Un país de Lazarillos

Ayer hablábamos aquí de tolerancia y de libertad y apuntaba el amigo Luis que quizá ser íbero sea más complejo de lo que parece y que nunca llegaremos a los niveles de la educación en Finlandia, o a la razonabilidad de los capitalistas bávaros.

Es evidente que nuestra cultura de sotana, confesionario y sacristía tiene mucho que ver en cómo estamos, cómo nos resignamos y cómo miramos para otro lado porque es lo más fácil. Es aquello de “ojos que no ven…”. Aquí siempre ha sido normal pedirle explicaciones al pobre sobre sus logros, mientras, por ejemplo, a nadie le extrañaba que todos los párrocos tuvieran “sobrinas” de buen ver dispuestas a sacrificar su vida por servirles. Y tampoco parecía a nadie extrañar que esas mismas jóvenes tuvieran hijos sin padre. Era mejor no hacerse ese tipo de preguntas porque hacerlas a los poderosos siempre traía (y sigue trayendo) problemas.

Este tipo de actuaciones nos ha hecho genéticamente Lazarillos. El creer que todos los demás son ladrones (extendido hoy como la peste) y que por tanto hay que ser más ladrón que los demás para no perder ventaja fue, es y seguirá siendo el gen cancerígeno que nos destruye como sociedad.

Asistíamos (al menos yo) [creo que era anteayer] alucinados porque el ex ministro de energía del gobierno británico de Toni Blair, Chris Huhne, ha sido condenado a ocho meses de cárcel por haber mentido sobre quién conducía el coche que fue multado por exceso de velocidad. Ocho meses de cárcel por una mentira que no suponía daños a terceros.

Aquí, una mentira tras otra, con daños a la sociedad y no pasa absolutamente nada. No sólo no es que no sean enjuiciados sino que tampoco dimiten y hay parte de los perjudicados que encima los defienden. Manipulan los números del déficit para sacar pecho (y encima son tan estúpidos que ni mintiendo son capaces de conseguir los objetivos). Manipulan y retuercen la legalidad hasta que los procesos mueran de inanición. Publican a los cuatro vientos austeridad mientras desayunan a 35 euros en el mejor y más caro hotel de Madrid. Predican responsabilidad mientras enchufan a cientos de amiguetes, familiares y colegas a 50.000 euros año como asesores, mientras mantienen a otros tantos funcionarios inactivos porque no les dan trabajo ni responsabilidad. Todo es una puñetera mentira. Una mentira de un grupo de mamarrachos que maldicen lo público mientras han hecho fortunas precisamente de lo que es de todos.

Están dejando el país como un puñetero barbecho en el que no crece ni la mala hierba. Todo mientras han cargado a los ciudadanos con las deudas de los bancos que ellos y sus secuaces quebraron. Nos están dejando en la indigencia sin sanidad, educación y servicios públicos y a cambio no sólo no reducimos el déficit sino que lo incrementamos. Eso sí los bancos, con el beneplácito de la mandamás cobran puntualmente. Mientras, la gente se anestesia con el fútbol, viendo como cuatro estúpidos se hacen moretones tirándose a una piscina o poniendo a caldo a nobles periodistas que escriben con ironía para provocar.

Este país no tiene remedio porque éste sólo es posible dejando de serlo.

Anuncios

11 comentarios en “Un país de Lazarillos

  1. Mi aplauso ante tu acertadísima disección de la piel de toro que habitamos. Si bien es cierto que cada plaza tiene su idiosincracia que la caracteriza y la diferencia, siempre existe un mínimo común denominador que nos reconcilia con el resto de nuestros congéneres.
    Y sin embargo, no es raro ver con una permanencia que raya ya en la “normalidad” el ver instalado a cada paso el “Spain is diferent”. Con demasiada frecuencia, con una repetición insoportable, comprobamos que ese denominador común que tendríamos que tener al menos con nuestro entorno más inmediato, nos asemeja con él. La dimisión “a la española” (ahora que lo tocas) que nunca va más allá del “lo siento mucho me he equivocao” es una de sus características como “marca España” concepto este que pretende poner barniz que haga brillar lo que carece de brillo.
    Este es un país de apariencias. Y que cuando tiene que coger el toro por los cuernos lo hace no para solucionar nada sino para embestirlo todo y que sea la embestida la que “sosiegue” -al menos durante un tiempo- el patio.
    Marca España es tener un ministro del interior que se distrae sentando cátedra sobre la perpetuación de la especie y sus peligros de extinción por aquello de las peras y las manzanas, y que al mismo tiempo se muestra incapaz de controlar los asuntos internos de su propia policía. O que, en un alarde insólito para quienes no comulgamos con ruedas de molino más allá del sentido común, la ministra de desempleo ponga en nómina como gestora a la Virgen del Rocío.
    Pero es lo que tiene la España “profunda”, la de “pandereta y sacristía” como decía Machado. Y que no cambia a pesar de que todo cambie alrededor.

    Buen artículo. Un saludo.

    • Se me había olvidad que entre la “normalidad” de este país está que la Guardia Civil embista a una embarcación parada, con resultado de muertes, y que el Ministerio del Interior mire para otro lado. O que un abogado pertenenciente a un partido que no condena la violencia y que sin embargo no ha sido ilegalizado ni siquiera solicitada su ilegalización, haga apología del nacismo en un juzgado, diga que los mendigos no son personas y que no pase nada.
      Salud

  2. No sólo no pasa nada, suceda lo que suceda, es que cuando pasa algo le pasa siempre a los mismos, a los de la base, y ante la más absoluta impunidad para los que respiran en la cumbre de la pirámide. ¡Marca-España!

  3. “Habrá un dia en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad”. Al leer tu excelente articulo de hoy y constatar que cada dia nos damos cabezazos contra el mismo muro, me viene a pelo ésta cita de la canción de Labordeta. ¿Hasta cuando a éste pais no se le concede la mayoria de edad y dejan de tratarnos como deficientes mentales?. Un dia tras otro y siempre hay algo nuevo que nos deja con la boca abierta. Los trileros no se rinden. Van a por todas y les importamos bien poco. Actuan a sabiendas de que disponen de absoluta impunidad. Otro pequeño ejemplo sale hoy a la palestra. El Babas nos quita la incertidumbre sobre la dación en pago. Menudos HP. Les importa un comino el millón y medio de firmas. Eso si a los bancos lo que deseen. Asi un dia sí y otro tambien. Me viene a la memoria tambien un comentario que hizo hace unos dias Dolmonamor y que habla de lo siguiente a cuando a uno ya no le cabe más paciencia en el body de tanto aguantar. Pues eso. Salud amigos.

  4. Como siempre cargado de razones.
    Cuando leí lo de las “sobrinas” del párroco se me vino a la cabeza el día que una amiga de me dijo “desciendo de un obispo” y me quedé sin respiración.
    Esto y otras cosas nos demuestran que hemos vivido y vivimos en un país con instituciones falsas, donde roban nuestro tiempo, nuestra existencia y muchas veces nuestra ganas de vivir.
    Lo de los desayunos en el el “hotel de los RA” clamó al cielo ¿donde estaba el joven-crítico Borja denunciando el acto?.
    Desayunan para pasarnos por delante de las narices mas y mas mentiras como que Cospedal “es una mujer excepcional en un momento en que necesitamos conductas tan eficaces como ejemplares. Es una magnífico ejemplo a seguir” .
    Pq no nos cuentan que en enero y febrero se perdieron 300.000 puestos de trabajo?
    Pq no nos cuentan que maquillaron la cifra del decifit en 2012 ?
    Les preguntan en el parlamento y no contestan.
    Pq juegan con el empleo de euro-ppufo en el pp de parla?
    Falsos mas que falsos ellos y falsos mas que falsos los que defienden su argumentario.
    A Belcebú lo llevan dentro no tengo la menor duda.
    Salud siempre salud.

  5. ¿Que ha pasado en la ciudadanía para permitir que los partidos de izquierda se comporten como lo hacen?

    Es interesante el debate completo, pero la reflexión de Juan Carlos en el minuto 29:30 arroja algo de luz.

    saludos

  6. Pingback: Un país de Lazarillos | EL VIL METAL. | Scoop.it
  7. Estupendo lo de La Tuerka, Red. Así da gusto oir un debate. Sin energúmenos histriónicos da tiempo a asimilar los argumentos.
    Salud.

Los comentarios están cerrados.