“El invierno de España”

En el exterior de esa muralla, en el lado que daba a tierra firme, había un parque llamado Tower Gardens, y era allí dónde se estaban reuniendo los fascistas. Lloyd calculó que ya debían de ser unos dos mil, …

Las banderas que llevaban eran de la Union Jack. Lloyd se preguntó por qué aquellos que querían destruir todo lo bueno de su país eran precisamente los que más prisa se daban en enarbolar la bandera nacional. …

Aquello no era un partido político. Era un ejército…

Había esperado encontrarse con un centenar de agentes, más o menos. En realidad eran miles.

Había más policías que fascistas.

Desde el interior de uno de los autobuses, un agente uniformado le dirigió el saludo hitleriano.

Lloyd lo recibió con consternación. Si todos esos policías estaban del lado de los fascistas, ¿Cómo iban a enfrentarse a ellos los contramanifestantes?

Kent Follet “El invierno del mundo”.

La historia se repite. Para muchos lo sucedido en Europa entre 1930 y 1944 es sólo historia. Y la más de las veces sólo historietas de viejos. Hoy como entonces, han llegado al poder como consecuencia de un crack del sistema capitalista. Hoy como entonces prometieron trabajo, progreso y lo único que nos han dado ha sido más parados, ninguna libertad y mucha policía para contener la rabia de la gente.

Las mentiras, la manipulación informativa y el control de las instituciones forman hoy, como entonces, parte de ese sistema represor cuyo único objetivo es convertir al 99 % en esclavos del 1%.

En Madrid, una impresentable con ganas de dar la nota y de ascender dentro del partido, acusa a quién les hace daño porque están consiguiendo que parte de esa ameba que ni siente ni padece, despierte y se una a un malestar creciente. Para contrarrestar el boom mediático de la PAH, se les acusa de posicionarse a favor del acercamiento de presos etarras. Se olvidan de que la legislación española preconiza y exige ese acercamiento. Se olvidan adrede e insultan a formaciones LEGALES, como Bildu o Sortu, llamándoles terroristas. Cómo si todos los filtros pasados para su legalización (ley de partidos) no hubieran sido suficiente prueba de “pureza”. Se olvidan que según esa ley de partidos que miró con lupa de 100.000 aumentos todos y cada uno de los artículos de los estatutos de ambas formaciones, el Partido Pacolocaramigos debería ser ilegalizado por sus más que evidentes apologías del fascismo franquista y su evasión continua para no condenar su violencia.

En Andalucía, como el que lo deja caer, el presidente del partido de los señoritos acusa al Presidente de la Junta de Andalucía de ser el cajero del robo de dinero público en los ERES. Algo a lo que ni siquiera ha llegado la juez del caso. Quién por cierto, indica, sin ruborizarse que los sindicatos UGT y CCOO cobraban comisiones ilegales por cada ERE. Y lo espeluznante de todo esto es que, al parecer lo tiene claro, y sin embargo no dicta acusación contra ninguno de los secretarios generales de ambos sindicatos, o cualquiera otro de sus miembros. Si lo tiene tan claro, ¿por qué no ha dictado auto de encarcelamiento de dirigentes sindicales? ¿Por qué no ha mandado intervenir inmediatamente las sedes centrales de estos sindicatos? Y si sólo son sospechas sin pruebas, ¿puede un juez dedicarse a la especulación sin prueba alguna?

Nada tengo que decir respecto a la encarcelación de los implicados, salvo que en el caso de Francisco Javier Guerrero, como ya comenté el otro día, me parece que la motivación de “riesgo de fuga” y “destrucción de pruebas” después de haber estado cuatro meses fuera de la prisión, me parece que no se sostiene. Pero si me llama la atención que, mientras estos presuntos chorizos están a la sombra, otros presuntos como Urdangarín, Diego Torres, Bárcenas, Sepúlveda, Fabra, el Curilla, y otros tantos implicados en la Gurtel, Noos o Fabra se pasean impúnemente por España como Pedro por su casa.

Los mayores chorizos de este país no llevan ganzúa ni antifaz, sino traje de seda y corbata.

Anuncios

10 comentarios en ““El invierno de España”

  1. Así, a bote pronto -suscribiendo hasta las comas de lo que afirmas- y mientras no se demuestre lo contrario, la justicia en este país cabalga a duras penas, y las más de las veces, a lomos de hijos de puta.

  2. Paralelismo claro. ¡has acertado totalmente!
    Ante nuestro “Invierno en España” desear que nuestras Carlas se sientan apoyadas y con su lucha valiente y solidaria silencien a los Erics y no se repita otra batalla de Belchite.
    Y ya puestos a pedir que la “cifuagitadora” con toda su Cia desparezcan de nuestras vidas por los escraches que sin piedad nos están aplicando.
    Salud, mucha salud para todos

  3. María Dolores, ya podrías haberle pedido el aumento de letra a Celemín antes: me habría ahorrado el dinero de las gafas.
    Fuerza, salud y un abrazo a tod@s.

  4. Si no veis bien la letra, siempre podéis agrandar la pantalla pulsando control + (control+signo más).
    Eso si no tenéis un Mac. En ese caso hay una opción de visualizar a la escala que quieras.

  5. Pingback: “El invierno de España” | La Tronera de Celemín | EL TÁBANO
  6. Pingback: "El invierno de España" | EL VIL METAL. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.