Caridad frente a estado social

Captura de pantalla 2013-12-08 a la(s) 23.53.06

Hay un dicho popular atribuido a Confucio que dice algo así como “Dale un pescado a un hombre y comerá un día, dale dos pescados y comerá dos días, enséñale a pescar y comerá toda su vida.”

Desgraciadamente en este país desgobernado por unos sinvergüenzas trileros que buscan negocio en todas y cada una de sus actuaciones, la caridad está sustituyendo a la política social. Estos cabestros están intentando que la gente, con su buena voluntad sustituyan lo que deberían ser subsidios de un estado social, por la caridad mal entendida.

Hace unos días en un hipermercado de Madrid (creo que se hizo en varios) unos cuantos voluntarios pedían que compraras productos de primera necesidad para llenar la despensa de un banco de alimentos. Casi todo el mundo, movidos por una mala conciencia, recogían la bolsa y acababan comprando leche, garbanzos, arroz y pasta (de lo más barato). No debían estar acostumbrados a que nadie rechazara su proposición porque me miraron de una forma extraña cuando yo decliné su ofrecimiento. Y debieron ver que me proponía a explicarles porqué no aceptaba entrar a formar parte del corral de borregos, porque uno de ellos, quiso abrir la boca para pedirme explicaciones y se quedó con ella medio abierta y sin preguntar lo que le rondaba por la cabeza.

No estoy en contra de la caridad, pero si estoy en contra de que los sinvergüenzas que están provocando la miseria creen sentimientos de culpabilidad en las personas para que les sigan el juego y acaben sustituyendo al estado en su política de ayuda social.

De tal forma que, algunos (no se si pocos o muchos, pero puedo constatar que conozco a varios) de quienes se han acostumbrado a vivir de lo que consiguen de bancos de alimentos como Cáritas, en lugar de luchar por mejorar su situación e intentar cambiar las cosas, se comportan como verdaderos esbirros del sistema, justificando todo lo que están haciendo estos anormales del timo y perjudicando seriamente cualquier proceso de cambio. Muchos de ellos, en lugar de salir a reclamar lo que les debería pertenecer por justicia social, se acomodan a su vida de caridad y precariedad justificando lo injustificable.

Quizá estoy siendo demasiado duro. Quizá me esté volviendo un paranoico que ve maldad dónde sólo hay buenas intenciones, pero no puedo entender que nadie quiera vivir dependiendo de lo que las buenas gentes y las conciencias incomodadas les deparen.

Creo que es mejor enseñar, como en el dicho de Confucio, a la gente a que consiga su alimento por si misma, que a acostumbrarse a que los días uno y quince de cada mes, haya que hacer cola para recoger dos litros de aceite, dos de arroz, uno de pasta y tres litros de Cocacola a punto de caducar. Mientras tanto, sentados en el sofá tragando horas de infumable televisión que adormece, alinea y crea opinión a favor de los delincuentes y “pasando” de preguntarse porqué unos tienen tanto sin hacer ningún esfuerzo.

Anuncios

15 comentarios en “Caridad frente a estado social

  1. Yo tengo otra visión sobre lo de los peces, enseñar y pescar, y es que si das una caña y buenos consejos a alguien muerto de hambre te dirá que te metas la caña por el culo, o cogerá la caña y la venderá en el Cash Converts y comprará comida.

    Cuando alguien tiene hambre hay que saciarla, también es importante enseñarle a pescar, y sobretodo enseñarte a compartir el pescado, la caña y el conocimiento. Tener muy claro que el hambriento es un igual y que no hay nada que pueda hacer para dejar de serlo, y transmitirlo. Que no hay etiqueta, ni condición, ni mérito capaces de elevar o rebajar a unos seres humanos respecto a otros, y que somos inapelablemente iguales.

    • Básicamente es lo mismo Gaizko. Enseñar a reclamar justicia social es enseñar a compartir, a ver que todos somos iguales y que no debemos aceptar que nadie nos venda burras como caballos de tiro.
      El problema está cuando como tu dices, enseñas a quién no quiere recibir, a quién cree que es mejor (porque es más rápido) empeñar la caña y gastarse el dinero en vino o tabaco y acudir a comer a uno de esos sitios dónde dan comida gratis. Y si además te dicen que con Franco esto no pasaba, entonces, apaga y vámonos,

      Salud amigo.

    • No estoy muy seguro de que seamos muchos los que así penamos. Seguro que hay más de los que creen que por comprar un licho de leche de 40 céntimos y dos kilos d e garbanzos de 60, ya han contribuído a la solidaridad y al cambio social.

      Salud.

  2. Buenos días amigo Celemín!

    Es tal como lo cuentas,además las televisiones han sido adoctrinadas en ese sentido; la cantidad de programas de donación que se hacen para crear una empresa,un proyecto…!! Están gravemente inculcando que aquello que dependía del estado, como son las ayudas sociales dependen de la solidaridad ciudadana. Que será lo próximo?,regalar planes de pensiones, de salud… La solidaridad hay que demostrarla cambiando el entorno en que vivimos, acabando con un gobierno que nos esta robando nuestro dinero, invertido en sanidad,educación,servicios sociales, dependencia… Pero en ESPAÑA entender que el dinero público es el propio no se lleva. Se tiende a pensar que este es una especie de caridad gubernamental, nadie se indigna porque estos trileros se lo estén llevando a manos llenas. Están aplicando su particular Doctrina Parot, de retroactividad a todos los ámbitos de este país, cambiando las reglas del juego una vez comenzado y se ve como normal. Nadie sale a la calle para pedir explicaciones por nada, lo último del ministro de hacienda es para encarcelacion, pero se sigue tragando y tragando. Hasta cuándo ? No se, pero las palabras de Napoleón , aunque no exactas, y evidentemente en otro contexto como fue el siglo XIX, y dado que se prefirio un rey absolutista a uno francés,impuesto,si,pero educado en las ideas de la Revolución Francesa, ideas que las propias tropas napoleonica difundían y que por cierto fue el origen de su fin, ya eran premonitorias: “Nunca entenderé a los españoles,les lleve la libertad y la rechazaron”.
    El campo de batalla de la solidaridad esta mal entendido por la ciudadanía, este es la calle y no un plato de TV ni un hipermercado.

    Salud y Buen día a tod@s!

    • Muchos de nuestros males vienen de entonces. Nuestros ancestros prefirieron a un hijoputa con pintas como el hijo de la renia ninfómana a la modernidad y la apertura de Pepe Botella o Amadeo de Saboya.

      Salud.

  3. LAS MILLONARIAS EMPRESAS CARREFOUR Y MERCADONA CONTRA LA CIUDADANÍA
    El jueves pasado 5 de diciembre en nuestra re
    cogida semanal de alimentos acudimos a las puertas de los supermercados Carrefour y Mercadona de Sinesio Delgado, Madrid, nuestra sorpresa fue enfrentarnos al rechazo inmediato de los encargados de ambos establecimientos, la del segundo particularmente despectiva, maleducada y con un regusto racista insoportable. No se conformaron con decirnos que nos fuéramos sino que los dos llamaron a la policía ¡Socorro, tenemos pobres en la puerta de nuestro insigne establecimiento y además se les nota!- a lo que nuestra policía que convierte los prejuicios en ley debió responder -¡por Dios y por España! y se personaron ¡tres patrullas! que haciéndoles el juego, como si se tratase de la guardia privada de estas empresas y no los protectores de los ciudadanos, procedieron a identificar a todas las personas que allí estábamos y a preguntar a los compañeros marroquíes si tenían antecedentes penales (actitud, sin duda, racista por parte de las fuerzas de seguridad).
    Llama la atención, que escasos cuatro días antes, estos establos, perdón establecimientos, colaborasen con una macro mascarada, campaña a nivel nacional del Banco Central de Alimentos, cuya publicidad y logística pagamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos. ¿Qué significa esto? que ni a estas empresas ni a la Administración les importan lo más mínimo las personas que están pasando por momentos de extrema necesidad, y que la campaña del Banco de Alimentos Oficial es eso, una campaña publicitaria para lavar conciencias y hacer pensar a los ciudadanos que hacen algo para paliar el problema, gastando más dinero en promoción y artificio mediático, que en ayudar realmente a la gente, buscaron la complicidad de la ciudadanía con el “ponga un kilo en su carro y olvídese de la situación de los necesitados hasta marzo del año que viene”; ¿Las mismas instituciones que están destrozando el Estado Social?,¿las que andan expropiando a l@s trabajador@s sus bienes comunes y privados?, ¿las que están derivando este expolio a las cuentas del Ibex 35?, ¿las que nos quieren miserables para reducir costes?,¿las que utilizan la solidaridad ciudadana para lavarse la cara ¿hasta marzo del año que viene?.Y nos tragamos el mensaje, ¡ya hemos colaborado! vociferaban los encargados del mercarroña y carroful. Hasta marzo no más parias en sus puertas.
    A estos negocios no les importa tener en el interior de sus centros a jóvenes catequistas y a señoras de peluquería con petos con pajaritos -que hemos pagado todos- pero les molesta infinito que sean los pobres los que pidan dignamente la solidaridad de sus vecinos a las puertas de sus supermercados, esto tiene un nombre y es hipocresía.
    Salud
    Madrid 6 de diciembre de 2013
    Banco de Alimentos 15M Tetuán
    Esto nos pasa, por no tener un carnet de pobre oficial, no llevar el hábito, ni rezar el rosario. Cuando falla la sociedad y no sabe cuidar de sus miembros, no vale la caridad, solo el voluntariado.
    La Repú

    • Gracias Jesús por tu comentario que aclara muchas cosas. Entre otras que lo que yo pensaba de este acto del Banco de alimentos central no va desencaminado.

      Salud, amigo

  4. Amigo mio, ese mismo sentimiento que manifiestas en tu valiente articulo de hoy lo tengo yo tambien. Me fastidia sobremanera cuando oigo todas las tardes el programa de TVE Entre todos, que promociona la televisión pública a nivel nacional, para efectivamente adormecer aun más las cabecitas españolas y suplir a la justicia social a la que el gobierno deberia estar obligado. Esa campaña para el banco de alimentos ha limpiado de pecado, como tambien hace la confesión, muchas conciencias. Y te digo, tu articulo valiente, porque hay que ser muy íntegro y valiente para hacer pública tu opinión respecto a nuestros colegas acomodados en la caridad quincenal o semanal. Saluditos amigos.

    • Gracias pacorbe. Yo solo soy una pobre persona que intenta integridad sin conseguirla siempre. Pero si procuro seguir mis propios dictados. El cinismo y la hipocresía es algo que desteto.

      Salud

  5. Atentos que la televisión que menciono no es la mia, como debéis imaginar, sino que encima es la del vecino, que además y para más incordio la tiene altísima de volumen. Cagoen….

Los comentarios están cerrados.