Son gigantes, no molinos

Planteaba ayer aquí Gaizko una “demolición” controlada del sistema en lugar de que el propio sistema se colapse y se destruya a sí mismo. Es cierto que con un colapso general quiénes peor lo pasarán serán los que menos tenemos. No obstante sostengo que sin ruptura no hay regeneración.

Hasta ahora, ¿cuál ha sido el proceso llevado a cabo por los trileros?¿Tenemos ahora mismo alguna posibilidad de colapsar el sistema desde dentro del mismo?

Ayer mismo escuchábamos en la radio anuncio de las Prisas que este desgobierno de egregios cantamañanas en uno de los tantos reales decretos con los que están desmantelando el sistema (y no precisamente en el sentido de la justicia, la igualdad y la justicia social) ha vinculado cualquier tipo de subvención a las CCAA al estricto cumplimiento del déficit. Entre esas subvenciones, se encuentran las dedicadas a la formación del personal que debe realizar los transplantes de órganos.

Lo que Rosa María Artal llama “masa ameba”, seguramente pensará, en el peor de los casos que es un pequeño desliz basado en la incompetencia, y en el “mejor” que es fruto de la falta de previsión. Pero estos arruinadores no dan puntada sin hilo y no hacen nada porque sí. Todo tiene el mismo objetivo bicéfalo: sacar rendimiento económico de ello y acabar con el estado de los derechos. Y al igual que están convirtiendo el sistema sanitario, que era uno de los mejores del mundo (sino el mejor sin pecar de chauvinismo) en una basura para que las empresas de los amigos se hagan con el mercado de la enfermedad y de paso quitarse de en medio a los desarropados y pobres, quieren que el sistema nacional de transplantes se convierta en el sistema liberal del mercado de órganos, dónde el que pueda pagarlo podrá acceder a ellos y el que no se morirá y dejará de percibir los subsidios del estado (lo que en términos económicos es un negocio redondo). A principios del 2012, una noticia de la empresa alemana DKMS saltó durante dos días a las rotativas de los medios de desinformación general. Por arte de birlibirloque nunca más se supo de la noticia aunque la empresa sigue con su “negocio”.

¿Cómo vamos a conseguir “demoler controladamente el sistema” si no sólo no avanzamos en el camino a la justicia social sino que están destruyendo el sistema actual para forzarnos a entrar en un nuevo medievo? Sólo es posible que cuando ya no haya nada más que nos puedan quitar, el hambre, la injusticia y la muerte haga que el miedo desaparezca y una ruptura nos devuelva a la senda de los derechos. Pero para eso hará falta mucho tiempo, mucho sufrimiento y desgraciadamente muchas muertes de los más débiles.

Ya comenté el otro día que estoy leyendo la novela de Kent Follet “El invierno del mundo”. La situación que describe el autor en los años previos a la segunda guerra mundial se parece muy mucho a la situación actual. Es verdad que los nuevos nazis del sistema económico se cuidan muy mucho de usar la violencia física fuera de los circuitos legales. Pero ejercen, de la misma forma que los nazis utilizaban la coacción y la violencia física, una violencia psíquica y una presión cuyo resultado es muy parecido al de los años 30. Desesperación, un ambiente de impunidad irrespirable, la creencia de que la justicia no existe y que sólo es para los poderosos y el famoso “no es para tanto” de los acomodados en el sistema. Al igual que Hitler militarizó Renania y los acomodados y los amebas de entonces dieron que no era para tanto, al igual que se les quitaba a los judíos sus negocios y se les empezaba a estigmatizar como los culpables de todos los males de la humanidad, la Pomfret del IV Reich ha militarizado de liberalismo toda la Unión Europea, ha “invadido” económica y políticamente a los países miembros utilizándolos para el bienestar alemán y está utilizando a los ciudadanos del sur de Europa (Griegos, Españoles, Italianos, Portugueses y Chipriotas) como los culpables de los males de la humanidad. Mientras, los hijos de la Gran Bretaña, como en el 36, permanecen a la espera y no dirán ni harán nada hasta que no vean comprometido su propio futuro.

Tal vez, sea Chipre la nueva Polonia que encienda la chispa no contra los alemanes, que tienen su parte de culpa, sino contra esta “casta” que utiliza la política como forma de enriquecimiento personal y que olvida el bienestar general.

Pero no pensemos que La Pomfret hija del pastor luterano es el demonio y por tanto la única culpable del asunto. Los culpables somos todos nosotros. Todos los que piensan que “no es para tanto”. Todos los que creen que es mejor reírse que llorar, cuando ambos son dos placebos, dos formas de olvidarse de la realidad y sobrellevar este timo (en lugar de luchar por acabar con él). Todos los que creen que es mejor perder un 6% de todo (capital, libertad, salario, derechos, sanidad, educación) cuando en realidad estamos perdiendo sucesivos seis por cientos hasta que juntos sumen una cantidad cercana al 100%.

Estamos luchando contra gigantes, pero las amebas sólo ven molinos. Y mientras esto sea así, no podremos vencer.

Anuncios

11 comentarios en “Son gigantes, no molinos

  1. La “demolición” está siendo muy controlada, es de manual neoliberal con fascismo sin uniformes. Y el problema es un pueblo cada vez más consciente de ello pero que no ha pasado de salir a la calle, pacíficamente hasta ahora.

    Ayer ya tuve un encontronazo, digamos que serio pero sin perder las formas, con un “tonto de los cojones” de esos que no saben otra cosa que esgrimir el argumento de la herencia de Zapatero para justificar al gobierno de Rajoy. Este tipo de gente que se creen en posesión de la verdad, pequeño empresario que alardea de coches de gama alta pero que empiezan a ver las orejas al lobo y no hacen más que intentar buscar negocio fuera de España pero que no les sale nada. ¿Por qué no le sale nada? Por la sencilla razón de que el negocio que tenía estaba montado en función del cobro de subvenciones. Se acabaron las subvenciones y se terminó el negocio, ahora se sigue subsistiendo gracias a los EREs y a la reforma laboral, otro tipo de subvenciones indirectas para los empresarios especuladores.

    La herencia de Zapatero, le tuve ya que decir en tono fuerte para que se callara, no es otra cosa que el neoliberalismo, esa forma de capitalismo salvaje a la que se tuvo que plegar por el engaño de “compartir soberanía con la UE”. Rajoy no ha heredado nada, ha robado el poder al pueblo diciendo que era “el partido de los trabajadores y que no iba a pasar las rayas rojas de la sanidad, educación y servicios sociales”, esta sería la verdadera herencia del socialismo si el PSOE hubiera sido lo que debería ser y no fue por dejarse atrapar por el neoliberalismo. Rajoy heredó neoliberalismo y continúa aplicándolo con extrema dureza.

    Esto es lo que más me jode; que ni que los que defienden a Rajoy son conscientes de que está haciendo lo que “dios manda”, lo que manda “la mano invisible del mercado”. Piensan que de no haber sido por Zapatero ahora Rajoy estaría desarrollando políticas progresistas ¡no te jode!

    Y por otro lado, la dirección del PSOE, totalmente autista se creen que están legítimamente designados por su “democracia” interna y que su honorable misión es sacar el partido adelante. Seles ha olvidado la pérdida de cuatro millones de votos y no entienden que las bases del partido, y la ciudadanía en general, cuando hablan de regeneración les están diciendo que abanderen un nuevo proyecto constituyente previa regeneración democrática interna del partido.

    Para mí este es el problema, los movimientos sociales se están expresando con fuerza, claridad y democráticamente. Pero no son capaces de dar el indispensable paso hacia la organización formal que represente sus demandas. Y el partido, sus cuadros, que debería recoger esas demandas está infectado de neoliberalismo oligárquico hasta las cachas de manera que a modo del perro del hortelano, que ni come ni deja comer. Se perciben movimientos en su interior muy conscientes de lo que está pasando pero… volverán a ser neutralizados por los que cuentan los votos de los delegados desde sus despachos de Ferraz?

    Rajoy esta aferrado como una lapa al poder con su mayoría absoluta, Rubalcaba no, es ahí, al PSOE, donde hay que dar leña. Es impresentable la oposición que ejercen estando la calle como está, con los argumentos que tienen y con unos movimientos sociales bloquedos por el abuso de autoridad tanto de las fuerzas de seguridad como de los medios de comunicación. El neoliberalismo está en su salsa.

    A por el PSOE ya! Desde dentro y desde fuera.

    Salud

  2. Que alguien de dentro del PSOE sea capaz de ver las cosas así de claras y de decir lo que tu dices en la última frase de tu reflexión, significa que las bases de ese partido están totalmente desamparadas. Se encuentran en una formación que no reconocen. Creen que sus dirigentes están usurpando el poder y por tanto que debrían irse. Esto puede ser el principio del fin del partido o puede ser el fin del fin.
    Básicamnete creo que salvo algunas honrosas excepciones casi ninguno de los diputados de la oposición representa el sentir de la calle. Y lo que es peor creo que ni son conscientes del mismo.
    Están parapetados bajo su manto de privilegios y no quieren ni oir que hay que cambiarlo.
    Pronto la sanidad sólo será de calidad para el que pueda pagarla. La educación ya lo es así y en tres meses cualquier servicio básico que el estado debiera dar sin más coste que el de los impuestos, será grabavado con nuevas tasas.
    El sistema está en demolición pero en lugar de para crear un proyecto de justicia, para llenarlo de escombros.
    Salud.

    • Amigo Celemín, ni los diputados de la oposicón ni los diputados del partido que gobierna. Sus privilegios les han llevado a los mundos de Yupi y eso de desahucios, parados, suicidios, mareas, corrupción son cosas que pasan en otro mundo, en el Tercer Mundo, donde sólo se entra para explotarles y en donde nos están clocando con una parsimonia maquiavélicamente calculada.

      Ayer la Justicia encarceló a un atajo de sinvergüenzas por el caso de los EREs de Andalucía, me alegro. Mientras tanto con el caso Gürtel estamos asistiendo a una falsa pelea entre jueces por competencias sobre una pieza del caso atizada por el fiscal general (del gobierno), seguramente con la perversa finalidad de provocar un “fallo” de procedimiento que termine con el archivo de la causa o con la expulsión de algún juez, me asquea. Estamos en manos de la justicia y la justicia está en manos de los que nunca se fueron y lo evidenció un Tribunal europeo calificando de ilegal la legislación hipotecaria.

      Tenemos mucho, pero mucho tajo por delante. Para empezar hay que aclarar lo que significa democracia en este país con tan bajo nivel de cultura política y sin educación para la ciudadanía y con reposición de la asignatura de religión.

      Salud, amigo

  3. Ayer vi el siguiente vídeo y comparto casi la totalidad del mismo. Tenemos dos graves problemas: la falta de educación, y también la falta de un objetivo, que han derivado en la competitividad y la rentabilidad como únicos ejes de la sociedad.

    Hace años el objetivo de la educación era obtener una titulación para trabajar de lo que habías estudiado los próximos 50 años. Ahora, no solo no tenemos ni puñetera idea de qué vamos a ser dentro de 2 años, mucho menos dentro de 5, y aún menos dentro de 50, por lo que ¿Para qué estamos formando a las personas? ¿Con qué objetivo? Si ahora ya hay saturación de títulos, en los próximos 10 años será aún mayor, pero no hay industria, no hay mercado, los que eran nuestros bienes y servicios públicos ya no son nuestros. ¿Qué nos espera? La genética es inexorable, alguien de 50 años no puede viajar a 4 países distintos a reuniones agresivas de negocios cada semana durante mucho tiempo, tampoco puede meter la misma cantidad de horas de trabajo que alguien de 25 durante mucho tiempo sin enfermar, necesita tiempo para la conciliación familiar que no necesita alguien de 25 (y nos venden una farsa, se ofrece la conciliación pero se le contrastan resultados con los del que no necesita conciliar, porque no tiene familia que conciliar), tampoco tiene la misma preparación pues el modelo empresarial no estimula la educación en la profundización en las técnicas del puesto que se desempeña sino que aplica la renovación generacional. Esto es mucho más evidente en las empresas de informática y lo empezamos a ver descaradamente en sanidad, seguridad, educación, ciencia… Me estoy extendiendo demasiado…

    Hace años que doy vueltas a la idea de que la democracia es la manera de justificar la implantación de la esclavitud basada en el mismo principio que dices del 6%. Si en cada negociación hay que ceder para conseguir un consenso, y las negociaciones se basan en “te voy a quitar 100 euros” contra “no me vas a quitar 100 euros”, por lo que el consenso queda en “solo te quitaré 50 euros”, al final estás consensuadamente esclavizado. El consenso (o este modelo de consenso) es la represión de la inteligencia.

    Leí hace tiempo una frase, que no recuerdo muy bien, que decía algo como: Hemos sido educados en el egocentrísmo, en la creencia de que cada uno debe mirar únicamente por sí mismo, sin importarle el precio que hace pagar a los demás, y esforzarse esperando que todo le salga bien, pero si hemos evolucionado y no nos hemos extinguido ha sido gracias a saber cooperar, a mirar por el prójimo.

  4. Me recuerdas, al citar a Follet, lo que a menudo pienso de la Historia: que se asemeja al bolero de Ravel. Por aquello de la repetición, con ligeras variantes, de una misma sintonía. Buceando por el pasado, se constata que la repetición es una de sus características, y que solo cuando aparece un hecho que implica que más gente alcance lo que hasta entonces era privilegio de los menos, estamos ante lo que realmente es progreso, al modo en que lo entendiera el maestro de historiadores Tuñón de Lara.

    De ahí la importancia del momento en el que estamos. Lo alcanzado por una mayoría y que viene determinado por lo que llamamos estado del bienestar está pasando a mejor vida. Vamos en el sentido inverso al que debiéramos, pues los criminales pasos que se están dando en esta Europa -que creíamos que era garantía contra el esperpento político nacional tradicional- son de tal magnitud que lo incomprensible es que el estallido social no se haya producido aún. La masa ameba y su crónico analfabetismo político lo está por una ausencia de fomento de la pedagogía democrática por un lado, y por otro, porque está suficientemente distraída y manipulada por quienes justamente nos llevan al desastre.

    Y esa diferencia entre quienes disponen de voluntad, información, consciencia e indignación (por ese orden), es lo que hace que cuando se encuentran con los que no, en un mismo espacio y conversación, terminen en encontronazos tan habituales como los que describe Red, con las personas de nuestros entornos.

    El enemigo contra el que nos enfrentamos (esto es una guerra) es grande y poderoso y tiene el guión de la demolición perfectamente trazado. La ciudadanía anda ocupando las calles toda vez que quienes mayoritariamente debieran ser vehículo de su indignación ni oposita ni mueve ficha. No sólo no está. Es que ya ni se le espera. Forma parte del problema. Igual que la Justicia. Al servicio de los mismos intereses.

    Y es la descoordinación -la de la calle- su mayor debilidad. Lo que queda de la izquierda debiera dejarse de purezas y exquisiteces y marchar codo a codo con todas las plataformas existentes. Que habrán de constituirse en un sólo bloque que haga de vehículo ciudadano que consiga desalojar del Parlamento a quienes han dado pruebas más que suficientes de que no nos representan.

    Salud, amigos.

  5. Celemin, Yo si tengo la sensación que que la demolición está siendo controlada y también las manifestaciones.
    Red, me alegro que hables tan claro y ante un diagnóstico de autismo Asperger será preciso entrenen el cerebro para que puedan interactuar con el el mundo que les rodea.
    Mis mejores deseos de recuperación de la ilusión

  6. Narbona: Por eso de que la historia se repite, se me ocurre que a lo mejor la única forma de salir de esta es “tocar” intereses del Reino Unido. ¿Cómo? No tengo ni idea pero seguro que funcionaría.

    Lume: ¿Controlado por los trileros?

    Salud

  7. Pingback: Son gigantes, no molinos | EL VIL METAL. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.