Borregópulis

Cada vez que tengo que ir a hacer la compra, cada vez que atiendo a un deformativo televisivo o cada vez que tengo que acercarme al centro de Madrid me hago la misma pregunta: ¿Toda esta gente que pulula por el centro comercial haciendo cola en las tiendas de telefonía o en las de ropa cara, toda esa gente que es capaz de pagar 60 euros por acudir a una fiesta de nochevieja, o todo aquel que circula por la calle Preciados, ¿Se ha enterado de esta gran estafa que padecemos? Y si se han enterado, ¿les da igual?.

Ayer tuve un pequeño altercado en el trabajo porque una persona que me consta pertenece a esa idiocia y al enchufismo del Partido Pacolocarfamiliares, me felicitó el año nuevo y en lugar de responderla lo que en estos casos se entiende que es pertinente, le contesté ¿Año Nuevo? ¿Navidad? Estoy esperando la paga extra, hasta entonces no creo que haya nada por lo que dar felicitaciones. La señora en cuestión se enfadó bastante, me contestó eso tan recurrente de “que tendrá que ver una cosa con la otra”, “Las navidades son para felicitarse y desearse lo mejor”. A esto sólo repliqué que yo todo el año deseo felicidad, paz y lo mejor para los demás y no sólo porque lo diga el Corte Inglés. No hubo posibilidad de más porque el ascensor llegó a su destino.

Veía ayer en el deformativo del “¡imbresionante nodicia para este fin de semaaaaaaana!” que había gente muy molesta a las afueras de Madrid porque se había suspendido una fiesta de “principio de año” sin haber avisado con tiempo. A esa fiesta había acudido gente que había recorrido más de 400 kilómetros, y que estaba enfadada por los 70 euros de gasoil perdidos más los 60 de la entrada. Me pregunto qué tipo de preocupación, que tipo de sentimientos y que forma de vida posee aquel que es capaz de gastarse 130 euros para ir a zumbarse los oídos a un garito de mala muerte recorriendo además media España.

Escuchaba también en ese mismo exagerado deformativo de los servicios cantamañanas del Piqueras, cómo el borreguismo desilustrado (borregopulis) de Madrid aceptaba con más o menos agrado pero sin ningún tipo de oposición o protesta, el euro por receta con el que Don Vito nos ha agraciado este nuevo año. Incluso una señorita llegó a decir que “como todo el mundo lo paga, habrá que hacer lo mismo”.

Para nota también la explicación sobre las consecuencias de la negativa por parte de la becaria reportera. “Si ustedes quieren, se pueden negar, pero ¡Ojo! Que les puede caer una sanción administrativa del 20%”. Lo que no dejando de ser verdad, por el tono, daba a entender que la sanción no eran 20 céntimos sino una cantidad desorbitante.

Cuando echo la vista atrás y veo a dónde han conseguido acorralarnos, me frustro, me cabreo y me indigno, no ya por la actuación de estos miserables fascistas (que también) sino por el consentimiento, el pasotismo y la falta de conciencia de esta borregópulis que puebla nuestro estado y que está preocupada por si Ronaldo está o no triste, por si Casillas es o no suplente o por si en navidades hay o no huelga de metro que les impida acercarse a la cabalgata. Mientras, Don Vito nos privatiza todos los hospitales de Madrid, el cantamañanas de la baba nos está llevando a 1940, la indecente Bienpagá se arrea 150.000 euros de salario neto y público al año, repartido en varias nóminas y la asquerosa hija de Belcebú, Doña Rancia, insta a la comunidad internacional a una especie de juicio de Nüremberg contra el estado cubano a fin de que un homicida gilipollas que conducía sin carnet porque se lo habían retirado al haber perdido todos los puntos, pueda borrar de su expediente la muerte de dos personas por conducción temeraria.

Esta sociedad en la que malvivimos se ha convertido en el “Far West”, dónde los estafadores, los pistoleros, los sinvergüenzas y hasta los homicidas o los que les protegen se erigen en la ley y el poder y los pobres “indios cabreaos” son retirados de la circulación y excluidos de la sociedad.

¿Hasta cuando? ¿Cuándo pasaremos de borregópulis a horros?

Anuncios

9 comentarios en “Borregópulis

  1. Esos casos que describes Celemín, es un tipo de miseria delque se siente vergüenza. Yo también estrené el año afrontando un caso de misería diferente. Una señora se desvaneció en la puerta de mi oficina; la recogimos, la acomodamos en la escalera, llamamos al 012 y mientras esperábamos a la ambulancia empezó a volver en sí y nos comentó que llevaba dos días sin comer y que estaba intentando llegar al hospital a más de 20 Km todavía para conocer a su nieto que acababa de nacer.

    Lo primero que pensé: a esto nos vamos a tener que adaptar porque cada vez va a ser más frecuente. Lo mismo que a las dos parejas que a las 7:30 de la mañana las encuentro recogiendo los cartones y las mantas después de haber pasado la noche en la puerta de mi oficina. Ayer se inmoló una persona en Málaga.

    También es muy miserable el comportamiento de Cospedal, no sólo por lo que dice que gana, si no por cómo nos lo cuenta; nos tomán por idiotas. Esta fulana además, se ha sacado de la manga un decreto que llama “ley de caso único” para re-indemnizar a las víctimas del tristemente famoso incendio de Guadalajara. Dice que “para terminar ya de una vez con el dolor de los familiares de las víctimas”. La indecencia de este personaje no tiene límites, juega con la vida y la muerte de los demás, con los sentimientos, como si fueran mercancías.

    Pero hay esperanza. A esta acción de esta insufrible señora, un hermano de una de las víctimas le contestó: “ya recibimos en su día las indemnizaciones correspondientes, si recibo ese dinero lo donaré a una ONG o mejor, podría haberlo dedicado a suavizar el ERE al que han sometido a los trabajadores del servicio contra incendios”. Me consta que hay al menos tres familias más de aquellas víctimas que están en esta línea.

    Lo triste de esto es que la noticia es lo que tu dices: Ronaldo ya no está triste. Me cago en los medios de comunicación y desinformación.

    SCRyD

    • Yo tambien tengo ganas de cag.. y tb así lo haré. Sobre ésta pandilla de delincuentes, porque si solo fuera la Cospedal… pero detrás hay un ejército con varios caudillos que tienen al pueblo cautivo y desarmado (y sobre todo dormido). Salud amigo.

  2. Buenos días.

    Conozco personalmente a una pareja que son muy aficionados a ese tipo de fiestas. Del mismo modo que algunos van a ver a Bruce Springsteen, Iron Maiden, o cualquier otro concierto, estos dos amigos ahorraron 4 meses para disfrutar en nochevieja de algo que les hace felices (igual que cualquier otro concierto, y los hay con entradas bastante más caras), a estas dos personas los 190 euros que perdieron les supuso 4 meses de esfuerzo, que vieron tirados a la basura porque era una celebración para enfrentar el año nuevo con ganas, les hacía mucha ilusión. Sí, hay idiotas en todas partes, pero no todos los que van a una sesión de un DJ son imbéciles, yonkis que se cargan de speed y descerebrados (lo he oído tantas y tantas veces), o al menos, no más que los que ahorran por ir a otro concierto de otro grupo de otro estilo musical. Entiendo tu crítica sobre despilfarrar dinero, pero espero que sirva esto de explicación hacia la duda sobre los sentimientos y forma de vida de mucha gente a la que les gusta la música techno.

    Sobre el juego con las víctimas, os invito a reflexionar sobre los casos sobre algunas víctimas del terrorismo (no todas, no caigamos en absolutos), a ver si cabría alguna manipulación de las que estáis viendo para con esta gente. Esta gente no es que juegue con las víctimas como si fueran mercancía, es que mercantilizan todo lo que les roza, allá donde van imponen la ley del dinero en mis bolsillos y del Uno para todos, todo para mí.

    Y ante todo, feliz año nuevo.

    • No critico una actuación sino una actitud. Me parece bien que la gente se divierta, o que como tu dices ahorre para ir a ese tipo de eventos como el que va a ver un Madrid-Barça. No critico eso. Lo que critico es la actitud de quienes no tienen trabajo, futuro ni dignidad y son capaces de ponerse violentos porque les han “jodido” una puñetera juerga de speed, música atronadora y si se tercia, un polvo en los lavabos. Mientras, cuando hay que luchar por algo, se quedan en su mundo porque no va con ellos.
      Salud, amigo.

    • Efectivamente, Gaizko. Esta gente llevan el mercantilismo en los genes pero esos son una minoría capaces de inventar religiones y meterlas en las mentes de millones para que encima les reconozcan como gentes de excelencia y elevado prestigio.

      A mí el fútbol me importa un carajo, pero me se la vida y milagros de Messi, el Cristiano, el Iker y la madre que los parió sin poner nimgún interés y sin esfuerzo mental. Pero si quiero saber a quién y por qué le han dado el Nobel de medicina o de que va esa vacuna que retrasa la porpagación del sida, a tirar de Internet. Manipulan y con muy mala baba, está claro que hay minorías que saben eludirlo y son muy conscientes, pero el efecto sobre la masa es socialmente demoledor.

      Un saludo

  3. Creo que tu comentario de hoy tiene mucha importancia, pues pone de relieve el desinterés de la inmensa masa borreguil, que yo creo que suman al menos un 50 % de los ciudadanos (Para percatarse no hay mas que auscultar a nuestro alrededor). Si añadimos otro 40 % de acérrimos al régimen del momento (pppsoe) nos queda el 10 % que verdaderamente tenemos interés en lo que ocurre a nuestro alrededor y preocuparnos por los motivos sociales. Ojalá el nuevo año aumentemos el número. Trataré de dejaros abajo un enlace donde se describe nítidamente la crisis en la que nos han inducido. Salud para todos y fuerza amigos.

Los comentarios están cerrados.