El imperio del papel mojado

6 de diciembre, día de la Constitución.

9 de diciembre día mundial contra la corrupción

10 de diciembre día mundial de los derechos humanos.

Decía el pasado miércoles Iñaki Gabilondo que la Constitución es como una mujer maltratada a la que todo el mundo le dice lo que debe de hacer pero a quién nadie escucha.

No voy a contradecir al maestro, entre otras cosas porque estoy de acuerdo con lo que dice, pero creo que la situación descrita por él es parca. Primero porque no todo el mundo quiere cambiar la Constitución, segundo porque los que la tratan como a una mujer maltratada y nos maltratan a todos los ciudadanos y lo hacen por nuestro bien, son los que nunca han creído en ella y nunca la quisieron y sin embargo ahora se proclaman el Senedrín de la Carta Magna y por último porque esta situación no es única de España. El deterioro de los derechos civiles y el derribo del estado de bienestar es algo que supera nuestras fronteras y el objetivo de esta tercera guerra mundial que estamos sufriendo en los que un 1% quiere no ya acumular todas las riquezas sino someter al 99% para que sean sus esclavos.

Los que nos están quitando la vida desde Europa y están apoderándose de todo nuestro sistema de servicios públicos y de derechos son los mismos que presionaron a Grecia antes de las elecciones para que los que se creen todo lo que la TV les “echa de comer” no votaran a los que promovían hacerle una auditoría a la deuda y sobre todo, dejar de pagar a los bancos arruinadores, alemanes sobre todo, para que la población pudiera sobrevivir. Estos mismos, ahora que el Capo Berlusconi quiere volver a ser presidente para no acabar sus días de sexo desenfrenado y perversión de menores, en una oscura trena entre sórdidas paredes, cucarachas, chinches y demás fauna insectil, son los que vuelven a “amenazar” al más puro estilo de la mafia del cuché hooliwoodiense para que los italianos “no dejen los logros” conseguidos, o lo que es lo mismo, no le den el poder de los votos a aquellos que no quieren (queremos) seguir por el camino del nuevo medievo.

Los que, dentro del país, se declaran talibanes de la Constitución son los mismos que hacen caso omiso no sólo de sus mandatos sino de otros cuantos cientos de artículos de otras leyes. Hablan los dirigentes de ese partido que lleva el nombre de obrero, de que es necesario poner por escrito derechos como el del sistema nacional de salud o el de la educación pública. Pero lo que realmente es necesario no es poner por escrito más derechos sino hacer que se cumplan todos aquellos que figuran ya por escrito. Lo que realmente necesitamos no es hacer más leyes sino que se cumplan las que hay. Porque, estos que nos desgobiernan que con su chulería altanera nos están retando día a día para que acabemos haciendo aquello que no queremos pero que les daría la excusa para que lo que hacen pudiera tener algún viso de moralidad, se declaran defensores ultras de una Constitución que no votaron porque acababa con los Principios Fundamentales del Movimiento, pero que acabaron usurpando porque les permite dejarla en stand-by sin que les pase absolutamente nada. Recogen el guante del principio de inocencia para alargar todos aquellos procesos que les pueden llevar a la cárcel hasta que se mueren por si solos. Han retorcido el principio de sindicación y el de huelga hasta hacer creer a media ciudadanía que tanto uno como otro son el problema del país. Le han dado un maquillaje tan extenso al principio impositivo progresivo que, sólo pagamos impuestos aquellos que estamos sujetos al imperio de la administración, haciendo que no sólo el que más tiene sea el que menos paga, sino que además lo hace de forma legal. Le están dando tal forma amorfa al derecho de manifestación y reunión que manifestarse y reunirse en contra de lo que ellos no crean conveniente, te puede llevar a la misma situación que en el año 1975, sólo que en lugar de en los bajos de la Puerta del Sol, en los sótanos de Moratalaz. Le están dando tal interpretación al sistema de representación popular que han convertido al Parlamento, que debiera ser el centro de la representación popular, en el Palacio del Pardo de esta Dictocracia.

En resumen que estamos viviendo en un sistema policial, con un desgobierno que se comporta como un gran dictador, con una oposición a la que le importan una mierda los ciudadanos y que lucha por no perder nada de su poder ni de sus privilegios y en un camino hacia un sistema medieval sin ningún tipo de servicios públicos o derechos civiles.

Es el momento de crear un nuevo estado, una nueva Europa y un nuevo mundo.

Anuncios

4 comentarios en “El imperio del papel mojado

  1. Amén. Suscribo hasta las comas. Y… sí. Es el momento de algo nuevo. Mi abuela decía: “A grandes males… grandes remedios”. No existe la calle de en medio. Y aquellos que han decidido hacer negocio de absolutamente todo, que vayan contemplando la posibilidad de que la reacción podría ir en el sentido contrario: que todo termine siendo público y sujeto a RACIONALIDAD. La primera, que NUNCA una minoría decida sobre la vida y hacienda de los más. Algo tan sencillo de entender como eso.

    Excelente entrada, Cele.

  2. El compinche de Díaz Ferrán, Del Cabo, dice que se inspiró en una película en la que el protagonista decía que su trabajo consistía en comprar empresas quebradas para luego trocearlas y venderlas.

    Me parece que los del PP han debido ver esa película, Prethy Woman, un montón de veces, tantas, que la han interiorizado y la están interpretando de manera magistral: “vamos a quebrar el Estado, luego lo troceamos, y lo vendemos por partes”. Si el PP está haciendo una interpretación de lujo del personaje que interpreta Richar Gere, el PSOE también esta haciendo una interpretación de Óscar a la mejor actriz secundaria con su papel: una mujer de la calle, prostituida, que cae deslumbrada ante el boato de un negociante sin escrúpulos.

    El PSOE,más exactamente, sus representantes, son como Julia Roberts, después de haberse prostituido y dejado su dignidad por los suelos, poco les importa ya arrimarse a donde les pueda caer la pasta fácil.

    Parece de cine pero no lo es. De la pantalla nunca se escapan las hostias hacia el público. En la realidad son ya demasiadas las que se están escapando hacia el público y este cada vez se encuentra más incómodo en su butaca ¿Se levantará o segirá esperando hasta que le quiten la butaca? Aquella película fue un taquillazo, espero que esta realidad sea una revolución.

    SCRyD

  3. Todo lo que nos está pasando, abundando en la terminología y ejemplo cinematográfico de Red… no es casual. Sino que es el desarrollo de un guión muy premeditado que desde suntuosos despachos se ha trazado desde hace algún tiempo ya. Puede que seamos capaces de ver e incluso entretenernos -tal como suele ocurrir durante todo rodaje-, en eso de incorporar o tachar elementos, en función de las vicisitudes o inconvenientes que se encuentran a la hora de filmar. Pero el guión está trazado ya.

    Otra cosa es lo que viene tras el rodaje: la labor de “edición”. Que en realidad es donde se elabora y da el sentido buscado inicialmente a la película… o no. La pregunta es: ¿Conseguiremos darle la vuelta al guión trazado? ¿Seremos capaces de cambiarlo antes de llegar al fotograma “Fin”…?

    Va a depender de la cantidad de gente que seamos capaces de ocupar la sala de montajes. Hay que rehacer la película. Es más: tenemos que hacer la película contraria. No podemos ni debemos permitirnos otra salida. Nos va la supervivencia en ello.

    SCRyD

  4. Como bien decís la pelota está en nuestro tejado y cada vez está más propensa a caer al suelo. Claro que si tarda mucho en caer, es posible que el suelo sea el abismo y la caída infinita.
    Gracias por vuestros siempre interesantes comentarios.

Los comentarios están cerrados.