La marca “Impunidad”

El faraón endeudador dice que los espías catalanes suponen un descrédito para la marca España.

La Ministra de Fomento presiona a Iberia y a los trabajadores para que lleguen a un acuerdo porque la huelga de aquellos que defienden lo que es suyo, contra las medidas indignas de una compañía como la British a la que le han regalado Iberia para que se deshaga de ella, perjudica la marca España.

El desgobierno en pleno cree que la implicación de Diego Torres al Rey y a su hija, también perjudica a la marca España.

Las arpías de la cúpula del PSOE, por su parte dicen que el caso Bárcenas perjudica la marca España.

¿Que coño es la marca España? ¿Es el humo que venden los del partido pasusnegocios?¿Es el mirar hacia otro lado?¿Es la capa de cartón piedra que le ponemos a los extranjeros para que sigan creyendo que la peineta, el traje de luces, los tablaos y los toros son todo lo que sabemos hacer en este puñetero país lleno de criminales y mentirosos?

Una marca es aquello que con sólo nombrarlo nos recuerda una serie de sensaciones y de visiones con la que reconocemos un producto. El súmmun de una marca es sustituir el nombre del producto por el de esa marca. (El cacao no es cacao sino Cola-cao. La batidora, Minipimer, el papel aluminio, Albal, los pañuelos de papel, Kleenex, …)

El desgobierno de España se empeña en vender al exterior una imagen idílica de este país. Pero los agentes de ventas no son otros que los periodistas extranjeros que relatan a sus medios lo que aquí sucede. Y aquí, últimamente no son noticia las playas limpias, las estrellas michelín de los restaurantes o la tecnología de las energías renovables. Lo que un reportero extranjero que tiene que vender la imagen de España en el extranjero ve es a un tipejo con pinta de pistolero matón que le hace una “peineta” a un ciudadano que le increpa por haberse llevado 22 millones a un banco suizo. Un tipo que va y viene como si nada, como si estuviera retando a toda España. Lo que un periodista extranjero ve es como unos políticos espían a otros, incluso del mismo partido, con el fin de, ¿de qué? ¿Que tienen que ocultar para ser espiados?¿Porqué el desgobierno tiene tanto miedo de que salga a la luz lo que se ha espiado? Lo que ven los que tiene que vender España es que en este país la mierda lo cubre todo, que ciertos políticos creen que son intocables, que cuando saltan a la luz casos de corruptelas (que por supuesto sólo son la punta de un ice-berg enorme de mierda) en lugar de afearle la conducta al corrupto lo protegen con uñas y dientes. Que se enfangan unos a otros con el “tú más”, y que parte de los jueces y fiscales dictaminan resoluciones que la gente no puede entender. Lo que un ciudadano extranjero que venda la marca España ve es como a policías de todos los colores se les va la mano con la porra y siempre se posicionan al lado del banquero, del presunto delincuente de traje y corbata y siempre en contra del que protesta, del trabajador que está en huelga o del ciudadano que quiere impedir que una pobre anciana sea despojada de su casa.

Lo que un ciudadano extranjero que se pasee por Madrid, Barcelona o cualquier rincón de esta España de maleantes, ineptos y vividores puede ver es que en cualquiera de esos lugares se detiene a concejales y alcaldes, que los médicos están en la calle porque quieren hacer de una sanidad pública y universal un negocio de unos pocos y para aquellos que puedan pagarlo, que hay multitudes vestidas con camisetas verdes que reclaman educación universal, pública y de calidad, que los funcionarios protestan vestidos de negro junto a los edificios públicos, que los obreros están en huelga porque los quieren despedir y que la gente está en la calle protestando. Lo que un ciudadano siente es la tensión, el cabreo general y las ganas de buscar culpables.

Si yo fuera un extranjero que tuviera que poner nombre al producto España, le pondría Impunidad.

Anuncios

11 comentarios en “La marca “Impunidad”

  1. Amén. Blanco y… en botella.

    Pero finalizaría tu artículo, del que hasta las comas suscribo, haciendo hincapié en que la cuerda está muy tensada ya. Lo ánimos están altamente caldeados. Tanta es la indignación de la calle que en cualquier momento una chispa puede encenderlo todo. A medida que el tiempo pasa más gente se conciencia con lo que ocurre. Más potencial contra los autores del desastre en el que nos han metido. Mientras más tarden en hacer rodar cabezas, más cabezas van a tener que rodar después.

    Os dejo un enlace al último artículo que Pedro Olalla, desde Atenas, ha colgado en su blog. ¿El asunto? Definiendo qué es la VIOLENCIA. Para reflexionar. Es corto pero contundente:

    http://www.pedroolalla.com/index.php/es/blog

    Salud y persistencia. Que el miedo, sin duda, está cambiando de bando.

    • Pues efectivamente amigo, hay muchas clases de violencia. Y la peor es la que se ejerce desde un estado hacia sus ciudadanos o hacia otros estados con total impunidad.
      Salud.

  2. La peineta, para el corpus, para los toros, para las altas recepciones en la casa real; para que nos den por el “orto”. Quitaría el escudo de la bandera y pondría un puño con el dedo corazón erecto.

    Ahí estuvo Aznar utilizándola contra los estudiantes, Trillo, ahora Bárcenas, incluso el Rey la utilizó creo recordar.

    Impunidad, amigo Celemín, sería el significado. El símbolo seria la peineta. Ese dedo que utilizan algunos de nuestros impresentables políticos para comunicar al pueblo, sin palabras pero de manera clara y contundente, lo que los ciudadanos somos para ellos.

    Y ahora el debate de la nación. No creo que incluya el estado de la banca, ni de las grandes empresas, ni de los medios de comunicación, ni de la casa real, ni de la justicia. Será un “que se jodan”. Será otra peineta.

    Efectivamente, con el amigo Narbona, el miedo está cambiando de bando; el Papa dimitió… y acto seguido Lucifer escupió un rayo sobre su palacio.

  3. Demasiadas cosas están quedando ya impunes. Demasiadas cosas les están saliendo gratis. Muchas veces decimos que esto tiene que explotar por algún lado, pero luego todo sigue igual y aquí seguirmos.

    • La paciencia tiene un límite. Ayer en Coruña estuvieron a punto de provocar el incendio y cuando más agravios, más fricción. No se hasta dónde la gente va poder aguantar.
      Saludos,

  4. Genial lo de “la peineta”, que es más de lo mismo del “que se jodan”… ¿Hay simbología mayor para definir a estos capataces a cargo del gallinero nacional? No creo.

    Red nos ha recordado la ristra de todos aquellos que se han dejado fotografiar mientras “peineteaban” al personal. Todos de la misma absolutista procedencia. De casta le viene al galgo. Los modos, las maneras, las formas, queridísimos “representantes” son esenciales en DEMOCRACIA. Pero no sólo, (no se me confundan).

    Nos llevan siglos perdiendo el respeto. Jamás lo han tenido. Pero es que la obscenidad y la chulería, la desfachatez, no ya en el comportamiento, sino en la actuación es de una impunidad tan patente que encoleriza más y más a cualquiera que no esté acomodado a la insoportable metralla con las que nos riegan cada día. Pero, sin necesidad de irse tan lejos, hay que recordar que esta gente, supongo que temerosa de todo lo que en cuestión de libertades parecía echarseles encima, hicieron una especie de mutis por el foro de los silencios cargados de prudencia. Eso duró hasta que llegó el Oráculo de Delfos. La nueva lucecita del Pardo -para su feligresía- con el famoso eslógan “SIN COMPLEJOS”. (¡A mí me van a decir cuánto vino he de beber…!) Y en esas estamos.

    Salud y perseverancia. Que hasta las rocas más duras son conocedoras de cuanto puede dañarlas una gota de agua permanentemente cáyéndoles en el mismo lugar.

  5. Cuando he dicho que lo de que hicieron mutis por el foro me refiero a los primeros años de la Transición, en que expectantes, no sacaron la patita “por si acaso”.

  6. Tú lo has dicho amigo Celemin. Impunidad, impunidad absoluta ante tanto “crimen organizado” contra los débiles. Suscribo absolutamente cuanto dice el amigo Donato, ” Demasiadas cosas están quedando ya impunes. Demasiadas cosas les están saliendo gratis. Muchas veces decimos que esto tiene que explotar por algún lado, pero luego todo sigue igual y aquí seguimos”
    Es verdad que ya son demasiadas cosas y demasiado graves, si tarda mucho en saltar la chispa ya nos habremos desintegrado. A mí no me sale lo de que el miedo ha cambiado de bando. La prueba mas palpable, la última peineta. Otra cosa es el deseo que tengo de que eso ocurra. Salud amigos.

Los comentarios están cerrados.