A falta de unto, ¿Se disuelve la argamasa?

Captura de pantalla 2014-01-28 a la(s) 22.44.19

Durante años, lo más rancio, cavernícola y estirado de la política española se concentró en el partido del trinque. Desde los fascistas con cadenas del ya difunto notario de la Caja Postal, hasta los anarcoliberales de Doña Rancia, pasando por los poltronistas vividores como Mayor Oreja o los esquizofrénicos ególatras como el insufrible.

¿Cual era la argamasa que unía a toda esta escoria? El unto. Los sobres, contrasobres, sobresueldos y negocios varios ejercidos alrededor de lo público, con lo público o en sustitución de lo público.

Hay un dicho popular que dice que si juntas a diez tíos de derechas montan un partido para hacer negocio alrededor de él, mientras que si juntas a diez de izquierdas salen tres partidos, cinco corrientes y hasta un disidente. Esa ha sido la perdición de la izquierda. Porque aún siendo mayoría (a casi todo el mundo le gustan las ideas de justicia social, igualdad, derechos, salario digno y libertad de pensamiento y acción), como cada uno va a lo suyo y las ideas son difíciles de aglomerar , acaban siendo muchas minorías insignificantes.

Hasta ahora, esa argamasa que servía de unión a quién no tiene nada en común salvo el ansia de hacerse rico en un par de minutos y de no tener escrúpulos, vergüenza o pudor para hacer lo que haya que hacer con tal de llenar la cartera, se ha ido conservado con el “café para todos”. Pero, he aquí que, aunque la impunidad de la que se han rodeado les da garantía de pasar de largo por todo este tinglado que han montado sin pagar por ello, no es menos verdad que esa argamasa se está disolviendo desde el momento que han cesado los viajes a Suiza, las donaciones, las obras públicas para todos y el dinero fácil. Desde que Bárcenas anda por ahí sacando a la luz coincidencias con los famosos papeles de su contabilidad B, andan con pies de plomo en lo de las donaciones y agasajos. Por no hablar de que esta estafa que ellos llaman crisis ha acabado con la barra libre de obras públicas y edificios innecesarios cuyo coste no podría soportar ni el Jeque de Qatar.

Ante la falta de parné para contentar a todos en su justa medida, han empezado las disensiones. Si a eso le sumamos que, se les ha jodido el negocio de los escoltas con el alto al fuego definitivo de ETA, las tiranteces se han convertido en desavenencias y lo que antes era paz, risas y jolgorio, se ha convertido en tiranteces, discusiones y abandonos para formar sus propias formaciones dónde lamerse las heridas y seguir viviendo del momio.

¡Hasta el propio insufrible está tan enfadado que les ha dado plantón! Y no abandona el barco, (de momento), porque no sería capaz de explicarlo y sobre todo porque le jodería la única oportunidad que tiene la Collares de seguir al frente del Ay-untamiento más endeudado de España.

Al final, resulta que su comportamiento se parece bastante al de la gente de izquierdas, salvando claro las enormes distancias de que nosotros (los de izquierdas), lo hacemos por convencimiento ideológico y aquellos (los del trinque) por el convencimiento de la cartera.

Anuncios

4 comentarios en “A falta de unto, ¿Se disuelve la argamasa?

  1. Pingback: A falta de unto, ¿Se disuelve la argamas...
  2. Hola !
    Con cadenas del difunto notario de la Caja Postal no se ¿a quien te refieres ?
    Acabo de llegar de Santander y de despedir a una persona que quería mucho. Una persona socialista que luchó hasta el final de su vida para combatir a la derecha. De la construción con 87 años, de esta vida de lucha ha elegido un destino: el Mar Cantábrico.
    Salud

Los comentarios están cerrados.