¡Qué País!

 Captura de pantalla 2013-07-14 a la(s) 22.47.52

Un presidente de un desgobierno que, como una lapa, se agarra a la poltrona del poder sin temor a que la gran corriente de la corrupción le arranque de la misma. Ya ni siquiera desmienten que la complicidad con el que, según él, le llevaba el dinero en cajas de puros, sea cierta. Eso si, como siempre se empeñan en dar la explicaciones más “sui géneris” que sólo pueden convencer o a un niño de cinco años o un bobo muy bobo. Eso de que le respondía a los mensajes “por educación” es propio del partido pasusnegocios, propio de las “indemnizaciones en diferido” o de “todo es mentira, salvo algunas cosas que es lo que han publicado los periódicos”.

Con un país en la quiebra técnica, económica y socialmente, dónde los salarios se han convertido en limosnas, los derechos ya no existen y los trabajadores empiezan a ver que era eso a lo que no daban importancia (los sindicatos y los convenios), España es el bastión de ese nuevo mundo globalizado en el que lo importante es lo superfluo, lo que le impide a la gente pensar y sin embargo les entretiene para que sean dóciles y estén conformes con lo que tienen, eso si con la promesa de un sueño de prosperidad, de mejora que nunca se tendrá o que a lo máximo, solo conseguirá uno de cada cien mil ciudadanos.

El gran sueño americano, que en España se ha llamado Lotería, se ha globalizado. Se le quita al ciudadano los derechos, se le dice que si trabaja con ahínco (es decir si hace lo que le mandan sin rechistar) podrá obtener en el futuro el sueño de ser como los que le joden la vida. Para ello, se le impide acceder a la cultura, al saber, al librepensamiento y se le “obliga” a beber, a ver la tele, a apasionarse por el fútbol (soccer, calcio, futbol, baloncesto, etc) de forma que desfogue en él toda su ira. Se llena la tele de programas en los que la gente enseña sus mansiones señoriales, en los que los triunfadores, pasan por seres normales que tuvieron la suerte de irse al extranjero y ahora son multimillonarios.

Mientras tanto, los díscolos, los que protestan, los que no se conforman con que un 1% posea el 99 % de la riqueza, los que quieren que el 100% posean esa riqueza que es de todos, los que no quieren mármol, ni coches de lujo, ni mansiones señoriales, sino que todo el mundo tenga un techo en el que dormir, un trabajo en con el que sobrevivir y un futuro para sus hijos, son tratados como peligrosos delincuentes, como antisistemas, como terroristas que pretenden el caos.

Y el caos, hasta ahora, viene de serie con los de siempre, los del trile, los del capital, los que joden.

No sé que tiene que pasar para que el presidente más estático, el más percebe, el más inmovilista, el que está dando el tocomocho a los cimientos del estado, dimita. No sé que tiene que pasar para que la gente se levante cuando un fiscal general del estado, llama a una tal Mary Loli para pedirle disculpas por haber encerrado al cabrón, y para darle novedades sobre los pasos que van a seguir. No sé que tiene que pasar para que, cuando todos los poderes del estado se están dejando en las mismas manos, en el mismo pensamiento cerril, carca y retrógrado, el pueblo esté pendiente de si Bretón es o no un psicópata o si un tal Mohedano (que no sé ni quién es) se ha tirado a una o a otra.

El pan y circo le funcionaba al eunuco asesino y les sigue funcionando a los del trile.

Por favor, paren, que yo me bajo. De verdad.

Anuncios

13 comentarios en “¡Qué País!

  1. La capacidad de divertirse, que necesita el pueblo, está en relación con la pérdida de derechos. Los romanos, ya sabían que la dualidad de pan y Circo, muchas veces se tenía que quedar en Circo, por falta de pan. Más cercano a nosotros, está el comportamiento de Paquito el Cuelgamuros. Que siguiendo estás normas, montaba festivales de Coros y Danzas, corridas de toros con el Cordobés y partidos entre los gloriosos Madrid y Barsa. Pero el tiempo, ha cambiado y los gustos del pueblo, con matices, han cambiado. La televisión ha producido una tendencia al pueblo, donde Dallas, Belén Esteban, el Gran Hermano y otras series exitosas han cambiado los gustos y ahora para triunfar hay que seguir la serie Urdangarin, el yate de los elefantes y sus princesas, Garzonadas varias,
    Ante estos éxitos, el Gobierno, con muy buen criterio, ha decidido poner en manos de un gran guionista, la historia del Partido Podrido, sus tesoreros, sus Presidentes, sus secretarios Generales, Sus Gurteles, su financiación, sus Bar y Cenas.
    El problema de todo esto, es pasarse de frenada y cara a nuestros socios de Europa, al mundo ese carnívoro, denominado financiero; la tan querida por eso denominados nacionalistas de la Marca España.
    Creo que se ha conseguido un efecto, que el propio guionista, no sabe salir del nudo creado. Por eso cada vez hay más gente queriéndose bajar. Pero no se detienen, no se vacié el Circo.

    • Amigo Repú, creo que sigue habiendo demasiada gente que aunque el circo se detuviera, seguirían danto vueltas por el efecto narcotizante que tiene la tele. El pan se está reduciendo a mendrugos duros y el circo a una realidad virtual en la que sólo viven de verdad unos cuantos. Mientras no sepamos como despertar, no habrá parada y a mi eso me jode bastante.
      Hay que encontrar la tecla que despierte a la fiera del pueblo.

      Salud,

  2. Que tiene que pasar es lo que nos preguntamos muchos de forma habitual. Ayer leyendo a Ignazio Aiestaran en Rebelión un artículo dedicado Miguel Sánchez-Ostiz que recientemente escribió “Escarmiento” me hizo pensar que lo mismo seguimos padeciendo el efecto de ese escarmiento.
    Dice Ignazio Aiestaran:
    Antes de iniciar la guerra de terror y exterminio, planificaron a conciencia los detalles con el propósito de aniquilar toda resistencia y dar un escarmiento. Las instrucciones fueron muy explícitas y premeditadas. Así se lo contó el mismo general Emilio Mola a su hombre de confianza y ayudante civil, Félix Maíz1:

    “«Hay que sembrar el terror […] hay que dejar la sensación de dominio, eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros», y además, además, atención, hay que «Echar al carajo toda esa monserga de derechos del hombre, humanitarismo y filantropía». Por eso tenían previsto, desde meses antes de la sublevación, el cierre de puertos y fronteras y «la ejecución de listas.
    Muy interesantes para nuestro control»”.
    El terror está sembrado
    Tienen el objetivo de adormecernos y privarnos de todo pq al capitalismo salvaje nunca le importó la muerte de muchos.
    Salud física y psicológica.

    1 Miguel Sánchez-Ostiz, El Escarmiento, Pamiela, Pamplona, 2013, p. 289

    • El exteminio se llama sociedad de consumo y el terror, la fuerza ejercida desde el estado para que unos pocos sigan oprimiento. Compañías como la Coca Cola, los bancos, las financieras, las eléctricas, etc. son las que ejercen el poder. Un poder que al pueblo le dicen que les pertenece votando cada cuatro años. ¡ENGAÑO! Todos, o la mayor parte de los que pueden estar en el gobierno son anticambio. Son el propio caos. Y venden que el caos sucederá si removemos la sociedad de arriba abajo. Y la sociedad no se da cuenta de que cuando en una charca el agua está podrida, por mucho agua limpia que entre, si no sale la sucia, se contamina al momento.
      Como decía Chumi Chumez en la Perdiz: “Nostros o el caos” y el pueblo gritaba “El caos” y ellos decían “Es lo mismo”.
      Al mundo, o cambia o le quedan dos telediarios.

      Salud

  3. Toda esta mierda, la taparán con un escándalo de la casa real.
    Reyes fuera, República dentro, Constitución nueva, perdices mareadas, amistia, borrón y cuenta nueva y… ¡a vivir!.

    El shock en Septiembre.

    ¡Salud República!

  4. La pena de todo es que el pueblo está en estado durmiente y no se tiene esperanza de que despierte, incluso hasta teniendo muchas razones para hacerlo. Incomprensible que no afloren las guillotinas!!!!!

  5. Pingback: ¡Qué País! | EL VIL METAL. ...

Los comentarios están cerrados.