Violencia y coacción. ¡Manda uebos!

Como ya escribí el 12 de septiembre de 2012, la presión es algo que los amigos de “sus negocios” no soportan. Su carácter hilarante, su talante dictatorial y el estar acostumbrados a pasarse todo por el forro de la bragueta porque siempre habrá un policía, un juez o un acomodado “colega” dispuesto a defenderles a capa y espada contra el pueblo llano, les hace llevar mal eso de que la gente de la calle les persigan para comunicarles sus inquietudes, para reclamarles justicia o como en el caso de la PAH para que su voto en el proyecto de ley sea consecuencia del conocimiento y meditación y no del mandato obligatorio de los prebostes de su partido.

Por eso, ante las concentraciones a las puertas de las casas de los políticos, que es la única forma que tiene el ciudadano de acercarse a quiénes dicen ser sus representantes, en lugar de ser consecuentes con el cargo que ocupan gracias a sus votos y prestar atención a lo que los ciudadanos tengan que decirles, acaban cerrándose en banda y no sólo no los atienden, sino que les denuncian ante los juzgados por un delito que no existe de “acoso” y por coacción.

Tal vez si los egregios no fueran tan cantamañanas, si en lugar de estar en política “para forrarse”, si en lugar de servirse, estuvieran para servir a quiénes dicen representar, acogerían de buen grado las propuestas de sus ciudadanos y más cuando van soportadas por UN MILLON Y MEDIO de firmas y éstos (los ciudadanos) no se verían obligados a permanecer frente a las puertas de sus casas para intentar que les escuchen.

Tal y como está la judicatura en este país, dónde mientras una juez que ha estado seis mese de baja “sospechosamente” dicta prisión por “riesgo de fuga y destrucción de pruebas” de un individuo que lleva cuatro meses excarcelado (y que por tanto ya ha tenido tiempo más que suficiente de fugarse o destruir todas las pruebas a las que pudiera haber accedido), o dónde mientras un juez quiere a toda costa hacerse cargo en solitario del caso Bárcenas (mientras el PP hace todo lo posible porque no sea así) o mientras otro lleva más de cinco años instruyendo un caso como la Gúrtel sin que pase absolutamente nada, esperemos que no haya otro juez que quiera “dar un escarmiento” y acabe acusando y sentenciando por el delito de coacción, a ciudadanos, que hartos de que los políticos vivan por encima de nuestras posibilidades en sus burbujas, salen a la calle a intentar que, por una vez, y sin que sirva de precedente, en lugar de escuchar a tahúres, trileros y delincuentes con traje, escuchen a quiénes debieran (que para eso dicen ser sus representantes).

Código Penal Español.

CAPITULO III

“De las coacciones”

Artículo 172:

El que sin estar legítimamente autorizado impidiere a otro con violencia hacer lo que la Ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de seis a veinticuatro meses, según la gravedad de la coacción o de los me- dios empleados.

Cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental se impondrán las penas en su mitad superior, salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este Código.

Violencia:

La violencia es el tipo de interacción humana que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que, de forma deliberada, provocan, o amenazan con hacerlo, un daño o sometimiento grave (físico, sexual o psicológico) a un individuo o una colectividad;o los afectan de tal manera que limitan sus potencialidades presentes o las futuras.

El elemento esencial en la violencia es el daño, tanto físico como psicológico

¿Los ciudadanos que se concentran ante las casas de los políticos, han causado daño físico o moral a estos?

¿Los políticos que desoyen a los ciudadanos, que les dejan sin sanidad pública, sin educación, que les complican seguir vivos al impedir, por ejemplo, que los mayores de 55 años puedan acceder a subsidios, que mandan cargar a la policía incluso dentro de una estación de tren sin importarles si los que allí estaban venían o no de montar gresca en la manifestación, que deciden eliminar becas, subsidios y subvenciones a los pobres mientras dan cientos de millones a bancos y empresarios, causan daño físico y psicológico a los ciudadanos?

Queda claro quién ejerce la violencia y la coacción. 

Anuncios

16 comentarios en “Violencia y coacción. ¡Manda uebos!

  1. Pingback: Violencia y coacción. ¡Manda uebos! | EL VIL METAL. | Scoop.it
  2. Ellos, los violentos que nos desgobiernan por decreto y los que desde la oposición no nos defienden como deberían parece que nos quieren quitar la condición de persona. Somos un cero a la izquierda y la verdad los medios tampoco ayudan a poner cordura. Acabo de ver el vídeo de la sexta de MVT y salvo con la defensa del abogado Manuel San Pastor y de Javier Gallego, la verdad es que estoy profundamente decepcionada.
    No me gusta desear nada malo a nadie pero quizá si todos esos opinadores , los que dicen gobernar por el bien de la mayoría se vieran sin trabajo, sin casa y comiendo un bocadillo o nada tendrían más claro lo que es violencia.
    http://www.lasexta.com/videos/mas-vale-tarde/2013-marzo-21-2013032100026.html
    Hoy, dentro de unas horas quizá alguien más tome conciencia del “corralazo” español de las preferentes y obligaciones subordinadas y de la nueva estafa impresa en el BOE.
    Gracias, mil gracias por dar voz a los desprotegidos.
    Mucha salud y feliz descanso

    • Feliz descanso también para ti. Te he cambiado el comentario en la forma que decías en el siguiente. Si no está de acuerdo, lo dejo como estaba.

      Salud ¡que falta nos va a hacer!

  3. “Señora ministra, la respuesta va a ser una respuesta muy dura, una rebelión ciudadana: o se van o les echamos.”

  4. Me alegra de que hayas traído el tema de los escraches. Tuve ocasión de ver el programa que Lume cita ayer tarde. A pesar de la presencia en el mismo de Javier Gallego, y de lo genialmente que da voz al sentir de la mayoría (sus artículos suelen ser demoledores), ayer lo vi algo flojo.

    Hubo un momento en que mi percepción fue de acorralamiento al abogado representante de la Plataforma Antideshaucios. Creo que dado el nivel en que se desarrollan las tertulias -y me da igual el plató, estudio y dueño que tengan-, cualquier personaje que se haga eco o portavoz del sentir de la calle, lleva las de perder. Hasta el punto de que todo acaba en una encerrona para éstos, y a cambio, dotamos de un barniz “democrático” a un encuentro que suele dejar mucho que desear y en lo que prima más el espectáculo preñado de ideología camuflada que todo lo demás. Y la Sexta, no es precisamente ninguna excepción.

    Todavía está calentita la noticia del envío erróneo de un mensaje -cuyo destino eran los tertulianos afines y en nómina del PP- pero que le llegó al sitio equivocado, con las “recomendaciones” y conceptos con los que debían “trabajar y defender” ante las cámaras.

    Cada vez es más claro que, salvo por estos medios, todo lo demás está manipulado hasta los tuétanos. Y que quien no se informe de forma expresamente escrita, no puede acceder a ningún otro pensamiento que el instalado oficialmente.

    Lo de los jueces… lo que ocurre con Bermúdez es tan previsible. Ni siquiera se molestan en cambiar las tácticas utilizadas con Garzón.

    La Judicatura será lo que la marea tendrá que llevarse por delante. Si es que la presa de agua alguna vez estalla y el pantano se desborda.

    • Yo no vi el programa, pero es que ya no veo ni la Sexta. Sólo “Salvados” y poco más. Y he notado que cada vez traen más “expertos” en los informativos que trabajan en universidades privadas o en fundaciones de corte neoliberal. La absorción por parte de A3 no va a ser inócua. El señor Lara no es precisamente Karl Marx.

      Salud, ¡que falta nos va a hacer!

    • Gracias por tu recomendación. Si que ha merecido la pena. Acabo de leer que IU lanza la campaña gobierno dimisión. Ojalá nos vayamos animando y esto acaba moviéndose ya.

  5. El escracher es un paso más que evidencia la degeneración manifiesta del sistema. Entiendo que en el subyace otro fallo de la democracia: la disciplina de voto, lo que hace que el poder legislativo dependa del ejecutivo, o más exactamente que sea una expresión de este mediante la matemática parlamentaria en lugar de ser al revés como debería ser. Se presiona al político como individuo por no votar en conciencia y hacerlo en función de los dedos que levanta el diputado que coordina la votación.

    No tengo muy clara la conveniencia del escracher en el sentido de que se realice en el domicilio particular del político, creo que sería más adecuado realizarlo en las sedes locales de los partidos, donde se supone que los diputados, senadores o concejales realizan parte de su función política. De esta manera quedaría nítidamente separado el político de sus vecinos y próximos que poco tienen que ver con lo que hacen o dejan de hacer aquellos. El efecto de la increpación puede generar adhesiones no deseables y reacciones menos deseables todavía que pueden llevar a mayores.

    Ya ha habido algún lumbreras que no ha tenido mejor ocurrencia que plantear la cuestión de ¿Qué pasaría si un grupo de cabezas rapadas se plantara en la puerta de alguno de los miembros de la plataforma? Lo ha hacho en los medios y no era precisamente un moderado de derechas. Me dio la sensación de que estaba marcando un paso más en la espiral de violencia en la que podemos caer como masa ameba fácil de manipular.

    Estamos a un paso del estallido de la violencia y el detonante lo tienen ellos. Cuando les interese lo activarán y perderemos la razón pues ellos tienen el monopolio de la violencia legítima.

    Tenemos la razón, por lo tanto no necesitamos violencia; ellos sí porque no la tienen. Que no nos lleven a su terreno.

    Salud amigos.

  6. Las palabras sensatas de Red me recuerdan que en todo este movimiento de toma y daca, de acción y reacción, es preciso mantener la cabeza fría y ser algo más calculador. Porque en definitiva la política es un tablero en el que hay que saber mover las fichas. Pero es una tarea harto difícil. Está claro que los más tenemos lo que ellos no: la razón. El equilibrio estaría en no dar un sólo paso que nos la haga perder. Sin embargo, al otro lado del tablero, ellos son conscientes de que un paso en falso por su parte, incluyendo el monopolio de la violencia legítima, y se encontrarán con que no pueden controlar la reacción que ello provoque.

    Salud.

    • Ahí veo yo el peligro, amigo Narvona, en el paso en falso. Hay algunos a los que les pueda interesar dar ese paso en falso pues no conocen ni a la madre que los parió.

      Esto para nosotros es una carrera de fondo, aquel “vamos lento porque vamos lejos”. Y ya se empieza a notar que “vamos” y que el miedo empieza a cambiar de sitio. Pero todavía estamos “lejos”, el esfuerzo para hacer que entre a trámite una ILP ha sido titánico y evidencia la desfachatez de los “representantes” para con los representados. Estos descerebrados interpretarán que un reconocimiento a las peticiones del pueblo puede ser una muestra de debilidad y que si se cede demasiado el pueblo puede cogerle el gusto. Por eso hay que tener mucho temple, ya están desviando el debate de la dación en pago hacia el derecho a la intimidad del político echando leña al fuego (algún bestia empieza a hacer comparaciones con las marcas que se hacían en las viviendas de los judíos en Alemania).

      Creo que se trata de hacer entender que el pueblo esta movilizado en una gran medida y cargado de razón, que la violencia nunca es justificable pero siempre tiene una explicación y que ésta nunca debe caer en nuestro haber. Tenemos internt no lo olvidemos.

      Salud

  7. Para mí de ninguna manera es coacción. Entre otras cosas porque si lo fuera, los políticos harían caso y aquí no sólo no lo hacen sino que siguen amenazando.

Los comentarios están cerrados.