El Partido de “La Familia”

Los tres iban vestidos de azul y blanco. Pantalón de lino blanco y polo Lacoste azul cielo para dos de los acompañantes y polo blanco y pantalón azul cielo para el tercero. El pelo engominado y unas bolsas de plástico, también blancas, cargadas sobre el hombro derecho como si fuera un bolso, les hacía ser el centro de atención. Se dirigieron a un gran portalón marrón, dónde tras llamar a la cancela, entraron los tres acompañados de quién parecía ser el Jefe. Diez minutos más tarde abandonaron el lugar sin las bolsas de plástico.

Un detective les seguía de cerca y grababa con una cámara oculta en una mochila todas sus andanzas. Los diálogos recogidos trataban sobre evasores y blanqueadores de dinero y daban pistas sobre el motivo del viaje y sus objetivos.

Cinco años después, alguien filtró el vídeo a la prensa. No hubo dimisiones. Se montó una investigación que se cerró al cuarto día.

El capo que acompañaba a los individuos que portaban las bolsas, había enviado dos grabaciones de conversaciones entre los dirigentes nacionales del partido y el alcalde de la localidad en las que se le conminaba a que “hiciera lo imposible porque el contrato de basuras lo ganara Feliciano”, [un dirigente nacional dueño de una empresa de construcción]. El contrato lo había ganado por supuesto Feliciano y la investigación sobre el vídeo y el motivo de un viaje internacional del que no consta registro de salida, se cerró sin ni siquiera haber empezado.

Vicente, camina despacio, la edad ya no le permite hacerlo a la velocidad de antes cuando en un pis-pas recorría alcaldías y ministerios. Anda preocupado por unas llamadas telefónicas en las que le han amenazado con poner fin a la vida de sus hijos. No ha visto el cable que cruza la acera desde la farola a la ventana del entresuelo. De pronto, el cable se tensa y Vicente acaba con sus dientes contra el suelo. La gente se arremolina alrededor. En el tumulto, alguien corta el cable de la sujeción a la farola, y este desaparece reptando por la venta del entresuelo”

Relato Corto © J. Celemin

Después de leer la entrevista completa de Pedro Jeta con Luis “el Cabrón” y de escuchar a Mis feria del Ganado Albacete 1977, me han quedado varias cosas claras:

La primera que efectivamente las mentiras no se documentan, salen de corrido y de eso sabe mucho Mari Loly.

Lo segundo es que, a pesar de que como decíamos ayer España está totalmente narcotizada por la ignorancia y la idiotez, esto es tan gordo que debería haber saltado todo por los aires, desde el gobierno hasta el partido que lo sustenta. Y si están tan calmados y aparentemente tan seguros de si mismos, sólo cabe la explicación de que efectivamente, Bárcenas no podrá probar, no ya la financiación ilegal de esa formación basada en la familia, sino los pagos trimestrales de sobresueldos, porque no son tan estúpidos como para firmar un recibí. Y claro, Si, según Bárcenas, una parte del dinero recibido en comisiones se ingresaba en el banco pero otras dos partes iban a pagar en negro, trabajos realizados para el partido (como campañas electorales) o para pagar sobresueldos trimestrales, nadie podrán localizar ni la factura de lo pagado en negro ni los recibí de los sobresueldos o los puros Montecristo, porque no existen. No se hace factura cuando se paga en negro ni se firma haber recibido lo que no quieres que se sepa.

En cualquier otro país (esos dónde la gente dimite por mentir sobre quién conducía el coche que ha sido multado, o por copiar una tesis doctoral) lo publicado hasta la fecha, sería motivo más que suficiente para acabar con el partido de “la familia”, con la casa real (por el caso NOOS, las herencias cuya imposición al fisco no se explican, etc.) y con la mayor parte de los políticos de la oposición ( ERES, twitters inoportunos, dietas legales pero nada morales, etc). Pero España es diferente. Como en los mejores tiempos del eunuco genocida, España sigue siendo diferente. Los que durante siglos vivieron de las rentas y consideraban que el trabajo era cosa de plebeyos y gente de casta inferior, han cambiado las rentas propias, por las de todos, por lo público. Dicen detestar lo público pero viven como vivieron sus antepasados, sin pegar palo al agua a costa del dinero público. Mientras, la plebe, el público que debiera protestar porque les quitan lo que es suyo, les admira porque en realidad les gustaría estar ahí, ser ellos. Por eso tienen tanto tirón los programas del hígado y los shows tipo “Gran Hermano” o “Alaska y Mario”. Porque el español de a pie, ese que no tiene opinión porque se la roba a la televisión, lo que quiere es ser hidalgo, vivir sin pegar palo al agua, pagar los menos impuestos posibles (y si es ninguno, mejor) y dedicarse a robar a los demás o a vivir del espectáculo televisivo. (Los niños ya no quieren ser futbolistas, quieren ser famosos).

No podemos esperar que los burros vuelen, ni podemos esperar que el ciudadano medio español español sea crítico, piense y se manifieste. Porque, para eso, debiera ser culturalmente activo y aquí es algo de lo que carecemos. De ahí el interés de Wert y toda su banda en evitar que los pobres estudien. Porque si hay estudios hay posibilidad de cultura y de pensamiento propio. Sin estudios, la sumisión, el abandono y la resignación es el estado natural de las amebas ciudadanas.

Como decía mi querido Sebastián, salud, república y más escuelas. ¡Eso es lo que nos hace más falta que nunca!

Anuncios

9 comentarios en “El Partido de “La Familia”

  1. ¡Bravo!

    Hay una consecuencia lógica a esta sinvergonzonería y es, la debilidad del gobierno ante cualquier presión, incluso diría “sugerencia” foránea de cualquier tipo. Sea cambiar leyes, ceder impuestos, donar terrenos, excluir de obligaciones, comprar a bajo precio o vendernos aire a sobreprecio.

    Tenemos el pais expuesto por la debilidad de estos mangantes ante la codicia externa e interna.

    Contra más tardemos en echarles más caro nos va a salir vivir, por llamarlo de alguna forma.

    ¡Salud República!

    • Pues es una “incidencia” en la que no había pensado. Pero visto la cantidad de buitres que sobrevuelan este sistema trileril capitalista, está más claro que el agua que llevas razón. Quizá por eso tanta cesión…

      Salud, amigo y gracias por exponer algo en lo que, almenos yo, no había caído.

  2. Como es habitual, acertado artículo. Das de nuevo en la tecla: el mantra de este país es que “es… diferente”. Todo, absolutamente todo, funciona al revés que en cualquier sitio del entorno comparable.

    La frase “es que si yo estuviera en su lugar, haría lo mismo” la oímos cada día en boca de quienes ni por asomo viven en un status similar ni va a tener opción a cambiar el suyo real. Y se admira y premia a quien te roba descaradamente.

    Asombra comprobar cada día que nada de lo que ocurrre hace tambalear a nada ni a nadie.

    salud, amigos.

  3. Creo que lo esencial es poner trabas para que el débil estudie, se forme, como tú muy bien apuntas, Cele, de ahí el trabajo de el menistro Wert. De la derechona no te puedes esperar otra cosa, lo estan demostrando continuamente. Salud amigos.

    • Esto es el cuento de siempre, amigo. ¿Cuantos casos van ya sobreseidos por la demora judicial o por los constantes cambio de jueces? O hacemos algo al respecto o de nuevo se irán de rositas. Y cuantos más casos acaban sin ser juzgados, menos posibilidades hay de que acaben pagando por sus tropelías que cada vez son más y mayores.
      Salud

Los comentarios están cerrados.