Barnices, pátinas y revestimientos de legalidad

La mayor parte de nosotros, hemos tenido alguna experiencia siendo niños de alguien que impone sus reglas por el único y excelso motivo de que suyo era el balón, la muñeca o la casa dónde se jugaba.

Siendo mayor, también he tenido la desgracia de ver como, una madre imponía las reglas del juego por la fuerza de “sus ovarios” sin importar que con su hija no quisieran jugar ninguno de los otros niños por ser una egoísta malcriada que siempre quería imponer sus pareceres.

Las reglas son la base no sólo de cualquier juego sino de cualquiera de los sistemas que los seres humanos nos imponemos para poder convivir. Jugar con las cartas marcadas es hacer trampa y al igual que hacen los niños mal criados, acostumbrados a hacer siempre lo que les de la gana, cambiar las normas o inventarlas mientras van sucediendo las cosas con el fin de ganar siempre, también es hacer trampa.

Los bucaneros del trile, estos del partido pacolocaramigos o para hacer grandes negocios (los suyos, claro), son niños malcriados que hacen trampa para ganar siempre. Y como saben que la legalidad es el maquillaje que les permite seguir con las trampas, no se cortan a la hora de hacer legal lo que es inmoral, lo que cambia las reglas del juego a conveniencia para ganar y lo que sobre todo no tiene ningún vestigio de democracia.

Así, si uno quiere cambiar las condiciones de las pensiones, y dado que hacerlo “por la cara” (por la cara lo van a hacer pero dándole pátina de necesidad imperiosa) puede conllevar una rebelión y sobre todo una tremenda pérdida de votos, se buscan unos cuantos individuos afines, a ser posible, que alguno de ellos además esté afiliado a alguna organización sindical o grupo con perfil izquierdista, se les dice a los medios de medios de desinformación, adoctrinamiento en el rebaño y sofocamiento de rebeldías que son expertos en pensiones y ya tenemos excusa para pegarle el hachazo a las pensiones con pátina de legalidad: ¡Lo dicen los expertos!.

Que el tribunal Constitucional puede dar al traste con la mayor parte de los decretos y leyes aprobados, pues se aprovechan la renovaciones y las mayorías absolutas, no para buscar magistrados ecuánimes, independientes y sobre todo con espíritu democrático (ya que se trata del tribunal que debe salvaguardar la Constitución), sino para nombrar carcas famosos por sus declaraciones y actuaciones contrarias al aborto (por ejemplo) y muy cercanos a los del trile. Así, las decisiones de ese órgano politizado y carcomido (como todo lo que tocan) dará tardes de gloria a los del fascio y pocas oportunidades a los que luchamos día a día contra sus decisiones.

Cualquier estado dictatorial que se precie tiene un solo poder (el gobierno) que somete a los demás. Y el de estos ambiciosos vividores de lo público no iba a ser distinto.

Anuncios

7 comentarios en “Barnices, pátinas y revestimientos de legalidad

  1. Pingback: Barnices, pátinas y revestimientos de le...
  2. “no se cortan a la hora de hacer legal lo que es inmoral”
    Cele, llevan tantos años haciéndolo y lo ven normal.
    Transparencia sin transparencia
    Robustez-Rato sin robustez
    Pensionistas que malviven
    Jóvenes que se nos van
    Hay algo viejo que los ciudadanos ya sabíamos … el que se cayó del guindo reconoce que estamos en rescate financiero
    Los ciudadanos vamos mas deprisa que los políticos… y la izquierda se reorganiza lentamente. Que no olviden que muchos no vamos a querer que nos vendan mascaras. Queremos verdades razones y soluciones

    Le llaman vida cuando es muerte acelerada

    Y ….desde arriba preparan la restauración … la calle sigue gritando
    Juicio y castigo
    Salud

    • “Y ….desde arriba preparan la restauración …”

      Eso, amiga es porque empiezan a tener miedo a la calle e intentan más maquillaje…

      • Yo no comparto lo de que empiezan a tener miedo. Esta gentuza se sabe impune y por eso no conoce el miedo, porque siempre se salen con la suya por la “jeta”. El miedo lo tienen millones de personas que pasan olímpicamente de protestar o de mínimamente quejarse al menos. Y ese es mi temor y “mi” miedo. Que un 90 % de ciudadanos tiene inmensas tragaderas y por eso así nos vá. Perdóname Cele mi pesimismo de hoy. Salud.

        • No se si miedo pero si prudencia. Al menos por parte del PSOE que sabe se está jugando pasar a ser fuerza extraparlamentaria en un par de legislaturas. De ahí la insistencia en estos últimos días de posicionarse a favor de un cambio y de ahí las insistentes palabras de Rubalcaga de que no se trata de apoyar un proceso constituyente (lo que les valdría el apelativo de los trileros de que son unos antisistema) pero si la necesidad de escuchar a la gente.

          Salud, amigo y no hay nada que perdonar. Cada uno ve las cosas de una manera. Y como siempre digo, en la disensión está el aprendizaje.

Los comentarios están cerrados.