¿Sinceridad o segundas intenciones?

Circulaba el pasado fin de semana en Facebook una sentencia que definía claramente este galimatías en el que quieren convertir los del Partido Pasusnegocios los sobres, Bárcenas, la Gürtel y la presunta finalidad de convertir la política en un negocio lucrativo: “El Dioni, no robó ningún furgón blindado porque no figura en su declaración de la renta”.

Ya dije en el artículo de ayer que ando muy mosqueado con este ataque de sinceridad periodística que les ha dado a Pedro Jeta y a Cebrián. Si algunos tenemos sospechas de que todo lo que toca este partido que coloca amigos y familiares es sospechoso de tener un fin lucrativo, si durante años hemos visto aparecer y desaparecer con la misma rapidez personajes acusados de tráfico de influencias, malversación de fondos, enriquecimiento ilícito y muchos otros supuestos delitos que nos han llevado a formarnos una opinión sobre el nido de víboras que es el Partido Pasusnegocios, que ahora, de repente los dos panfletos que más números venden en este país se pongan de acuerdo para acabar con el máximo dirigente, que es a la vez presidente del Gobierno, me mosquea muy mucho.

También dije ayer que, tengo la sospecha de que la parálisis mental de la que disfruta el indolente, no gusta ni a la Merkel ni a los dueños del chiringuito que ven como las reformas no van a la velocidad que esperaban.

Y hay muchos cabos sueltos que no comprendo. Hace unos cuantos años, cuando el Chocolatinas Insufrible, presunto genocida y Falangista confeso de juventud, estaba en el gobierno y el Indolente era vicepresidente, la prensa se empeñaba en hacer del Pando silvador el artífice intelectual de la llegada del iluminado insufrible a la Moncloa. Si volvemos a la actualidad y analizamos las siguientes palabras sin saber de quién provienen (“Todo lo que se refiere a mí y a mis compañeros de partido no es cierto”…”salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación”) ¿diríamos que el tipo que ha dicho esto es muy inteligente?¿Diríamos que este tipo pudo haber sido artífice intelectual del éxito de un partido?

Ayer salió el paro de Enero. 132.000 desemplados apuntados en el INEM más. A este ritmo, pronto ya no habrá más gente que se quede en el paro, porque no tendremos trabajo nadie. Cuando el Indolente Babas llegó al gobierno aparte de aprobar vía decreto una reforma de la legislación laboral que nos dejó as las puertas del servilismo, estaban todo el día machacando con que era la solución y sobre todo con que en unos meses vendrían más. Desde hace algún tiempo la Asesora del PP que nunca ha trabajado y que cobra como Ministra de Trabajo (aunque no ejerce) ya ni siquiera sale a cantar las loas de las bondades de la represión laboral. No ha habido más desgraciada legislación sobre este tema y los empresarios reclaman una y otra vez que se les permita contratar y sobre todo despedir como quieran, a quién quieran, sin tener que dar cuenta a nadie y sobre todo, que les dejen no pagar impuestos (ellos dicen que para así crear más empleo). Parece como que al Babas ya no le gustaran las medidas de represión laboral y estuviera por indolencia o propia voluntad, retrasando lo que le exigen los suyos.

De igual forma, los timadores están exigiendo el rescate (que por otra parte ya existe). Están exigiendo que el gobierno se comprometa por escrito a que, a cambio de más intereses, los delincuentes de traje y corbata de seda puedan quedarse con el país como ya se han quedado con Grecia y Portugal. Tampoco aquí parece que el Pando, por dejación o propia voluntad, esté haciendo lo que los tecnócratas (timadores) le exigen.

Por último, no hay que descartar una rebaja en la presión, en el cabreo de la gente (el sábado salieron mil quinientas personas de la 13 Rue del Trinque y cuando llegaron a Callao ya había más de diez mil). Quizá hayan pensado que si apartan al inmovilista siseante de la Moncloa, la gente acabe quitándose el cabreo de encima. Aunque hay varias cosas que no han tenido en cuenta: el Indolente no se inmuta con nada y si no fueron capaces de hacerle dimitir tras haber perdido dos elecciones generales seguidas, no creo que se vaya así por las buenas. El status de impunidad sobre el que se mueve esta gente, les hace cometer tropelías como el segundo indulto a policías maltratadores o a un psicópata homicida al que representaba el bufete de abogados en el que trabaja el hijo del otro asesor del PP con cargo de Ministro de Justicia que ejerce de Torquemada.

Por último, cuanto más se investiga el caso NOOS, más relación tiene con Bárcenas y la Gürtel. Y también dije el otro día que aquí nunca pasa nada. Pero que cuando a la gente se le hinchan los testículos y los ovarios, acaba habiendo muchos muertos y un listo que le mueve la silla al que está sentado en ese momento.

Anuncios

13 comentarios en “¿Sinceridad o segundas intenciones?

  1. Pingback: ¿Sinceridad o segundas intenciones? | EL VIL METAL. | Scoop.it
  2. Pingback: ¿Sinceridad o segundas intenciones? « EL TÁBANO
  3. De acuerdo que “El Indolente” no va a dimitir salvo que el pueblo lo pida en la calle de forma masiva.
    Estoy mosca con los que quieren cargarse a los partidos y hay uno que hasta lo llevan a la “telerouco” y en su medio está atacando a IU,sin parar. Provocan abstención para luego abrir un período constituyente.
    Solo falta que pongan el cartel de “Se Vende”.
    Salud

  4. Tras casi 40 años educado a base de mentiras, yo no creo en la sinceridad de un dirigente político y mucho menos en la de la prensa. Para mi es obvio, segundas intenciones. ¿Porqué 2 periódicos teóricamente enfrentados apoyan la misma opinión? Cebrián, asiduo al Bildeberg… P.Jota, oficial quiero y no puedo asistir a las reuniones de este club de amigos… Huele mal.

  5. Apuntalando el comentario de Red sobre los jóvenes de la I.S. Carlos Carnicero reflexiona en su última carta a los socialistas (http://ccarnicero.com/2013/01/30/carta-sincera-y-carinosa-al-companero-rubalcaba-iii-como-recuperar-el-orgullo-de-ser-socialista/) sobre el para qué de la existencia de un partido democrático y de izquierdas. Porque alcanzar el poder democrático y legítimo -dice, debe ser el instrumento (no el fín) para cambiar la sociedad. No vale llegar para “administrar” eficazmente lo que existe.

    • Aunque estoy bastante de acuerdo con el fondo del artículo, creo que se deja de lado la impunidad de la que gozan los políticos y los que mueven sus hilos.
      Cuando se derrumba un edificio no se puede levantar de los escombros y eso es lo primero. Para poder construir una nueva mayoría es necesario primero retirar toda la basura.

      Salud y gracias por el enlace.

Los comentarios están cerrados.