la pública dice que la primera cuesta entre siete y ocho veces más que la de gestión pública. A eso debemos sumarle que los siete hospitales construidos por los especuladores del ladrillo no dan servicios completos y que derivan a la Paz o al Ramón y Cajal los casos que no les interesan porque supondrían un coste adicional en aparatos de diagnóstico y en especialistas. Además debemos recordar que hace un par de años estas constructoras reclamaron más dinero a la Comunidad del pactado y que les han quitado a los enfermos hasta las meriendas. Y de gestión nada de nada porque se limitan a contratar médicos y enfermeras sin ningún tipo de gestión salvo la que sea el menor coste posible aunque eso suponga dejar a la suerte o a la profesionalidad del personal que se muera la menos gente posible.

Por tanto es mentira que este sistema no nos cueste dinero a los madrileños, es mentira que sea gratuito y es mentira que no sea una privatización.

Por otra parte, resulta bastante curioso (por no decir otra cosa peor) que estén predicando a los cuatro vientos que todos aquellos servicios públicos que no son rentables hay que dejar de prestarlos porque las administraciones no pueden cargar con el peso del coste y por otra se intente privatizar aquello que no le cuesta dinero a los ciudadanos. Porque si se privatiza será porque es negocio. Como decía ayer una chabacana diputada valenciana del Partido Paralosnegocios y Paracolocaramigos, las empresas privadas no son las hermanitas de la caridad y si están dispuestas a recoger el guante de la sanidad será porque es rentable. Y si es rentable ¿por qué se privatiza?

Simplemente porque los amigos le han echado el ojo al pastel y quieren que este campo deje de ser un servicio universal y público para convertirlo en un negocio que pagamos todos y por tanto cuya máxima ya no será el juramento hipocrático sino el de Adan Smith.

Enlaces:
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/03/17/madrid/1331987916_974650.html
http://www.publico.es/espana/446368/los-beneficiarios-de-la-privatizacion-de-la-sanidad-madrilena
http://www.sindicat.net/n.php?n=17168

Anuncios

9 comentarios en “Sanidad, negocio y latrocinio

  1. ¿Privatización? No valen ni para eso esta gentuza. Es parasitación; a una actividad pública que presenta una fuerte e ineludible demanda se le acopla un dispositivo organizativo exento de la aplicación de las normas del ámbito jurídico administrativo e integrado por parientes y amiguetes, incapaces de superar una oposición, a los que se les llama “emprendedores”. Se ponen salarios estratosféricos, quiebran el negocio y luego tienen que ser rescatados con dinero público. Se apropian de lo que todos hemos construido en base al valor de uso para transformarlo en valor de cambio una vez que lo han destrozado.

    Universidad privada? No, centro dedicado a vender títulos académicos como si fueran de “nobleza”, en sus bibliotecas tienen menos libros que yo en mi casa, los estudiantes van al campus en 4×4, con el smartphone de última generación y viven en colegios mayores de cinco estrellas. De aquí salen esos “emprendedores” que presumen de que han estudiado en una gran universidad porque el 90% de los que compran el título se colocan nada más, incluso antes, de haberse licenciado. Claro, en la empresa de papi o parasitando una actividad administrativa. Y entre semana al campo de golf, al coto de caza o a pasear en yate para diseñar un pelotazo con el ministro, consejero o alcalde de turno. También suelen acoplarse jueces y curas.

    Amigo Celemín, Ignacio González dice que no es privatización, y tiene razón: es desfalco. ¡Con dos cojones!

    SCRyD

  2. Totalmente de acuerdo contigo RED. No hay nada más que echarle un voistazo al enlace de publico para ver a quién beneficia esta parasitación como tu dices. Y lo más alucinante es que encima pretenden sacar pecho.

    Salud pública y universal y cárcel para los asquerosos parásitos.

  3. Acertado artículo, Cele, complementado con el comentario de Red. Enlazando con lo que colgaste ayer, la deriva iniciada prácticamente en la época de González -de venta de todo el patrimonio público a amiguetes varios, con el mantra permanente de que lo público siempre está mal gestionado y que lo privado funciona con más eficacia-, está llegando a su fin. No va a quedar nada más que mal-vender (porque eso es lo que se hace) ya que prácticamente no queda nada. Todas las joyas de la corona, públicas, y rentables, se han puesto en manos de grupos particulares que sin que apenas les haya costado nada (otra gran estafa) lo han transformado en negocio privado.

    Es el momento de la Sanidad, modelo en nuestro entorno y a nivel mundial, en cuanto a relación costo-prestación. Y también el de la Educación. Proximamente, otro gran nicho de negocio serán las pensiones. La privatización caerá, una vez más, en manos de la Banca que espera con ansiedad buitrera el momento de entrar a saco.

    En paralelo a la sustitución de lo público por lo privado, vamos transformándonos desde ciudadanos a súbditos de una forma casi imperceptible.

    Os dejo, para terminar, uno de los últimos artículos que Nacho Escolar ha colgado sobre el tema objeto de tu artículo, Cele: la sanidad.

    http://www.eldiario.es/escolar/privatizar-hospitales-mala-idea-claves_6_73552666.html

    Salud Calle Redes y Desobediencia civil.

  4. Buenos días.

    A mi lo que me parece que están haciendo con todos los servicios públicos es lo mismo que llevamos sufriendo los informáticos con las cárnicas, más conocidas como consultoras. Que todo currela sea un PSM (puto subcontratao de mierda). Esto quiere decir que la entidad que da el servicio (hospital, ambulatorio, etc…) le paga a una consultora el mismo salario que cobra ahora un trabajador (pongamos 1.200 euros) y la consultora “rentabiliza” el puesto de trabajo sacándolo como oferta de trabajo al mejor postor (pongamos 700).

    Algunas consecuencias de esto:
    1. Reducción drástica del salario del trabajador (el del trabajo/esfuerzo se mantiene)
    2. Se puede contratar a otro cada 2 años para ocupar ese puesto de trabajo y prescindir del anterior, acusando imposibilidad de recolocación, y así no pagarle la antigüedad.
    3. Precarización de los puestos de trabajo. Desaparación de la estabilidad laboral.
    4. Reducción de la calidad del trabajo desempeñado. Se compite sobretodo por precio no por calidad.

    Otras consecuencias fácilmente apreciables. Los trabajadores entran en una espiral desmotivadora, pues se preparan en conocimientos para acceder a la oferta pero al competir en precio, acaban teniendo un salario de mierda. Los que superan la espiral, se piran a empresas donde les contraten por lo que saben hacer y les paguen lo que vale su trabajo, generalmente fuera de este país. El alto índice de rotación provoca falta de especialización, una masa de trabajadores que desempeñan un trabajo mediocre, dado que tienen que formarse y reciclarse en todo aquello que les facilite acceder dentro de 2 años a otro puesto de trabajo “de lo que salga”. Fuga de cerebros o estampida de la excelencia, quien destaca en un campo concreto no se queda a competir por precio con los mediocres, se va donde le pagan por su trabajo y le motivan a profundizar en su especialización.

    Ese creo que es el modelo que se está defendiendo.

    Un saludo.

  5. Gaizko: Buen análisis que comparto al que podríamos añadir que tambien influye en la rentabilidad de las empresas (que no de los empresarios).

    Narbona: Las pensiones será lo siguiente, pero ¿Y después? ¿Empezarán a hacer negocio con las personas? Creo que después de leer la reflexión de Gaizko por ahí van los tiros.

    Salud, lucha, compromiso y calle

  6. Pingback: Sanidad, negocio y latrocinio « La Tronera de Celemín « EL TÁBANO
  7. Pingback: Sanidad, negocio y latrocinio | EL VIL METAL. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.