Inconformismo y progreso

Captura de pantalla 2013-09-22 a la(s) 23.29.06

Como sabéis, desde hace algún tiempo vengo sopesando la idea de que quizá los equivocados seamos nosotros. Los que creemos en una sociedad más justa, con trabajo para todos (los que quieran trabajar), con salarios decentes donde la diferencia entre el que más gana y el que menos no sean esas 22 veces que existen en algunas empresas (debería estar prohibido más de 6), dónde la vivienda sea un derecho y la sanidad y la educación universales y fuera del “negocio” de nadie.

Pero me he dado cuenta que los inconformistas son los que mueven el mundo y el progreso. Cuando el hombre era nómada, un inconformista fue el primero que se quedó para cultivar y criar animales en cautividad. Un inconformista fue el que hizo la primera espada de hierro. Un inconformista fue el primero que se opuso a que el “circo” y los leones fuera la diversión habitual. Un inconformista, quizá además de esclavo, fue el primero en oponerse a la esclavitud. Un inconformista fue el primero en reclamar descanso en el trabajo, vacaciones pagadas o días libres. Un inconformista fue el primero que creyó que debería haber médicos para todos o que la a la escuela deberían acudir todos los niños.

Las mayorías silenciosas, siempre han sido las que se han quedado cruzadas de brazos. Las que siempre han argumentado que “esto siempre ha sido así, y no va a cambiar por mucho que nos empeñemos”. La mayoría silenciosa siempre ha sido la que ha pensado que más vale malo conocido que bueno por conocer.

La mayoría silenciosa es la que ha elegido con mayoría absoluta a una POMFRET nazi, cuyo discurso se basa en la opresión de los pueblos vecinos, olvidando por ejemplo que en el año 1953 a una Alemania hundida en la miseria por la II Guerra Mundial y con una deuda que asfixiaba su economía, le tuvieron que perdonar casi el 63% de lo que debían. Olvidando que en los primeros años del presente siglo incumplió sistemáticamente todas las normas firmadas en el tratado de la UE, con el fin de poder implantar los cimientos de una nueva sociedad basada en el servilismo, el individualismo y en el “sálvense quién pueda”. Que casi 7,5 millones de alemanes tienen trabajos basura con salarios inferiores a los 400 euros, que otros tantos, apenas llegan a los novecientos euros de salario medio y que su política esté poniendo en peligro todos los estamentos, desde el estado de medio-estar, hasta la propia UE, parece no importarles a mayoría que apenas supone uno de cada tres alemanes.

A la mayoría silenciosa borreguil española, parece no importarle la última estocada que los fascistas del desgobierno le van a dar al estado de semilibertad con el nuevo código penal, que hasta el propio CGPJ duda de su constitucionalidad. (Aunque para eso ya tienen a los suyos, presidente a la cabeza, que “legalizará” la ignominia). A la mayoría borreguil le da igual que quién debiera ser ejemplo para sus súbditos, no sólo no “practique” la sanidad pública, sino que además se traiga a un fulano que dice ser español pero que trabaja hace un montón de lustros en los Astados Unidos. Eso sí, “todos somos iguales”, aunque a un paciente medio de la Comunidad de Madrid le tarden más de cuatro meses en ser atendido por el especialista y sin embargo a éste le van a operar en sólo cuatro días.

A la mayoría silenciosa se la trae al pairo que el partido con más casos de corrupción de la historia de este país, pretenda ser el adalid de la transparencia con unas medidas que sólo sirven como publicidad y propaganda porque para eso están los jueces amigos, los discos duros que desaparecen “accidentalmente” o el fracaso de la memoria colectiva.

A partir de ahora, tendremos muchos más problemas con esta legalidad fascista, inmoral e injusta que nos van a aplicar desde el Desgobierno del trilerismo. Pero, si decaemos en el esfuerzo, no habrá movimiento. Y sin movimiento sólo nos queda la regresión, el servilismo y la muerte en vida.

Dice un proverbio chino que no se puede construir una pared sin romper algunos ladrillos. Y dado que, los que miran detrás de la valla de la obra son más que los que construyen, pero menos que el resto, sigamos construyendo, por favor.

Anuncios

11 comentarios en “Inconformismo y progreso

  1. Hay momentos, Cele, en que pareciera que uno no puede más. Y que va a tirar la toalla. Y, sin embargo, eso luego no es cierto. Responde más a un momento de fatiga y mecanismos de naturaleza química que acontecen al margen de nuestros deseos. Porque luego pasa lo que el viernes último: que alguien nombró “la bicha” (en este caso, el pago de la medicación de control hospitalario) y se montó en segundos un pollo de mucho cuidado.

    -Es que esto antes se pagaba… -No… pero es un porcentaje. Y además tiene un tope… -Es que hay que entender que no se puede pagar todo. Es que si no hay dinero…

    Me saltaron los plomos. Y saqué todo lo que llevaba dentro acumulado. Tardarán en “argumentar” en mi presencia justificando todo como idiotas incapaces de relacionar conceptos o movilizar neuronas.

    Y así pasan los días… debatiéndonos entre el desanimo por la ausencia de algo ocurra que nos de ganas de tirar p’alante y la indignación que, puntualmente, pareciera que a poco que salte una chispa lo incendia todo.

    No podemos callar. La palabra es imprescindible.

    Salud.

    • Debieramos dejar las cosas claras en todo momento. Combatir el “todos son iguales”, ese “Es que no hay dinero”, o “total, van a hacer lo que les de la gana…”. Además, pronto habrá campaña electoral. Deberíamos aprovechar la salida de los liberales y socioliberales a la búsqueda del voto para cantarles las cuarenta.

      Salud.

  2. Pingback: Inconformismo y progreso | ALGO A GANAR. | Scoo...
  3. Pingback: Inconformismo y progreso | La Tronera de Celemín | EL TÁBANO
  4. Pingback: Inconformismo y progreso | EL VIL METAL. | Scoo...
  5. Amen
    Has elegido la mejor ilustración.
    Ayer volvió a salir más gente en la mani de sanidad y eso anima un poco. Nunca es suficiente y aunque algunos no estaban de acuerdo con la forma allí estaban. Cada vez hay mas gente que dice que hay que salir con más cara de perro que de fiesta.
    Os dejo una canción
    Salud

Los comentarios están cerrados.