Cabreo y saturación

Captura de pantalla 2013-10-02 a la(s) 22.39.16

Llevo unos cuantos días cansado, cabreado y harto del trabajo. Las condiciones laborales de los que aún podemos ganarnos las habichuelas con el valor añadido del trabajo que le prestamos a un empresario, se están poniendo mal, francamente mal. Esto es, por supuesto, consecuencia de esta estafa que nos ha robado la libertad, el mundo moderno y la democracia para revertirnos a la servidumbre, al yo ordeno y mando, y tu obedeces y callas.

Porque no sólo esta mierda que nos han impuesto por nuestra desidia se ha llevado por delante los salarios decentes, la sanidad, la educación y los servicios públicos. Esta mierda se está llevando nuestra personalidad, nuestra afabilidad y nuestras ganas de vivir. Esta mierda nos convierte en seres malhumorados, cabreados y con todos los números para el sorteo de la lotería del infarto. Dónde antes había seis personas trabajando, ahora hay dos. Y no, no es que el trabajo también haya minorado. En mi caso cada día aumenta más hasta el punto de estresarme como hace años que no lo hacía. Además, como uno es como es y tiene el don de no poder callarse las cosas, pues también compra la mayor parte de las papeletas para la otra lotería: el paro.

Y llega uno cansado a casa y lo que le apetece es ponerse delante del televisor a vegetar. A sacarse un billete para esos viajes a Venus que se pega la idicocia con el fútbol, la pentanca o el curling, o viendo a ese soplagaitas de telecinco que acosa intelectualmente a sus invitados y que “engancha” a los cuitados. Pero no puedo. No puedo convertirme en un Zombi televisivo porque no quiero que mi hijo acabe viviendo peor que mis bisabuelos. Debo seguir por él.

Y te sumerges en la red y acabas leyendo que Durán y Lleida dice que no puede abandonar la política porque no sabría qué hacer. Y cuando le indican que podría dedicarse a la enseñanza dice que los profesores ganan muy poco y que el no tendría suficiente. Y entonces ves que masturbar tu mente con la tele sería un regalo para gentuza como este pollo, acostumbrado a disfrutar de las suites del Palace “gratis total”. Que la única forma de desahogarte, ya que no puedes acercarte a tipejos como él y partirles la cara de un revés, es dedicarle un par de horas al día a mantenerse despierto, informado y formando opinión propia. Contando lo que te pasa por la cabeza para que un par de centenares de amigos se desfoguen día a día con su lectura.

Siento si hoy os he contado este rollo, pero como digo, ando saturado y no puedo pensar a gusto. Pero aunque quizá poco o nada interesante, es algo que me sale de las entrañas. Y como siempre digo, esto es sólo opinión y hoy además muy, muy subjetiva.

Anuncios

12 comentarios en “Cabreo y saturación

  1. Pues empezando por el final:
    Sólo basta con pararse y mirar cómo de “objetivos” son los medios encargados de interpretar el mundo que nos rodea, para desear cargas de profundidad tan subjetivas como la tuya. Porque justo en esos ataques de sinceridad que un hecho nos provoca es dónde radica la empatía y la conexión con los otros.

    No sé si es el pozo de sabiduría de años de lectura de gente subjetiva o qué cosa, pero a estas alturas de la escalera de la vida uno reconoce viejos fotogramas que se repiten en un “déjà vu” sin solución de continuidad en el mundo que nos rodea, sobre todo en el más cercano.
    Y cansa. Cansa hasta querer tirar la toalla antes que tener que volver a empezar a reconquistar lo que ya creíamos inexorablemente resuelto y adquirido. Todo ello en medio de una ceguera generalizada en la que llegas a no entender por qué no se reacciona en la proporción adecuada a la agresión que cada día recibimos.

    Y es entonces cuando alguien coloca un enlace alertando de un artículo, un documental o algo similar que te lleva a quienes te explican por qué están haciéndonos lo que nos hacen y por medio de qué técnicas y estrategias para que no respondamos ni reaccionemos. Y sucede que la fatiga y el cansancio de siglos mutan en una nueva indignación que -si en un principio te hacen pensar en gasolina y cerillas-, prefieres reconducir inteligentemente para que sea mucho más productiva y efectiva la energía reencontrada para seguir batallando.

    Y también están los muertos. La legión de gente que dedicó la vida entera a conseguir incluso con su sangre lo que ahora, un puñado de descerebrados sin escrúpulos, con una escala de valores en los que la ética brilla por su ausencia y cuyo único objetivo en la vida es estar altamente posicionados por encima de los mortales comunes, desmontan aquello que tan caro costó de conseguir a quienes nos precedieron.

    Me niego a que esto, todo cuanto hacen, les salga gratis.

    Sinceridad por sinceridad, querido Cele.

    • Gracias amigo. Me ha entrado un escalofrío al leer tu exposición. Más que nada, porque has contado lo que me pasa mucho mejor que yo. Yo no tengo muertos políticos. En mi pueblo, el cura (debió ser de los pocos) lo evitó. Vinieron a por unos cuantos y no dejó que se llevaran a ninguno. Muchos de ellos, los más significados, huyeron de la quema. Los otros, quedaron allíy no les tocaron. Pero siento que elllos luchaban por un mundo que, tras treinta y siete años de puteo, asesinatos e ilegalidad, vimos acercarse en el año 75. Ahora, parece que ese mundo pasó de largo sin parar siquiera y estamos como entonces. Y creo que, aunque no haga nada más, hay que concienciar a los tuyos en que esto n o puede seguir así y que cuatro ladrones no pueden ganar a cientos de personas decentes.
      Salud, amigo.

  2. Estamos en un DECRECIMIENTO forzado, enmascarado con el robo (la crisis) por parte de los poderosos.
    Seamos conscientes de que lo conocido desaparece y no volverá. Que de las cenizas de esta sociedad salga lo que promueva el bien de todos y no de una elite depende de nosotros, aunque creo que ya es tarde.

    http://asambleademajaras.com/videos/detalle_video.php?idvideo=510

    No puedo ser optimista, viendo lo que veo.

    Salud REPÚBLICA

  3. Lo que nos has contado hoy VIDA. Son las consecuencias de forzar nuestra propia naturaleza. Demasiadas horas trabajando y pocas para hacer lo que nos gusta de verdad.
    Al final no nos dejan arrojar la toalla ni los hijos ni los padres a quien explotaron ni nosotros mismos mientras seamos capaces de levantarnos cada mañana con la lucidez y la imaginación necesaria para sobrevivir.
    Escribir es terapéutico. Haces muy bien escribiendo de lo que te apetece y si encima lo que escribes ayuda a identificar sentimientos a otros mejor que mejor.
    Narbona, no vamos a dejar que les salga gratis claro que no.

  4. Vaya, son casi las doce de la noche cuando entro en tu blog y por lo que leo debí de entrar cuanto antes, aunque solo fuera para ofrecerte mi hombro y juntos luchar, gritar, patalear, o mostrar la indignación contra esos cabrones que nos estan jodiendo continuamente. Yo tambien me quedé con la boca abierta al oir a Duran Lleida, el diputado del Palace, parece mentira con lo señor que parece. jeje. Aun nos quedan muchas cosas que ver, que no imaginábamos. Mañana más, pero tambien por nuestra parte. Te doy mil gracias por mantener la esperanza en dos cientos de clickeos que tú te has labrado, entre los que me cuento. Tambien por tu hijo amigo, y por la sociedad en general. no podemos ser tan cabrones, para ser tan cabrones como ellos debiéramos de cobrar sobresueldos, que esa al final es su pura y dura ideologia. Bueno amigo espero haberte animado algo. Un gran abrazo amigo y gracias mil por tu desinteresada dedicación. Hasta cuando quieras, que tú mandas.

  5. Por supuesto que no, Lume. Por supuesto que no. Y si existen “brotes verdes”, se encuentran indiscutiblemente en los movimientos sociales, que son ya una realidad que va a más.

    Saluld.

Los comentarios están cerrados.