Desvalijándonos

En un gran charco de aguas marrones, vivían cómodamente una colonia de renacuajos. Un día, de la boca de un perro saltó una rana malherida. Los renacuajos la dieron cobijo y cuidaron de ella. La rana dijo ser un príncipe encantado. Contaba historias de lujosos castillos y bellas damas. De copiosos banquetes y divertidas fiestas al calor del hogar. De cristalinas aguas y remansos dónde las ranas, y los sapos vivían plácidamente al calor de un sol eterno. Todos quedaban maravillados con las historias que contaba la rana.

El calor del verano iba reduciendo el tamaño del charco. Los renacuajos, más prietos que unos piojos en las costuras de una diadema, se reunieron a fin de poner orden de forma que la vida fuera más llevadera. Empezaron a discutir entre ellos y el acuerdo era imposible. La rana, desde fuera, se ofreció a cuidar del charco y a establecer unas normas que garantizaran la convivencia. Algunos no estaban de acuerdo, pero gran parte de ellos, obnubilados por las historias de verdes praderas y aguas cristalinas, votaron a favor de la propuesta de la rana. Ésta además prometía llevarse a su castillo a todos los renacuajos cuando recuperase su forma principesca.

Pronto vinieron dos ranas más al charco. Decían ser princesas convertidas en rana por un ogro malo. En poco tiempo, el príncipe-rana dictó una norma para que las dos princesas ranas tomaran posesión de un cuarto del charco. A cambio, intentarían buscar más agua con el que abastecer el entorno. La primera norma fue construir un dique que separara la parte de las princesas de las de los renacuajos. Las primeras dirigían la obra mientras los renacuajos trabajaban.

El sol apretaba y el charco seguía decreciendo. Pero las ranas tenían la parte del charco dónde siempre daba la sombra y sus limites no disminuían. A mitad de agosto, se quedaron con la mitad de la parte que aún controlaban los renacuajos a cambio de suministrarles agua. Mandaron a los renacuajos que construyeran otro dique que dividiera la nueva zona de las ranas.

La última semana de agosto, cayó un pequeño aguacero. Los diques, hicieron que los dos charcos de las ranas se llenaran, mientras que, debido al barro sacado de los bordes del de los renacuajos, la lluvia se esparció por la pradera. Angustiados, algunos renacuajos reclamaban a la rana su charco pero ésta les decía que todo estaba en orden y que pronto no sólo recuperarían la totalidad del charco sino que podrían irse con ella a los remansos del río que había en su castillo.

Pasaba septiembre y el sol seguía brillando con fuerza. Algunos renacuajos acabaron muriendo por la falta de agua. Otros protestaban ante la rana y exigían la devolución del charco. Pero la rana los ignoraba y seguía prometiendo el paraíso en su castillo. En octubre el charco de los renacuajos se quedó sin agua y los diezmados bichos suplicaban a las ranas que les dejaran vivir en la parte acotada. Las ranas aceptaron dejarles una parte a cambio de que recogieran mosquitos para ellas. Algunas se opusieron y quedaron fuera del charco. Por la noche, hicieron un boquete en uno de los diques. Las ranas enviaron a otros renacuajos a luchar contra los que instigaban a recuperar el charco. Estalló la violencia. Pronto las noches hacían aparecer más agujeros y los días ajusticiaban a los díscolos. A mediados de octubre el charco había sido totalmente destruido. Todos los renacuajos estaban muertos y las ranas emprendieron camino hacia otro charco.

Ese día volvieron las lluvias.

© J. Celemín.

 ****

La Comunidad de Madrid pagará 9 millones por el servicio de extracción de sangre. Sangre que se recoge de donantes voluntarios y que ahora no cuesta ni la mitad de la décima parte. Pero el servicio, de momento se privatiza y se le concede a la Cruz Roja, para más adelante privatizarlo totalmente. Eso si, los egregios trileros insisten en que no se privatiza sino que se externaliza.

La Comunidad de Madrid, pagaba a la trama Gürtel hasta un 40% más por servicios contratados porque debían incluir en el beneficio la “mordida”. Entre ellos un homenaje a las víctimas del 11-M por el que se embolsaron casi 40.000 euros.

El Director de la Inspección Financiera de Hacienda presenta su renuncia por discrepancias con el supuesto trato de favor que el Ministerio da a las empresas sancionadas (como CEMEX).

El Gobierno de Aznar adjudicó 13 millones a la empresa de armamento EINSA. Empresa a la que Blesa se volcó mientras presidía Caja Madrid y con la que colaboró (a cambio de suculentos emolumentos) el insufrible gastador de la Botella.

Las eléctricas disparan el precio de la electricidad, como consecuencia del supuesto déficit tarifario. De estas empresas perciben o han percibido buenos dineros tanto Aznar como González una vez que abandonaron la presidencia del Gobierno. Nadie ha podido explicar con números de dónde sale el supuesto déficit ya que la supuesta subasta es una estafa (quién subasta es el mismo que quién compra).

Europa impone 1.700.000.000 de euros a seis grandes bancos por manipular el euribor y hacer ingentes cantidades de dinero con la estafa. Una multa que apenas supone una gota de agua en la inmensidad de un océano lleno de estafadores. Expertos americanos señalan que en lo que llevamos de siglo, a base de manipular todo tipo de índices, los bancos se han embolsado tanto dinero como 11 veces el PIB mundial.

Todas son noticias de ayer. Muchos hogares, tantos como el 18%, no pueden calentar su casa en invierno por no poder pagar el recibo de la luz. Los abuelos no pueden recuperar las preferentes. Los servicios públicos que son de todos porque todos los hemos pagado (en el caso de la sangre se les van a “asignar” a Cruz Roja todos los autobuses, furgonetas y coches que hemos pagado todos los madrileños para que puedan hacer su negocio) dejan de serlo por obra y gracia de unos indeseables que no sólo nos están esquilmando sino que están degradando esos servicios hasta hacerlos desaparecer.

Mientras, la mayoría de la idiocia sigue enzarzada en si los asesinos deben ser colgados de un palo, permanecer en la cárcel y tirar la llave o simplemente fusilarlos. De si un tonto que gana más dinero en un año que mil familias juntas, debe ser o no balón de oro, o de si un brasileño de nacimiento y español por nacionalidad, debe o no jugar al fútbol representando a España. Como decía ayer Rosa María Artal, hemos llegado a un punto en el que aunque estos desgraciados decidieran colgar a los pelirrojos por las patas, casi nadie reaccionaría. Porque estamos hasta el gorro de medidas arbitrarias y chanchulleras y seguimos de vacaciones en Babia.

Anuncios

16 comentarios en “Desvalijándonos

  1. Amigos, solicito ayuda urgente. Sé que hoy jueves vuelve Pablo Iglesias con La Tuerka. Es en la Televisión de Público.¿ALguien sabe como verlo?. Gracias.

  2. No me digáis nada que ya lo descubrí. Lo estoy viendo ahora mismo. Se vé en el diario Público a las 9,45 hs. de la noche. Salud.

  3. Pingback: Desvalijándonos | La Tronera de Celemín | EL TÁBANO
  4. Pingback: Desvalijándonos | EL VIL METAL. | Scoop.it
  5. A Celemín lo que le pasa es que es monaguillo y tiene tiempo libre.

    A ese listado de atrocidades que comenta me gustaría añadir que, como apuntó hace varios meses Ignacio Escolar, en la reforma del código penal que acometió esta gentecilla hace casi un año, ser parado y trabajar pasó a ser motivo de cárcel mientras que defraudar a hacienda más de un 120.000 € en un año, cosa que le puede pasar a cualquiera, dejaba de significar cárcel si devolvías entre la mitad y la cuarta parte de lo robado.

    Así, con dos 0 0.

Los comentarios están cerrados.