A golpe de realidad

A veces, es bueno salirse del bucle diario. Todos los días leemos las mismas cosas, a los mismos amigos del Facebook o de la vida real y discutimos con los mismos estúpidos de siempre. Por eso, al menos en mi caso, cada vez que cambio de aires, de provincia y de compañeros de fatiga, una ráfaga de realidad me abofetea en toda la cara con la fuerza de un puño de un peso pesado.

Me desperté uno de los días de estas mini vacaciones que nos ha dado Madrid, con una encuesta sobre intención de voto. Mi primera sorpresa cabreante es que aún hay un 34% de estúpidos que siguen pensando en volver a votar a estos trileros sinvergüenzas que nos están llevando a paso ligero hacia el sigo XIX.

Claro que, si como digo, en el momento de que todos los medios de incomunicación y manipulación se hacen eco de la encuesta, te encuentras en un sitio dónde sólo un 10% de la población posee internet y de ese 10%, apenas una cuarta parte lo usa para informarse en medios alternativos, si, allí se sigue hablando de la tele como ese gran semidios del que nadie duda de su veracidad y del que todo el mundo asume que es fuente fidedigna, acabas concluyendo que no te extraña ni un ápice que aún un tercio de los votantes sigan creyendo en la mentira de la herencia, en la patraña de los cimientos y en la maldad de que todo es inevitable y consecuencia de lo que llaman crisis.

Me llamó profundamente la atención una anécdota que me sucedió en una sucursal de un banco de los que ni están manejados por políticos, ni dependen de ninguno de las dos grandes corporaciones bancarias y que siguen funcionando sin necesidad de robar dinero a los contribuyentes y sin la intervención del desgobierno del estado español. Debo tener pinta de delincuente o algo parecido por que el pollo que estaba en la cola de la sucursal delante mía, vestido con pantalones y bata blanca (de esas que usan los charcuteros, carniceros o polleros) no hacía nada más que mirarme de reojo. Me di cuenta que en los bolsillos de la bata llevaba dos grandes fajos de billetes. Uno con billetes de 50 euros y otro con billetes de 20 y de 10 euros. Cuando llegó al mostrador, le preguntó asustado al bancario que le atendía si había oído algo sobre la desaparición de los billetes de 500 euros. El del banco, le decía que no pasaba nada que si los quitaban, que fuera a esa sucursal y allí se los cambiarían. Pero el charcutero-pollero-carnicero, le decía que aunque él no tenía billetes de ese tamaño, no le parecía correcto que los quitaran de la circulación.

Lo que me llamó la atención fue, el nerviosismo del que iba vestido de blanco, a quién se le veía muy preocupado por la posible desaparición de ese modelo de billete y aún más la parsimonia del bancario que no le daba ninguna importancia y que ni siquiera pensaba en la posibilidad de que, ante la anulación de la validez de ese tipo de dinero, Hacienda pusiera coto y númerus clausus al cambio y a partir de una cantidad pidiera explicaciones y detalle de la procedencia de ese dinero.

Es evidente que a quién posee cientos de esos billetes ocultos en su domicilio, le importa una mierda la privatización de la sanidad y el abandono de la inversión tanto en este campo como en el de la educación pública. Aún menos le importan los parados (aunque debieran porque imagino que sus ventas habrán bajado bastante) y mucho menos la reforma laboral y la bajada integral de la media de los salarios. Y también parece evidente que este es el votante tipo de estos hijos de la gran indecencia.

Pero el mayor choque con la realidad lo recibí, cuando un amigo me comentó que en la ciudad de dónde provengo, hay una empresa que, a través de la reforma laboral y mediante un ERE, han despedido a la mayor parte de los trabajadores antiguos y están contratando trabajadores procedentes de Portugal y Rumanía con salarios de 450 euros al mes y a los que se le exige, supongo que bajo cuerda, permanecer doce horas diarias en la empresa.

Lo peor, con todo, no son las condiciones laborales, sino la pasividad del resto del personal que o se ha creído que porque esos trabajadores son de fuera a ellos no les va a tocar o lo que es peor, se han conformado con ello.

Cuando el Babas el viernes dijo que el Gobierno sabe perfectamente lo que está haciendo y mis compañeros se rían, a mi me hervía el hígado. Porque se perfectamente que estos asquerosos arruinadores saben perfectamente lo que hacen. Su retrogradismo, su falta de humanidad y sus políticas fascistas, no son consecuencia de la improvisación sino de un malévolo plan para arruinarnos la vida y para arreglársela a sus amigos y compañeros de fascismo.

Anuncios

9 comentarios en “A golpe de realidad

  1. Por supuesto y voy a repetirlo una vez más ¡ESTO NO ES UNA CRISIS, ES UN ATAQUE CAPITALISTA! En esa lucha de clases que siempre han querido hacer desaparecer a nuestros ojos, estamos ahora mismo en la fase del plan en la que lanzan un ataque coordinado a los principales apoyos y coberturas de la clase trabajadora: sanidad, educación, justicia, etc. No solamente por el robo en sí, sino además, por lo jugoso para ellxs, del botín.

    • Yo lo tengo claro, pero no creo que lo tengan tanto todos aquellos que en las encuestas dicen querer votar al PP o al PSOE.

      Salud, amigo.

  2. Amigo Cele, tambien yo me asombré cuando ví la encuesta esa. Parece mentira que los votantes aun estén dormidos, no lo puedo entender. O sea que aun a pesar de la estafa siguen liderando el cotarro. Yo me bajo en la próxima porque no lo soporto. Dices que el votante tipo es ese de la bata, pollero-carnicero-pequeño comerciante, añado yo. No solamente de esos se nutre esta gentuza, sino que siguen existiendo muchos tontos de los cojones desgraciadamente. Brrrrrrr. que me dá algo. Salud amigo.

  3. Solo vi uno de 500 en la isla de la Palma y el señor extranjero lo entregó a la cajera que se lo cogió con toda naturalidad… y al igual que ese preocupado señor con esos “fajos” alguna que otra pequeña empresaria lo tiene guardado en su casa hace años y sin ninguna relación con el banco desde hace tiempo. Algunos lloran mucho pero ellos tienen sus trucos…
    Me revienta que hablen de pactos, me revienta que expliquen mal a propósito como en el caso del próximo recorte de 1.108 millones a las personas en situación de dependencia. Lo colgaron en la web de Moncloa pero no explicaron nada.
    http://www.inforesidencias.com/noticias/detalles.asp?IDNot=2261&title=EL_NUEVO_RECORTE_A_LA_LEY_DE_DEPENDENCIA_NO_SE_ENTIENDE
    La verdad que uno ya no sabe que hacer…ya empiezo a pensar en no votar. Jamás pensé que llegaría a este punto.
    Salud

    • Votar hay que votar amiga, porque a ellos les da igual que no votes. Seguirán pensando que tienen la mayoría aunque hubiera un 99% de abstención.
      No explican nada porque en las explicaciones pierden votos.

  4. Cele y demás amigos: Comparto el mal cuerpo que se nos queda al comprobar cómo la indecencia parece no pasar factura, según la mencionada encuesta.

    Si nefasto es lo que este desgobierno y todo el neoliberalismo europeo y norteamericano están haciendo con gran parte de la población, ahogando más a los más vulnerables, peor me parece la actitud borrega y servil del personal.

    En este país, ”montaron” una transición a imagen y semejanza del asesino. Parieron ”unos padres” -que ya es difícil- una Constitución que, básicamente, recoge la esencia de los Derechos Humanos promulgados en 1948 y cuya lectura estaba prohibida en época del cruel. El problema de esta Constitución es la habilidad con que ”metieron” la monarquía parlamentaria y la Ley Electoral que instaura el bipartidismo, ”ahora yo”, ”después tú” y viceversa. De forma que los ”grandes” partidos, el ahora PP -devenido del UCD, AP- y PSOE quedaron vinculados al gran capital.

    Felipe nos la clavó doblada. Ahora -hace ya un tiempo- que algunos lo tenemos claro, pero en aquellos momentos, las libertades que fuimos descubriendo y practicando nos parecieron una apertura tal que las confundimos con lo que es la AUTÉNTICA DEMOCRACIA.

    Y lo insoportable es la ignorancia inconsciente y la buscada. ”Nada sé” y ”nada quiero saber”. Meter la cabeza en el agujero como la avestruz.

    Los mass media que mayormente son consumidos son aquellos en que menos trabajo hay que hacer para ”saber” las noticias -mascadas y casi deglutidas-, la TV. Y ya sabemos de la independencia económica e ideológica de gran parte de ellas. No puedo dejar de señalar TVE, que la pagamos de nuestro bolsillo aquellos que pagamos.

    La curiosidad, el querer aprender y conocer por uno mismo lo que sucede a nuestro alrededor, el pensamiento libre, en definitiva, es, por desgracia, privilegio de unos pocos. Y, amigos, los que aquí nos encontramos tenemos este noble privilegio aunque nos cueste alguna que otra úlcera de estómago.

    No sé si lo he mencionado ya aquí. En el balcón del salón de mi casa tengo una bellísima bandera tricolor ondeando todos los días. Justo enfrente vive un pintor que se ha cotizaba bien caro en tiempos y es muy devoto del PP. Diversos problemas mermaron su fortuna y se le hace un gran favor si adquieres una de sus obras. En más de una ocasión le ”he ayudado” comprando sus pinturas (son preciosas). Y por ello me respeta; allá donde me ve la ‘sonrisa’ aparece en su cara y casi con devoción viene a saludarme (con lo que debe rasparle tanto mi pensamiento como una materialización de él, la tricolor). Quizá piense en una potencial nueva ”ayuda”.
    Esta tarde, estaba yo sentada en una terraza debajo de mi casa tomando un café y leyendo, cuando se me acercado para ”felicitarme”, porque salí en la portada de un periódico en el acto del viernes 3 de mayo, junto a la presidenta de la Asociación Víctimas del Metro, en Valencia. Junto a estas víctimas del Metro estoy trabajando desde el mismo día 3 de julio de 2006, fecha de la tragedia. Sin mediar más palabras, me espeta: ”Está claro lo que pasó, el maquinista apretó demasiado el acelerador y el exceso de velocidad…”
    ¿Qué hacer ante está déspota afirmación, tras la que ha continuado su camino? Nada. No merece la pena. Tienen su ”sentencia” configurada en el símil de cerebro que poseen.

    No sé qué hacer, al margen de dialogar cuando es posible y se puede alcanzar una probable pedagogía.

    Los ánimos tienden al desespero. Pero ni en estos momentos ni nunca podemos permitirnos esas vacaciones cerebrales. Tendremos subidas y bajadas de ánimo, pero tirar la toalla, jamás.
    Un cariñoso saludo, amigos.

    • Me quedo, de tu excelente artículo (que no comentario) con lo que no podemos permitirnos las vacaciones cerebrales. Muchos pensamos eso de clamar en el desierto, Pero cuando más negativo estoy pienso en que la escalvitud no se liberó en un día, los negros americanos no tuvieron derechos de la noche a la mañana y las mujeres no fueron reconocidas como personas con todos sus derechos de un martes a otro. Todo se consiguió a base de tesón. Incluso vosotras aun debeís (debemos) seguir luchando por no ser tratadas de forma distinta. Incluso los negros americanos deben seguir luchando por ser tratados con igualdad. Por eso, mientras existamos, habrá posibilidades de revertir esta inmundicia.
      Salud amiga.

  5. Pingback: A golpe de realidad | ALGO A GANAR. | Scoop.it

Los comentarios están cerrados.