¿Seguridad?

Marta, sonríe mientras se imagina la cara de la Merkel al enterarse de que su “amigo” Obama, la ha espiado en la última cumbre del G-20. Piensa que a todo cerdo le llega su San Martín y que está bien que la Merkel, esa mala malísima a la que debemos todos los males de nuestra España, reciba parte de su medicina. Se asombra al leer las últimas declaraciones de Snowden y cree que es un peligro para la humanidad que este tipo ande suelto. Eso es lo que dice la tele y ella lo cree. ¡Menudo pájaro este Snowden que espiaba a todo el mundo! Cree que el espionaje entre países es algo muy viejo que “siempre ha sido así” y que todos los gobiernos saben que les espían y a su vez ellos espían a los demás. Otra cosa sería que nos espiaran a nosotros, pero ya ha dicho el Gobierno que eso no es cierto y que los datos que se les dieron a los servicios secretos americanos eran de ciudadanos extranjeros. Está tranquila sabiendo que aquí no es como en los Estados Unidos dónde se espía a todo el mundo. Y vuelve a sonreír pensando que hubiera pasado si le hubieran espiado a ella cuando tuvo aquel affaire con Diana, su compañera de la cuarta planta con la que se intercambiaba mensajes muy subidos de tono a través del correo del trabajo.

Ya ha acabado de repasar la prensa tradicional desde el ordenador y se dispone a ver las ofertas del día de Grupalia cuando, con el rabillo del ojo, ve acercarse a su jefe por el pasillo. Inmediatamente minimiza la página y abre una hoja Excel con la que lleva trabajando dos días.

Unas gotas negras recorren la cara de Marta. Se le ha corrido el rimel, tiene los ojos hinchados y no para de sollozar. Al parecer un programa espía instalado por la empresa ha descubierto el romance con Diana y una empresa tan tradicional como la suya, no puede admitir lesbianas entre sus empleados. Claro que la han advertido que el despido es por usar el ordenador del trabajo para cosas particulares.

 Relato corto © J. Celemín 2013

*****

Espiar es casi tan viejo como los países. Todos conocemos la historia de Mata Hari o de Juán Pujol. Pero, que sea algo que viene de muy atrás no quiere decir que esté bien y que no haya que luchar contra ello. Hace años, durante la guerra fría, ser espía era uno de los mayores crímenes que se podían cometer y si te pillaban lo más normal es que acabaras con un tiro en la nuca. Pero en esta coyuntura que nos han ido instalando poco a poco, en la que nos han hecho creer que es el precio de la libertad, todo se ha relajado de tal forma que el “todo vale” se ha convertido en algo tan habitual que ya lo hemos dejado de prestar atención. Y el caso ya no es que se espíen entre los gobiernos, lo cual dice mucho del tipo de gentuza que tenemos al frente, sino que espiar a los ciudadanos se ha convertido en algo tan habitual que la intimidad, el derecho al anonimato y la libertad individual, han saltado por los aires. Windows, Google, Apple, Facebook y Twitter colaboran habitualmente con los servicios secretos americanos, de tal forma que se dice que tanto Windows, como Apple, tienen una puerta trasera en sus sistemas operativos para que la NSA o cualquiera de las dos mil agencias americanas de seguridad entren en nuestra intimidad como Pedro por su casa. Y para el que sea escéptico, que pruebe a meter en google tres o cuatro veces Al-Qaeda, Bil Laden Bomba, Disney Word (todo junto o mezclando bomba con Disney, Al Qaeda con Bomba o justicia con Bin Laden, por ejemplo,) verán lo que tarda el ordenador en echarle del navegador que esté usando y en volver a entrar al mismo navegador como por arte de magia.

Me resulta un contrasentido que la gente se ponga de uñas con su vecino porque “sin querer” le haya abierto el recibo de la luz que por error le han echado en su buzón y que sin embargo, ni se mosquee porque Facebook enseñe sus datos a todo aquel que teclee su nombre en un buscador o que Google se niegue a borrar datos personales que acompañan a multas o sentencias judiciales.

Es un síntoma más de esta sociedad de la desinformación y de la inopia en la que vivimos. 

Anuncios

6 comentarios en “¿Seguridad?

  1. ¿Todo el mundo sabia lo que ocurría?
    ¿Porque sale ahora toda esta información?
    ¿De verdad nuestros políticos se han extrañado de que los espíen?
    ¿Servirá esto para que nuestros políticos se den cuenta de lo que a nosotros nos molesta que nos espíen?

    CON LA JUSTIFICACIÓN DE LA SEGURIDAD NACIONAL, SOLO PRETENDEN SU SEGURIDAD ECONÓMICA. y esto no lo pregunto, lo afirmo. aquí y en cualquier tribunal de justicia.

    Fdo: Un delincuente “según la justicia” acusado de atentar contra la seguridad nacional de un estado.

  2. Mientras nos dejan sin derechos, sin dignidad y crean el estado perfecto para que sus hijos sus nietos puedan esclavizar a los nuestros nos “informan” nos desinformar nos entretienen y nos atan pies manos e ideas . Les aconsejo que no se descuiden.
    Antes, cuando no había ordenadores los espías solo eran los compañeros de trabajo ahora somos doblemente espiados …. antes se trabajaba por la comida y ahora ya empieza a saberse que en supermercados como Árbol por ejemplo pagarán a sus empleados con vales de compra el trabajo en domingos y festivos, que en algunas empresas cuando el trabajador va al médico le descuentan las horas y si tiene una enfermedad que debe controlar un día a la semana con un salario mínimo ya es un problema… y para colmo hace dos días nos enteramos que nuestros ríos madrileños Jarama y Manzanares tienen niveles de anfetaminas, cocaína y ansiolíticos superiores a lo normal .
    Hacen falta miles de voces para desmontar sus mentiras y las de unos cuantos asociados que juegan a lo mismo para lo del quítate tu que me pongo yo.
    Algunos de estos también se pasean por Sol.
    Salud
    http://www.cuartopoder.es/loszapatosdelvagabundo/la-asociacion-dry-emula-a-grillo-jamas-gobernaremos-con-partidos-tradicionales/2003

    • Decía ayer Julio Anguita que se empieza a ver esa “cultura” del agradecimiento a quién te exprime y explota. Es la misma que tenían en los años 50 y 60 las criadas que, agradecidas por trabajar 24 horas al día, veían agradecidas como la señora se ponía joyas y se veían reflejadas en sus amas. La mente tiende a confundir los sueños con la realidad como medio de superar traumas y situaciones incómodas.

      Salud

        • Yo no. Además no es santo de mi devoción. Aunque coincido con el en la necesidad de una opción común de mínimos.
          Pero si alguien que lea este blog, puede decirte como, esta casa está abierta a todo.

Los comentarios están cerrados.