A la espera de la yesca

Estos últimos días algunos (pesimistas endémicos como yo) creemos que estamos ganando la partida. Tal vez la euforia no sea para tanto pero hay señales evidentes de que suceden cosas que antes no sucedían. Allí dónde se presentan los trileros hay gente esperándoles para llamarles por sus nombres. En el aeropuerto, en la universidad, en la calle, en las puertas de los juzgados,… en cualquier sitio, alguien pierde el miedo (ahí está la piedra roseta) y les grita un “¡corrupto!” un “¡ladrón!” o un “¡chorizo!” o todo a la vez.

Evidentemente no estamos ni de cerca en resolver la situación, pero los políticos corruptos y los empresarios caraduras, carcas o/y defraudadores, ya no pueden acudir a los sitios sin el temor de recibir, de momento, las iras verbales de la gente.

Mal tienen que andar las cosas en el desgobierno cuando el Ministro Gremli tiene que apelar al espíritu casposo de la idiocia arengándolos contra Bardem porque, al parecer no paga impuestos en España. Claro que se le olvidó decir que no los paga porque no trabaja aquí. Sin embargo otros como Banderas o Julio Iglesias o José Andrés, que supongo tampoco pagan aquí sus impuestos, son elegidos como embajadores de la marca “impunidad” y supongo que no gratis. De hecho, un español de bien como Julio Iglesias se llevó casi 6 millones de euros (¡S E I S M I L L O N E S!) de la Comunidad Valenciana porque ésta usara su imagen. Pero claro, el señor Julio Iglesias, José Andrés o Banderas son de la cuerda españolista. Españoles de bien como los que pagan a sus empleados en “B”, se llevan los dineros a Suiza, reciben bolos para cumpleaños o comuniones por valor de medio millón de euros o sobres mensuales con dinero falso porque no figura en la declaración de la renta (como el furgón que no robó el Dioni por la misma razón).

Vemos cada cierto tiempo los empeños de los canales televisivos de la caspa por resaltar las “virtudes” policiales. Se empeñan en repetir aciones que cualquiera con dos dedos de responsabilidad haría, sin necesidad de ser policía. Pero todas esas acciones no deben de ser suficientes ya que cada vez más personas no simpatizan con éstos debido a sus posiciones intolerantes, mamporreras y violentas en desahucios, huelgas y manifestaciones. Y si para colmo, se lían a mamporros contra un pobre chaval que ejerce de árbitro los fines de semana para sacarse unas perrillas (chaval al que le han tenido que extirpar el bazo debido a los golpes del madero), pues muchas acciones heroicas deberían realizar para contrarrestarlo.

Los casos de corrupción son tantos y de tal calibre que no logran que unos desactiven a los demás. Hasta ahora, una mierda tapaba otra, una corrupción hacía olvidar la siguiente. Pero ha llegado el momento en el que nadie parece querer “comerse” sólo los marrones. Diego Torres no quiere pagar sólo y como, al parecer, implicar a su socio Urdangarín, no ha surgido efecto, ha decidido tirar de la manta y señalar al presunto culpable más egregio. Un empleado de Método 3, no quiere ser único chivo expiatorio de las escuchas en La Camarga y apunta a la propia Camacho como conocedora de las escuchas. El pistolero del pelo a lo Jose Luis Rodríguez el Puma, de andar chulesco y peinetas, no quiere comerse sólo el marrón de las cuentas suizas, argentinas y Caimanes, e intenta por todos los medios salvar su pellejo y de paso el de todos los que colocan amigos.

Los frentes son tantos que hasta la propia idiocia no tiene tiempo de olvidar. Y sin olvido la rabia se acumula. A lo mejor no sucede nada o a lo peor tanta rabia acumulada acaba pasando factura. Y no olvidemos que cada día que pasa, hay más gente que empieza a ver el camino violento como un mal menor.

Anuncios

24 comentarios en “A la espera de la yesca

  1. No olvidemos que nos manejan.
    Me asombra ver a doscientas personas tratando de impedir uno de los desaucios diarios y a más centenares de malagueños, quizás miles, en Oporto para seguir a su equipo. Málaga, con un paro apabullante tiene esos lujos. Mañana será otra de otro nivel y mientras, el +plus echa humo en multitud de hogares. A los bares no los cuento.
    Me asombra ver tropecientos policías, ¿servidores públicos?, invadiendo la T4 para que no molesten los manifestantes.
    La ira se canaliza y se narcotiza, la tensión se calcula y dosifica, aunque nos parezca descontrolada.

    Me apuesto un bocata de calamares a que hay una trama cuyo fín es darnos la carnaza de la casa real como botín y traer una república, a la que pocos harán ascos, con un presidente por aclamación, que con mano dura pondrá firmes a los descontentos y correrá un tupido velo sobre esta podredumbre. Todo lampedusiano. De la pasta ni hablar.
    El regreso triunfal del bigotin.

    Salud y República Constituyente

    • JM: Yo te cojo el guante que arrojas y te admito la apuesta de que lo que se está gestando es poner de presidente de la república al bigotin. Daría por bien empleado aguantar de presidente de la III al Insufrible por 4 ó 5 años con tal de que recobrásemos la ansiada República. Muy al contrario y tristemente, opino que obligaran al rey a abdicar a favor del principito, que les seguirá haciendo la ola al capitalismo que tanto nos está jodiendo. El bocata de calamares en el barito de la calle Mayor en los madriles. Sólo te falta poner el tiempo. jeje.

  2. Las cosa no son como antes del 15-M, han ido cambiando lentamente hacia un protagonismo creciente de la sociedad civil.

    Internet está siendo decisivo, a veces ha podido ser capaz de marcar la agenda política a los políticos y también, más difícil, la agenda de información a los medios y empezar a poner freno al trilerismo de la clase extractora. Esto ya es un cambio trascendental, los tres poderes fácticos están en jaque. Falta un poco más de presión para que los políticos empiecen a asumir la necesidad de un cambio constitucional con más decisión, y no lo veo lejos. Iniciativas desde su interior parece que se atisban.

    Factor importante es el exterior. Hay mucha obsesión del gobierno por la marca España, pero los símbolos están cayendo. La corrupción ha campeado de arriba a abajo y de derecha a izquierda. Incluso nuestras grandes epopeyas deportivas empiezan a cuestionarse por jugar sucio. Ya aparecen periodistas en importantes cabeceras extranjeras que cuestionan la concesión de subvenciones a países corruptos y miran a España descaradamente.

    La cuestión está cada vez más en manos de la ciudadanía. Ayer ví como un bombero se negó a romper las cadenas en un desahucio y cogió un cartel de “stop desahucios”, lo colocó en el parabrisas del camión y se marcharon, los cerrajeros empiezan también a negarse a abrir puertas. Sólo falta que estos actos símbólicos se vayan extendiendo hacia la policía (que, aunque tímidamente, sus sindicatos ya lo van haciendo) y hacia los políticos decentes, que los hay y que también van apareciendo.

    La ciudadanía es ese 99% frente al 1%. Pero no está bien compactada, todavía le falta integración. Es importante que entre las diferentes partes de ese 99% se tiendan puentes y no murallas. La ciudadanía debe ser incluyente y admitir la diversidad que reconoce la democracia, de lo contrario permanecerá dividida y enfrentada, es lo que quiere ese 1%. Que nadie piense que a ese 45% de votantes todavía dispuestos a votar a los partidos mayoritarios se les puede excluir, otra cosa es convencerles, y eso se consigue con civismo ¿Tenemos el suficiente? Islandia demostró tenerlo, aquí dijimos que “si siguen con esas hacemos una islandesa”; a ver si somos capaces.

    Saludos, SCRyD y 23-F todos en la calle.

    • Eso es lo que más difícl veo, amigo. Aquí todo el mundo cree tener razón, todo el mundo cree saber más que los demás y todo el mundo cree que su verdad es la vardad universal. La ruptura con el pasado es necesaria y mandar al talego a la mayor parte de los políticos actuales, también. Pero que nadie crea que las opiniones de los demás no son importantes, porque entonces erstaríamos, de nuevo, equivocados.

      Salud, amigo

    • Amigo Red: Sabiendo que eres una parte muy importante de éste rinconcito, lo que se denominaria un excelente activo del blog de La Tronera, siento no coincidir con tu opinión y esperanza de que la policia, termine por hacer los gestos como el que recientemente hizo el bombero del cartel de Stop deshaucios y de los cerrajeros.Y me baso en que hasta donde yo sé, la policia, o los guardianes, fueron creados para servir y proteger los privilegios de los señores poderosos desde tiempos inmemoriales, los privilegios de las clases poderosas, de ese 1 %. Por tanto seria antinatura que se pusieran del lado de los ciudadanos de a pie, de la plebe, de ese 99 %. Saludos cordiales y darte las gracias por tus excelentes aportaciones, que enriquecen éste magnífico blog.

      • En este blog todos somos importantes porque sabemos estar a la altura que nos exije Celemín, un gran maestro de ceremonias que ha sabido crear un espacio de libertad donde impera el respeto, sabe cómo tirarnos de la lengua para aportar reflexiones y poder discrepar sin que nadie se sienta ofendido.

        Efectivamente la seguridad la necesitan los ricos más que los pobres, pero los policías que se la proporcionan no viven en cuarteles, sus hijos y mujeres se mezclan con los nuestros y padecerán lo mismo que nosotros. Es posible que empiecen a sentir vergüenza al salir a la calle. Y el ejército, que sí vive en cuarteles, no le veo actuando sin permiso de la OTAN.

        Los policías van a trabajar cada vez más por menos salario porque cada vez somos más y con más frecuencia los que salimos a la calle por los recortes que nos hacen a todos, incluida a la policía. Es cuestión de no hacerles emplearse a fondo. Sin violencia ganamos, tenemos la razón.

        Un placer pacorbe y gracias a tí.

        • No se yo si eso de que los policías trabajan más por menos. Los que van vestidos de robocop se llevan una pasta en horas y dietas.
          Salud amigo y gracias por tus “flores”

      • Aún recuerdo las palabras de un abuelo mientras me contaba cosas de la guerra: “La Guardia de Asalto se cambió de chaqueta y fue entonces cuando comenzaron a balear a los obreros concentrados en la Casa del Pueblo que estaba en nuestra misma calle” …

  3. Y hoy se reunirán en ese teatro que llaman congreso (minúscula intencionada) y hablarán de un pacto contra la corrupción, pero no de meter cuanto antes en la cárcel a los corruptos ya descubiertos.
    Hablarán de ayudas a la pobreza que se quedarán en nada, pero no señalarán a los responsables saqueadores que han provocado esa pobreza.
    Y una vez más nos quedaremos con cara de tontos primero y con muy mala h…..a después.
    Espero que el 23-F estemos todos en la calle.

    Salud.

    • . Amigo Enrique soy de tu misma opinión. Creo que tu visión es acertada. Felicidades
      . Celemin, en otras protestas, el tiempo acompañó bastante, pero la pereza fué la misma que cuando diluviaba. Esperemos romper las estadísticas. Salud amigos.

  4. Creo, que más que pesimista, Cele, eres reticente. Y eso no es malo. El amigo JM parte de un análisis interesante y que el cierto modo comparto: la Transición hace agua por todos lados. El montaje con el que se nos hizo salir de la Dictadura se desmorona. Por lo que es de esperar que los dueños del cortijo pretendan de nuevo una salida gatopardiana lavando nuevamente la cara mientras mantienen la sartén por el mango. Lo que ocurre es que esta vez tendrán que contar con una actitud “in vigilando” basada en unas conexiones de intercomunicación transversales -la herramienta internet- que es la que ha catapultado un fenómeno inesperado: la SOCIEDAD CIVIL. La calle, en definitiva, que es un muro con el que no contaban y con el que tendran que bregar sí o sí.

  5. Como dice Red, ya nada va a ser igual desde el 15-M. Ayer comantaba en lo de Rosa María Artal un artículo de Antonio Orejudo en el que terminaba preguntandose si Tuiter no estaba siendo un canalizador -y al tiempo un desactivador- del resurso a la violencia como respuesta por parte de la población a la situación a que nos someten.
    Sin que no deba tal cosa ser objeto de reflexión, y algo de razón lleva, es imposible no poner en valor tal instrumento (que ya para sí hubieran querido tener generaciones anteriores), como tampoco se puede obvier la realidad de que está llegando a ser referencia permanente en los medios ordinarios, sino a marcar la agenda de la política.

  6. Abundando en contenido del último párrafo del comentario de Red, con todas las diferencias democráticas que se quieran, el 99% no se puede permitir que ni una sólo tubería ciudadana deje de angarzarse a la principal para canalizar toda la fuerza de la protesta. Y mucho menos, no taponar de inmediato cuaquier rotura que incidiera rebajando la presión de la misma. No hay tiempo. Nos lo estamos jugando todo.

    Porque ellos, el 1%, inmisericorde hacia nada que su propio interés, se protejen -como indica Isaac Rosa- bajo una red muy bien tupida, conexionada y sin fisuras.

    Salud, un abrazo. Y el 23-F todos en la calle

  7. El que espera desespera y muchos estamos en el último aliento. A veces creo que muchos somos actores y actrices rodando una la película de miedo y otras que el Rajao y el desgobierno pertenecen al último grupo de la santa compaña.
    Celemin, no tengo que perdonar nada, solo tengo que darte las gracias a ti por el el esfuerzo que haces cada día por transmitir lo que una siente y no sabe plasmar tan bien como tú.
    Os dejo un vídeo en homenaje al “Ministro Gremli” que me apetece por si alguien no lo ha visto

  8. Pingback: A la espera de la yesca « La Tronera de Celemín « EL TÁBANO
  9. Pingback: A la espera de la yesca | EL VIL METAL. | Scoop.it
  10. Esperemos que antes de llegar a la violencia, lleguemos a unirnos y desbancar al status quo con sus mismas “armas”, esas tras las que se escudan con cada barbaridad que llevan a cabo.

    • ¡Ojalá, Mercedes, ojalá! Pero si has oído al Señor que no sabe nada de los sobres y no dice de dónd eprocede su patrimonio, vivimos en el país de Alicia, en el cuento de las Mil y una noche. Y la gente tiene paciencia, pero hasta un límite. Y como decía Narbona el otro día en uno de los enlaces que trajo sobre la violencia, hasta ahora es el pueblo el que está aguantando las formas violentas de este desgobierno y de sus policías.
      Salud, bienvenida y gracias por aportar.

      • 100% Celemín … pero podemos hace dos cosas, saltar ante sus provocaciones (que hay veces que creo es lo que pretenden para tener la excusa de un estado de excepción, ergo, dictadura) o calmar y unirnos y ver cada provocación como cientos de votos menos que han de ir a algún lugar … ya hay muchos partidos y grupos trabajando para una agrupación de electores que podamos terminar con este sinsentido y hacer una verdadera transición hacia una sociedad más igualitaria.

        El cambio ya está en marcha, ahora somos nosotros quienes hemos de decidir cómo hacerlo, porque una cosa está clara, a la paz sólo se puede llegar por la paz si no queremos seguir penduleando.

        Gracias a ti. Saludos 🙂

  11. Pingback: A la espera de la yesca | ¿Qué está pasando? | Scoop.it
  12. No confundamos deseos con realidad.
    Ningún avance, ningún cambio se ha conseguido NUNCA sin el recurso a la violencia. En mayor o menor grado.
    El poder no se abandona voluntariamente. Me temo.

    S y R Constituyente

Los comentarios están cerrados.