La costumbre de la indecencia

Captura de pantalla 2013-09-26 a la(s) 23.55.34

Lo de este país es de traca. Y lo de este desgobierno además de indecente, para coger un camión de cochinos, meterlos a todos y darle dinero al conductor para que no pare hasta llegar a Somalia (¡Pobres somalíes!)

Al parecer, hay una comisión de “Igualdad” en el Congreso de los Diputados. Éstos, a falta de otra bola que rascar, han realizado una propuesta bastante interesante sobre conciliación, horarios, permisos de paternidad y otros derechos sociales (que tienden a desaparecer y que tal y como está el patio acabará en el baúl de los recuerdos) y que la caspa, esa que todo lo reduce a la demagogia y a la mínima expresión siempre que produzca debates absurdos y cortinas de humo para que se hable de idioteces y se dejen los temas candentes en el mismo baúl que cantaba Karina, ha reducido a si debemos hacer o no un cambio horario, atrasando para siempre el reloj una hora y así establecernos en el huso horario de nuestros vecinos. De paso, como siempre sin sentido, sin criterio y ninguna inteligencia, indican que así los españoles nos haremos a los usos y costumbres de Europa. Como tienen “por costumbre” carencia franquista, se creen que por decirle a la gente lo que debe hacer, ésta va a ir corriendo a cambiar sus hábitos. Vamos que por la noche nos acostaremos a las 00:00 con la boina enroscada y par la mañana, además de haber dormido una hora más (¡que falta nos hace!), nos levantamos europeos, es decir, tolerantes, responsables, socialmente contributivos y sobre todo ciudadanos (con todo lo que eso conlleva). No saben, o mejor dicho, no quieren saber que los cambios son consecuencia de la educación.Y que la educación sólo se consigue con inversión y con tiempo. No se cena a las ocho de la tarde por decreto, lo mismo que no se deja de aparcar en las plazas de minusválido (porque somos más listos que nadie), se pagan impuestos porque hay que hacerlo y es bueno para la comunidad o se le dice a los hijos que no se tiran papeles al suelo o que recojan lo que han tirado. E D U C A C I O N. Esa que sirve para hacernos ciudadanos librepensantes. Aunque aquí somos más dados a educar en falsos dioses, en el miedo, en la envidia al distinto y en la infalibilidad de la televisión.

Hace unos diez años que ceno habitualmente a las ocho y cuarto de la tarde. Salvo cuando voy al pueblo y estoy con los amigos, “me amoldo” a su horario. Anoche, hablaba por whatsapp con uno de ellos y a las diez y veinte de la noche, me mandó el último mensaje diciendo que abandonaba la conversación porque se iba a cenar.

Pero no sólo es la cena. La mayoría de las reuniones de Jefes de mi curro, se hacen a partir de las cinco y media de la tarde. Yo entro a currar a las 07:30 (cuando podría hacerlo a las 09:30). La mayoría de mis jefes entra a las nueve y media. Yo me voy a casa a las cinco y media. Y tengo suerte que no me dicen nada. A muchos compañeros de trabajo les miran mal si se van antes de las siete de la tarde. ¿Cambiar el horario va a cambiar algo? Si, que los que madrugamos entraremos a trabajar de noche y saldremos de noche, en lugar de tres meses al año, cinco o seis.

El sinsentido de todo esto llegó anteayer con un “listillo” Ministro de Industria (envuelto en oscuros negocios eléctricos) que con una prepotencia que sólo tienen los bobos y explicando lo que no sabe como si fuera un doctor en la materia, acabo metiendo la pata al asegurar que el meridiano de Greenwich pasa por Canarias. Vuelve a ser la costumbre. La costumbre franquista de dibujar Canarias en los mapas junto al Mediterráneo. Que eso lo asegure un Ministro es preocupante, si además ese Ministro en canario, para apagar la luz y tirar la llave para siempre.

Como digo, esta discusión sin sentido sólo se entiende como modo de entretener a la idiocia borreguil. Esa que no lee entre líneas cuando el mentiroso arruinador y cobrador de sobresueldos (benefactor de San Registrador) asegura en el extranjero, que “hay cosas que no se pueden probar” [sobre la la financiación ilegal] (no que no exista, sino que no se podrá demostrar). Ese que se va a la ONU, a hablar de Gibraltar (vuelve a ser la costumbre franquista) pero no de los represaliados del asesino eunuco.

Pero como decíamos ayer, aquí lo importante no es si hay o no para comer. Lo importante es que los catalanes son unos cabrones que quieren la independencia, lo importante es si el Madrid ganó o no, “como siempre”, con trampas o si España sigue o no sigue siendo diferente.

Ya sé que así no voy a vender la burra, pero es que si no digo lo que pienso, reviento. Y esto, a lo mejor es algo también muy español que debería hacérmelo mirar.

Anuncios

4 comentarios en “La costumbre de la indecencia

  1. Me parece muy digno que digas lo que piensas. Sigue así que sino serás un mentiroso como el de “Hay cosas que no se pueden demostrar”. Discúlpame la comparación. He dicho en alguna ocasión que éstos trileros son mas franquistas que Franco y no me bajo de la burra. Lo estan superando. Inaudito.

    • Pues si amigo, gilipollas en este país los hay a montones. Desmemirados, la mayoría y “pasotas” otra gran parte. El conjunto intersección de los tres es el votante tipo del trilerismo.

      Salud

  2. Pingback: La costumbre de la indecencia | EL VIL METAL. |...

Los comentarios están cerrados.