La luz al final del túnel: la miseria.

Estos dos días pasados he estado en una especie de curso sobre economía aplicable a la empresa. Cada vez que acudo a uno de estos cursos que dan profesores de “escuelas de negocios” siento que en realidad, están recordando las “bondades” de este sistema que está provocando el colapso social. Es decir, estoy siendo adoctrinado para que no “deje el camino recto”.

La economía, al contrario que las matemáticas, la estadística, la física o la química, es una seudociencia. Son capaces de aseverar casi cualquier cosa y demostrarlo matemáticamente (con medias verdades, claro) y sobre todo, de dar pronósticos futuros basados en previsiones presentes que son suposiciones. Y se quedan como si hubieran descubierto la curvatura del cuadrado.

Tan seguros están de lo que dicen y sobre todo de su “status” que son capaces de asegurar cualquier cosa porque creen que nadie les va a responder. Hablábamos ayer en clase sobre la constricción de gasto y sobre las previsiones de futuro y el profesor, en su inefabilidad, aseguró que no sabía porqué nos quejábamos de la no revalorización de las pensiones cuando el Gobierno había asegurado que el aumento consistiría en el IPC+0,25. No fui capaz de callarme porque no puedo con estas cosas, y le dije que estaba equivocado. Que la revalorización era sólo del 0,25 (sin el IPC) lo que supone una rebaja real anual del poder adquisitivo. El hombre se quedó de piedra y sólo fue capaz de balbucear que “ahora entendía muchas cosas de la medida tomada por el [des]gobierno”.

Igualmente, cuando hablábamos sobre el presupuesto cero, nos recomendó esta cagada de artículo que cuando lo leí, no tuve más remedio que comentar para dejarle las cosas claritas al individuo autor de tales desatinos.

Insisto en que toda la teoría “oficial” de este capitalismo liberal que ha denostado el capitalismo procedente del rendimiento del trabajo para dequicarse a la especulación, a la venta de humo, a amasar dinero rápidamente y en cantidades ingentes con cosas que dependen más de informaciones privilegiadas, rumores y acciones de los bancos centrales (a los que controlan a placer) que del saber hacer o de la rentabilidad de un proceso productivo, tiene el fin de empobrecer a una mayoría para que una minoría pueda vivir como sus ancestros de dos siglos antes. Este capitalismo financiero dónde todo se compra y se vende (incluso sin tener nunca lo que se compra o se vende), este capitalismo de bolsa, fondos de inversión, preferentes, opciones, valores futuros y otras muchas milongas que nos cuentan para que creamos que está basado en algo medible y tangible, está dedicado a conseguir que unos pocos sobrevivan a la falta de recursos, comida, agua potable y clima estable que acabaremos padeciendo dentro de unos años (si todo sigue así).

Ayer nos enterábamos que Holanda a anunciado el fin del estado de bienestar. Además anuncian que se inaugurará el sistema del pago por servicio. Tanto puedo pagar, tantos servicios tengo. El sálvese quién pueda que dice Rosa Mª Artal. Es lo mismo que dice ese autor recomendado por mi “profesor empresarial” de estos dos días (el fin del estado de bienestar). Son las predicciones de Oxfam Internacional que pronostica que dentro de 12 años, el 42% de la población española será pobre, tan pobre que estará o estaremos en situación de emergencia. Por no hablar de los datos de Grecia, Rumanía, Letonia, Bulgaria, Portugal, Irlanda, Italia o Bélgica. Y los que no tengan el problema de la ruina, ¿que servicios podrán pagarse? ¿A qué tipo de sanidad podrán estar afiliados? ¿Cuántos de sus hijos podrán estudiar? ¿Cuánto deberán dedicar a la seguridad, para que los pobres no les quiten lo poco que tienen?¿Podrán disfrutar de agua potable? ¿Podrán pagarla?

Como decía ayer en casa de doña Rosa, ¿Tanto estamos equivocados que nadie ve lo que nosotros observamos? La tele tiene mucha culpa, pero no hay manipulación que aguante al hambre.

Anuncios

13 comentarios en “La luz al final del túnel: la miseria.

  1. Pingback: La luz al final del túnel: la miseria. |...
    • Y cuando ya todo sea privado y no tengan que dar cuentas a nadie, ni “coger clientes” entonces todo será para la máquina (como en las eléctricas o telefónicas).

      Salud

      • Comerciar con la vida y la muerte puede traer consecuencias inesperadas. No todos aceptaran sumisamente un diagnóstico tardío que provoque una enfermedad crónica o, peor aún, mortal. Pretenden conducirnos a la barbarie y les afectará, ya lo creo que les afectará.

  2. Así es Cele. Y cuando nombras la bicha, el origen de nuestros problemas, que tan impecablemente describes hoy, ante un intercolutor te mira de esa forma que parece decir: “bueno, pero en eso no nos podemos meter, siempre ha sido asi…” y que tan putamente te desarma. Y te dices -otro que tampoco quiere enterarse.

    Hoy he leído un proverbio chino que dice: “Es imposible despertar a quien SE HACE el dormido”

    Genial artículo. Saludos.

  3. Por eso andan tan nerviosos.
    Wall Street ‘aconseja’ a Adelson que abandone el proyecto de Eurovegas
    Que harán los vendedores de humo

  4. El único “pero”. ¿Cómo puedes llamar “artículo” a la bazofia propagandística del chiflao ese del presupuesto cero? Todavía vengo del baño de vomitar tras su lectura

    • Pues porque, aunque para mi gusto es superficial, mal encaminado, lleno de errores y sobre todo capcioso, todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión.
      Lo que me jode es que se lo hayan pagado.

      Salud y bienvenido.

Los comentarios están cerrados.