Teatro y tragedia de la humanidad

Captura de pantalla 2013-08-20 a la(s) 23.14.10

Hace unos días, inauguraron un nuevo consultorio médico en el pueblo donde nací. Al día siguiente, salían dos fotos en el Diario de Burgos. Unas fotos que, los que conocemos el pueblo, sabemos que son más falsas que un billete de seis euros, pero que a los ojos del lector dan el pego.

Resulta que días antes, había visto una fugaz imagen de algunos prebostes de la Unión Europea que también me dio al ojo que era tan falsa como la foto que tomó el Diario de Burgos con “actores” ocasionales.

Y, tengo la sensación de que, ahora más que nunca, nuestra sociedad es una gran falacia. Un gran escenario lleno de actores involuntarios en el que, al contrario de lo que sucede en un teatro real, los tramoyistas son los que siguen al pie de la letra el guión marcado por quienes son los grandes beneficiarios de la obra y en el que los actores “bailan” al son de las tramoyas televisivas, radiofónicas, periodísticas o políticas.

Creemos que somos libres y que vivimos en democracia porque podemos hacer algunas cosas libremente (que dejamos de poder hacer en cuanto nos convertimos en un peligro para el sistema) y porque podemos votar a los ilusionistas de detrás del telón cada cuatro o cinco años.

Pero no nos paramos a pensar que esa libertad no existe. Ayer leíamos como David Miranda, la pareja de Glenn Greenwald (el periodista de The Guardian que publicó los datos revelados por Snowden), fue detenido “ilegalmente” durante nueve horas, ultrajado, vejado y soltado cuando vieron que no podían sacar nada con su detención. Leíamos como los servicios secretos habían obligado a The Guardian a deshacerse de todo el material facilitado por el americano.

Hemos visto en estos últimos meses como en Egipto se producía un golpe de estado. Golpe por el que los distintos gobiernos del “mundo civilizado” han pasado de puntillas a pesar de haber derrocado a un gobierno elegido en las urnas.

A principios de verano veíamos como se detenía el avión del Presidente Morales con la excusa de buscar a Snowden. Pero esos mismos gobiernos, tan “preocupados” por el ciudadano americano, hicieron la vista gorda a los aviones que transportaban presuntos talibanes hacia Guantánamo y siguen haciéndose “el sueco” ante ese permanente pisoteo de los derechos civiles y humanos de los que allí continúan encarcelados sin ser acusados ni juzgados por delito alguno.

Aquí, estamos sufriendo la cruzada emprendida por estos anormales del desgobierno, los sobres y los intereses varios, contra las energías renovables y contra los ciudadanos que cada día en mayor número habían decido cortar toda relación con esas “mafias” que dicen que nos suministran electricidad pero que en realidad nos están robando los cuartos a base de mentiras.

Pero claro, si lo llevas o si te llevan al juzgado, te puedes encontrar con la desagradable experiencia de que el Fiscal General del Estado ha pasado unas agradables vacaciones en una lujosa mansión edificada según los planos de una de las villas destruidas por la lava del Vesubio. Unas vacaciones que “curiosamente” paga un tipo que se llevó 700 millones de pesetas (cuatro millones doscientos mil euros) en una plusvalía por unos terrenos que el compró y que “casualmente” vendió a los pocos días para construir el AVE.

El capitalismo empezó a acatarrarse a partir de mayo del 68, entró en un cáncer terminal a partir de la llegada al poder de la borracha y del mal actor y murió a partir del 2008 con esta gran estafa social al que le pusieron el nombre de crisis y que no es otra cosa que una vuelta a las condiciones sociales del medievo dónde los amos siguen teniendo el poder de decidir quién puede comer y quién se muere de hambre por falta de trabajo. Ya no se trata de sacar provecho al “excedente” de mano de obra sino de sacar provecho de cada una de las vidas que subsisten en este planeta llamado tierra. Se decide quién y cuando puede comer. Se decide quién y cuando puede mejorar, subsistir o caer en la miseria. Se decide que, para seguir amasando dinero, es necesario globalizar la pobreza y reducir el primer mundo. Y eso no es algo que ya pasara en la edad media.

Decía ayer mi amigo Jose Gabriel que tenía la sensación de que protestaba mucho pero que realmente no hacía nada. Yo sin embargo, tengo la sensación de que la sobre información nos está matando y de que es necesario descongestionar tanto medio partidista y volver a la era de la información de primera mano, veraz y no manipulada. Y desde luego, protestar y sacar a la luz todos estos montajes teatrales es hacer mucho. Quizá lo único que algunos podemos hacer. 

Anuncios

8 comentarios en “Teatro y tragedia de la humanidad

  1. Estoy de acuerdo con cuanto nos comentas en tu articulo de hoy, excepto en una cosa: en que el capitalismo murió a partir del 2008. Esta estafa llamada crisis, los está afianzando más en la explotación de los débiles y en sacar ellos el máximo beneficio, por tanto, ellos salen beneficiados mal que nos pese. Lo que no acabo de digerir es que si el capitalismo se basa para sobrevivir en la sociedad de consumo, cómo nos estan quitando a base de recortes, la posibilidad, precisamente de consumir. Y por otra parte éste estado en que estamos, deja a los débiles más indefensos y por ello más fáciles de manipular. Y cada vez somos menos los inquietos y los que protestamos. Bueno amigo, salud y esperanza.

    • Por eso mismo amigo digo que murió en el 2008. El sistema basado en el consumo, en el trabajo y en las diferentes plusvalías ha muerto. Los grandes killers del sistema optan por beneficios rápidos y enormes y por la especulación. Ahora lo que ellos llaman economía es la base del sistema.

      Salud, amigo

  2. Entre la vacaciones pompeyanas del fiscal , lo de la familia Serrano y las declaraciones del consejero Ossorio ridiculizando a la marea blanca “Son olitas y se convertirá en calma chicha” me entraron ganas de …. . Quizá la última me afectó más por todo lo que nos hemos pateado las calles y no hemos recogido frutos.
    A seguir protestando
    Gracias por el comentario en el hilo de ayer sobre el artículo de Beatriz.
    Y… que arranquen de una puñetera vez .

  3. Pingback: Teatro y tragedia de la humanidad | EL VIL META...

Los comentarios están cerrados.